Los altos funcionarios del Gobierno que incomodan al uribismo

28 de febrero de 2020 01:12 PM
Los altos funcionarios del Gobierno que incomodan al uribismo
Ángel Custodio Cabrera es el nuevo ministro del Trabajo. // COLPRENSA

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con la posesión de Ángel Custodio Cabrera como el nuevo ministro de Trabajo y la otra semana de Fernando Ruiz como ministro de Salud, está prácticamente cerrado el ciclo de cambios con los cuales el presidente Iván Duque le está dando un nuevo aire a su administración para lograr una coalición más robusta en el Congreso.

Pero como en política no todo es perfecto, Duque debió empezar a enfrentar ahora una serie de críticas que vienen desde las filas de su propio partido, el Centro Democrático, porque se le está dando presencia a nuevos funcionarios que en su pasado reciente se identificaron con la administración de su antecesor, Juan Manuel Santos.

Éste no es un cuestionamiento de ahora, el mismo viene desde agosto de 2018 cuando el presidente asumió rodeado de un grupo de ministros más técnicos que políticos, quienes no representaban de lleno a las distintas tendencias del Centro Democrático.

La voz más persistente en señalar esas críticas ha sido la senadora María Fernanda Cabal, quien hace parte de la llamada línea dura del uribismo. En el 2017 cuando se hizo la selección interna en el Centro Democrático del candidato presidencial, ella apoyó a Óscar Iván Zuluaga, e incluso luego en la campaña presidencial en el 2018 expresó su distanciamiento de Duque.

Cabal junto al senador José Obdulio Gaviria, en diciembre de 2018 hicieron públicas unas críticas que se hacían al interior del uribismo, al cuestionar a las entonces ministras del Interior y Justicia, Nancy Patricia Gutiérrez y Gloria María Borrero, por su fracaso en la agenda legislativa al no haber logrado la aprobación de las reformas política y de justicia.

El jefe del Estado en ese momento decidió responder a los dos congresistas y les recordó que “el único que decide sobre el nombramiento de los ministros es el Presidente de la República y eso es algo que tienen que entender los que quieren empezar a cocinar cambios”.

Pero el distanciamiento con Cabal, o el exministro Fernando Londoño o su contrincante en la precandidatura Rafael Nieto Loiza, todos uribismo ‘purasangre’, siguió creciendo porque cada vez, para ese sector, era claro que el mandatario se fue alejando del ideario uribista con el que fue elegido y mostró cercanía con el santismo o al menos con algunos exfuncionarios que estuvieron en ese gobierno.

“No me siento representada por ejemplo en la elección de su gabinete de personas, que no tenemos ni idea quiénes eran. No me siento representada en que todavía haya cuotas burocráticas de personajes santistas o petristas que tienen que haber salido ya”, sostuvo la senadora.

QUIÉNES SON

Al hablar con congresistas uribistas de la tendencia de Iván Duque, como el senador Jhon Harold Suárez, le da otra lectura a la supuesta presencia de santistas en el equipo de gobierno actual.

Para Suárez es indiscutible que los llamados mandos medios se han mantenido en el gobierno. “La base se ha mantenido, la gente que quedó en los mandos medios es la gente que dejó Santos, en departamentos y ministerios, que son los que toman parte de las decisiones”.

Sin embargo en la coyuntura actual de que hay una nueva coalición, el senador sostiene que es lógico que el presidente Duque haya abierto el gobierno a la presencia de otros sectores, que abiertamente no son duquistas.

Para el representante a la Cámara uribista Edwar Rodríguez, “el santismo no existe en el gobierno. Son colombianos que quieren sacar el país adelante. Si hay otras personas que no comulgan con nuestras ideas se les respeta y no vamos a maltratar a la gente”. Complementa Rodríguez diciendo que “son más técnicos y otros son duquistas”.

El nombre de ministro del actual gabinete que más se ha relacionado con el santismo es la de Minas, María Fernanda Súarez. En el gobierno Santos ella ocupó la dirección de Crédito Público y la dirección del Tesoro del Ministerio de Hacienda. Cargo, que según algunos sectores uribistas, le llevaron a estar en el corazón de la dirección fiscal del gobierno anterior, en donde sólo estaban los más cercanos a esa línea de administración.

La ministra de Cultura, Carmen Vásquez, estuvo en la administración pasada, fue viceministra para la Participación en el Ministerio del Interior, en momentos en que Juan Fernando Cristo era el jefe de esa cartera. Igualmente Vásquez estuvo como diplomática ante la OEA.

Un tercer ministro que fue cercano al gobierno pasado fue el de Ambiente, Ricardo Lozano, quien fue el director del Ideam. Sin embargo sobre él las críticas no han sido grandes, a diferencia de las dos anteriores.

El entrante ministro de Salud, Fernando Ruiz, fue en el gobierno Santos uno de los viceministros de salud pública, situación que ha llevado a recibir críticas de los sectores de la línea dura del uribismo, que no comparten la llegada del vargasllerismo al gobierno.

Mabel Torres, la ministra de Ciencia y Tecnología, también pasó por la administración pasada. Ocupó la dirección regional del ICBF. Aunque ya no está en el gobierno Duque, un caso más de esas dudas de su procedencia política fue la del exdirector de Migración Nacional, Cristian Kruger. Pese a las críticas él tan sólo salió en diciembre de 2019. casualmente fue reemplazado por otros funcionario que estuvo en la era Santos, Juan Francisco Espinosa, quien llegó a ser jefe de la oficina jurídica del Minhacienda, como también secretario del consejo de ministros.

Otro exfuncionario que estuvo en el gobierno Santos y hasta diciembre pasado fue viceministro de Vivienda, fue Víctor Saavedra. En el pasado fue viceministro de Educación, y le correspondió estar al frente del tema la inclusión de los derechos de la comunidad LGTBI en manuales de convivencia. Esa postura le llevó a que la senadora María del Rosario Guerra, fuera una de las voces más críticas en su contra desde el uribismo.

Un caso más es Felipe Muñoz, quien en la administración de Juan Manuel Santos fue director del DAS, incluso el último que tuvo la entidad, y ahora en el gobierno de Duque está al frente de la oficina presidencial que atiende los problemas de frontera, en especial la migración de los venezolanos.

Dos altos consejeros presidenciales hacen parte de esa lista de funcionarios en ambos gobiernos. Karen Abudinen (directora del ICBF con Santos y ahora consejera de regiones y política) y Jairo Clopatosky (director de Coldeportes y cónsul con Santos y consejero para la discapacidad con Duque).

Sin que se haya posesionado la nueva directora del ICBF Lina María Arbeláez, es otra alta directiva de una entidad pública que no es de los afectos del uribismo. El dirigente uribista Rafael Nieto Loaiza, calificó como “inconveniente” su designación e incluso cuestionó sus apoyos al aborto y al matrimonio igualitario.

De la lista de funcionarios que también pasaron por la era Santos y ahora llegaron a la era Duque están los viceministros de Participación en Mininterior, Francisco Chaux; viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso; el viceministro de conectividad del Mintic, Iván Mantilla; Juanita López, viceministra de Justicia; María Claudia García, viceministra de Ambiente; la viceministra de Comercio, Laura Valdivieso y Constanza Alarcón, viceministra de Educación.

Con el ajuste en su equipo de gobierno, el presidente Iván Duque llevará a que las molestias de los congresistas de su partido sean cada vez más grandes, todo para que pueda mejorar su gobernabilidad y una coalición más fuerte en el Congreso.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS