Colombia


Mindefensa lanzó en Tumaco nueva estrategia contra el narcotráfico

COLPRENSA

28 de julio de 2012 12:01 AM

En este puerto sobre el Pacífico, que, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc, es el municipio que tiene más coca sembrada en Colombia, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, lanzó este viernes la nueva Estrategia de Intervención Integral contra el Narcotráfico.
Lo hizo en compañía del director de la Policía, general Roberto José León Riaño, y otros altos mandos militares, con la presencia del alcalde, Víctor Gallo, y del gobernador de Nariño, Raúl Delgado Guerrero, quien se mostró inconforme y pidió un redireccionamiento de la estrategia hacia lo social.
De acuerdo con el ministro Pinzón, la iniciativa busca tres objetivos: llevar a un mínimo histórico la producción de narcóticos, potencializar las operaciones de prevención, erradicación e interdicción, y fortalecer el apoyo tecnológico y científico de los procedimientos adelantados en la lucha contra ese flagelo.
Explicó que la problemática que representa el narcotráfico la integran factores como los nuevos mercados internacionales, el enriquecimiento, las nuevas alianzas, el control territorial, los crímenes de alto impacto, el fortalecimiento estructural de las organizaciones criminales y la cobertura de zonas estratégicas.
"En lo que va del 2012, el despliegue operacional ha conseguido erradicar 10 mil hectáreas de coca y quedan pendientes otras 10 mil. También se han asperjado 57 mil hectáreas y quedan pendientes 43 mil. En lo relacionado con las incautaciones, han caído en manos de las autoridades 56 toneladas de coca", dijo Pinzón.
"Todo lo que toca el narcotráfico ha resultado en muerte y en sufrimiento. Ha traído desolación y subdesarrollo", dijo el Ministro en el parque central de Tumaco. "Es una maldición. Lo destruye todo".
Según el Ministro, hace 10 años, había 170 mil hectáreas de coca sembradas en el país y la producción alcanzaba las mil toneladas métricas. Hoy, el promedio de hectáreas sembradas es de 60 mil y la producción es de 350 toneladas.
"Eso demuestra que la lucha sí tiene efecto, pero está generando renovadas formas criminales y migración de los delincuentes a otras actividades como la minería ilegal, la extorsión y la microextorsión. Por eso, hay que crear estrategias específicas", explicó Pinzón.
Y agregó que la Estrategia de Intervención Integral contra el Narcotráfico surge de una revisión de los esfuerzos que se han hecho en los últimos diez años y de esas nuevas formas criminales.
También anunció que en la región se invertirán 55 mil millones de pesos en el marco de la nueva estrategia: el departamento comprometerá siete mil millones de pesos de regalías, la alcaldía municipal tres mil millones más y el Gobierno Nacional 45 mil millones de pesos.

DURA RESPUESTA DEL GOBERNADOR
A su turno, el gobernador de Nariño, Raúl Delgado Guerrero, respondió a los anuncios del Ministro de Defensa con una airada postura, y aseguró que la revisión del tema del narcotráfico en su departamento debe ser "más profunda que la anunciada".
"Sigue siendo el objetivo erradicar las matas de coca, pero los indicadores no hablan de las personas y las familias que hay detrás de este problema", dijo Delgado Guerrero, y luego se dirigió al Ministro de Defensa: "No lo van a oír ni las matas ni las hectáreas, sino campesinos y familias pobres que se ven empujados a esa actividad".
"Propongo que la estrategia tenga como objetivo recuperar territorios y personas para la legalidad y la convivencia pacífica. Redireccionar recursos mayoritariamente a la parte social del problema", agregó el Gobernador.
El mandatario regional reconoció que, en los últimos siete años, su departamento ha ocupado el primer lugar en cultivos ilícitos y que cuatro de sus municipios están en la lista de los diez con más plantíos de coca, de acuerdo con el último informe de Unodc.
"Es el departamento que más ha sido asperjado: en los últimos diez años, fueron asperjadas 390 mil hectáreas, es decir, el 34 por ciento del total nacional, lo que equivale al uso de dos millones 300 mil galones de glifosfato. En ese mismo lapso, se han erradicado otras 113 mil hectáreas. En total, más de 500 mil hectáreas", concluyó Delgado.