Mitú, 20 años de la noche de terror que dejó sin aliento a Colombia

01 de noviembre de 2018 09:31 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Dos horas y media antes del primer disparo, el entonces coronel Luis Herlindo Mendieta revisó uno a uno los rincones de la estación de Policía de Mitú que estaba a su cargo.

Eran las primeras horas del primero de noviembre de 1998 y el oficial repasaba en su mente los informes de inteligencia que reseñaban que la capital del Vaupés sería uno de los blancos de la guerrilla de las Farc luego de la toma a la base de antinarcóticos de Miraflores, Guaviare.

La víspera, el sábado 31 de octubre, integrantes de la institución les celebraron a los pequeños su día con dulces, regalos y recreación. De la alegría se pasó al terror. A las 4:30 a.m. por lo menos 2000 hombres al mando del Mono Jojoy y Romaña sitiaron la población y atacaron sin descanso la infraestructura.

Mendieta es boyacense. Asumió como comandante en Mitú el 17 de septiembre, llegó trasladado del Magdalena en donde fungía como subcomandante. La situación en el país era compleja por los constantes hostigamientos de la guerrilla de las Farc que en ese año fue responsable de 44 ataques a poblaciones, estaciones de Policía y bases militares.

“El traslado fue intempestivo y se tramitó en un día. Al llegar me reuní con el gobernador de entonces y con el comandante al que le recibí y me dijeron que la situación era crítica porque las Farc estaban en inmediaciones de Mitú”, recordó Mendieta.

Tras asumir en responsabilidad, los informes que remitió al área de inteligencia daban cuenta de un secreto a voces: el asalto guerrillero. En varias oportunidades solicitó refuerzo de personal, armamento y equipos de comunicaciones no solo para ellos sino para interceptar los movimientos de los subversivos y tener información certera del cómo y cuándo se daría la toma.

En la última semana de octubre esos requerimientos se hicieron dos veces a través de documentación de carácter reservado y confidencial que también llegaron al comando de la Séptima Brigada del Ejército que tenía jurisdicción en la zona.

“El bombardeo se inició con armas no convencionales, como lo eran los llamados cilindros bombas cargados de explosivos plásticos. Usaron también tatucos y lanzaron granadas. Cuando escucho los disparos, atravesé un pequeño pasillo y llegué al patio central del comando de la Policía y ahí ya estaban los hombres saliendo de sus sitios tomando su armamento y tomando las posiciones como estaba previsto en el plan de defensa”, relata Mendieta.

Cinco horas después del ataque incesante y despiadado de las Farc, la estación de Policía estaba en llamas, pero los uniformados no habían entregado su posición: la seguían defendiendo a pesar de que los superaban en número y armamento.

Eran 76 uniformados los que buscaban repeler el ataque. Es decir que por cada miembro de la fuerza pública había 26 guerrilleros. Según información de inteligencia de la época, Jojoy ordenó el alistamiento de siete frentes y tres compañías móviles de esa guerrilla. De cada una de ellas sacó 200 combatientes para ejecutar la que denominó operación Marquetalia.

Los daños en la instalación obligaron a los uniformados a replantear su posición y lograron pasar a la casa contigua donde funcionaba la Fiscalía, donde estaba el capitán Julián Ernesto Guevara defendiendo esa posición.

No pasó mucho tiempo cuando la sede del ente acusador empezó a arder. El infierno se había apoderado de Mitú y los refuerzos aún no llegaban ni por tierra ni por aire. La tristemente célebre operación Marquetalia estaba cumpliendo su cometido tal como la planeó el Mono Jojoy.

“Quemados el comando policial y la Fiscalía pasamos a un almacén de víveres que ya estaba destruido. Me parece que ya eran como las 3:30 p.m., y ya nos iban reduciendo cada vez más, por lo que decidimos retornar al cuartel de Policía donde había unas paredes en pie. Era lo único que quedaba”, cuenta el hoy general.

Estando allí, cansados, agotados, con hambre y con sed, piensan en refugiarse en la escuela, ubicada cerca de la estación. Un suboficial recibe la orden de observar el plantel, pero regresa con la mala noticia de que la escuela ya no existe. Los policías que estaban en ese punto ya habían sido reducidos por los guerrilleros. La esperanza se desvanecía al igual que las municiones y las fuerzas.

En un momento de iluminación, pese al constante traqueteo de fusiles, granadas y cilindros cayendo desde todos los puntos, recuerdan que a un costado de la estación había una especie de hueco y deciden refugiarse allí del embate violento.

Poco antes de las 5:00 p.m., el coronel Mendieta logra comunicación con la tripulación del avión fantasma y le dice que bombardee y ametralle la zona, “porque ya la guerrilla estaba encima”. Pero solo cumplió con la segunda orden, debido a que una bomba hubiera significado una muerte segura para Mendieta y sus hombres.

“Después del ametrallamiento, escuchamos a los guerrilleros de las Farc que nos decían que saliéramos con las manos en alto. Nos obligaron a ponernos contra la pared de la Caja Agraria y en ese momento pensamos que nos iban a fusilar. En ese momento le pedí a Dios que me dejara vivir un día más”, relata Mendieta.

PIDEN UN ACTO DE PERDÓN

Para este jueves se tiene previsto un acto conmemorativo a propósito de las dos décadas de la toma que marcó un antes y un después para los pobladores de Mitú. El encuentro se iniciará a las 7:00 a.m. y servirá para desvelar una escultura con la que se recordarán a las víctimas y habrá un conversatorio al que se espera que asistan altos funcionarios del Gobierno.

Aunque la población ha cambiado en materia de infraestructura, aún conserva las cicatrices por ese asalto guerrillero y sus habitantes aún esperan que los responsables ofrezcan perdón por el sangriento hecho que dejó 56 muertos entre civiles y miembros de la Fuerza Pública.

La actual secretaria de Gobierno de la capital de Vaupés, Gina Lorena Romero, dice que lo que no se veía hace 20 años en materia de presencia estatal hoy lo ofrecen a los ciudadanos. “La gente está solicitando que (las Farc) vengan a solicitar perdón. Ese es el primer paso que debe darse en este sentido de reconciliación”, contó la funcionaria.

Aunque no es oficial, se habla de que ese encuentro entre comunidad, fuerza pública y los victimarios se haga en el primer semestre del próximo año toda vez que se están realizando las gestiones necesarias para que se lleve a cabo.

Entre los asistentes posiblemente estén los familiares de María Beatriz Tovar Herrán, una mituense asesinada en la toma y quien era la propietaria de un restaurante en esa ciudad. Sus familiares demandaron al Estado colombiano por su crimen, pero en una primera instancia, fechada el 15 de diciembre de 2006, el Tribunal del Meta negó las pretensiones expuestas en la acción judicial.

Tovar Herrán fue sacada de su casa por los hombres al mando de Romaña y Jojoy, al igual que otros civiles, y asesinada a sangre fría. Sin embargo, para el Tribunal, su muerte “fue un homicidio selectivo sin vínculo de causalidad con el enfrentamiento armado que se desató con los miembros de la policía entre los días 1 y 3 de noviembre de 1998”.

No obstante, la familia apeló la decisión y el caso llegó al Consejo de Estado a manos del magistrado Hernán Andrade Rincón, quien en su providencia desestimó el fallo del Tribunal del Meta y les concedió la razón a los demandantes.

“Las pruebas obrantes en el expediente no arrojan elementos de juicio que permitan concluir que la señora María Beatriz Tovar Herrán se hubiera colocado en una situación de riesgo que se concretó con su muerte”, dice uno de los apartes del fallo proferido en mayo de 2015 y por el cual fue condenado el Estado.

LAS DUDAS

El sargento César Lasso tenía a su cargo la defensa desde la Caja Agraria. No recuerda cuánto tiempo estuvo resistiendo con su Galil. Solo dice que la fe en Dios y la preparación fueron los elementos que ese primero de noviembre le sirvieron desde su trinchera.

“Dios nos cuidó de que no nos cayeran bombas. Cuando empezó el ataque yo estaba descansando, al escuchar los disparos y la alarma, me levanté rápido, cogí mi armamento y asumí la posición”, relata el uniformado. 

Al igual que Mendieta, Lasso dice que en 1998 la guerrilla había incrementado su cantidad de hombres y armas producto del narcotráfico y agrega que también conocía de las sospechas de que las Farc protagonizaría una violenta arremetida.

No obstante, Mendieta va un poco más allá y cuestiona la posición del presidente de la época, Andrés Pastrana Arango, por su actuar frente a la guerrilla.

“Sin embargo, no hubo apoyo de los integrantes de la Fuerza Pública. Pienso que en el caso del doctor Pastrana, en su reunión, no sé a qué acuerdo llegarían con las Farc para llegar a la presidencia y pienso que en su momento había un bloqueo o una parálisis del sector de la Fuerza Pública”, se pregunta el hoy general en retiro.

Mendieta fue rescatado en el marco de la operación Camaleón, ejecutada por el Ejército en 2010. Lasso, por su parte, fue liberado en abril de 2012. Ambos dicen que han vuelto a nacer luego de defender con honores el uniforme y la población, así como ser los uniformados secuestrados con más tiempo en poder de esa guerrilla. Veinte años después, sus cicatrices siguen sanando.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS