Lágrimas, emoción, susto y abrazos en la terminación del conflicto

26 de septiembre de 2016 09:03 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Fue una mezcla de sentimientos, de momentos, de recuerdos de más de 50 años de violencia, que como las mariposas de Mauricio Babilonia, de Gabriel García Márquez -el gran ausente este lunes histórico- volaron y volaron para abrir las puertas de la paz, luego de acabar la guerra con las FARC. 

Lo de hoy fue el momento esperado por todas las más de 2000 personas que estuvimos en el Patio de Banderas del Centro de Convenciones. Aunque se esperaba que todo empezara en punto, unos minutos después de la 5:00 calmaron la ansiedad. 

La espera permitió ver situaciones que hasta horas antes era impensables que así se vieran en el país. Los miembros de los mandos medios de las FARC, y que como el caso de alias Romaña, tanto miedo y terror impartieron, estaban sentados en medio de funcionarios públicos, congresistas y diplomáticos. 

Pero ellos no sólo fueron los protagonistas. A la entrada de la plazoleta ubicaron a la delegación de víctimas. Su felicidad no se ocultaba, cantaban, entonaban estribillos como “sí se pudo, sí se pudo” y no faltó el que sacara el apunte curioso para hacer reír a los serios invitados que iban entrando. 

El momento llegó, y la majestuosa puerta que estaba en el pleno corazón de la tarima motivó la primera salva de aplausos cuando se abrió para dar paso a la entrada del presidente Santos, el jefe de las FARC, el secretario de la ONU y los presidentes visitantes. 

Las lágrimas empezaron a rodar en cientos de los presentes cuando las Cantadoras de Bojayá, quienes con sentidas frases en sus coplas, le dijeron la verdad a más de uno, comenzando por las propias FARC a quienes les recordaron el mal que le hicieron y quedó grabado para siempre en sus recuerdos, el bombazo en el que murieron más de 80 personas. 

Y tal vez el instante que quedará en la retina del mundo entero, tanto para quienes pedían la terminación del conflicto como para los críticos de los acuerdos llegó. Santos y Londoño firmaron el libro histórico de los acuerdos. Aplausos, aplausos y más aplausos, se escucharon y en medio de ellos se escuchaban el grito de la noche “sí se pudo”, “sí se pudo”. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS