Pacific Rubiales cerró sus puertas en el Meta

21 de septiembre de 2011 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“En este momento la producción de campo Rubiales y de campo Quifa está cerrada. Tenemos parada la producción de 225.000 barriles diarios de petróleo”, equivalentes al 25% de la producción total del país, dijo Camilo Valencia, presidente ejecutivo de Pacific Rubiales, en una rueda de prensa en Bogotá. 
Según Valencia, las manifestaciones en esos campos, que comenzaron el domingo por la noche, “no obedecen a una protesta laboral”. 
“Es una toma hostil e injustificada de nuestras instalaciones, donde se ha puesto en riesgo la continuidad de la producción petrolera al punto de llevarnos al cierre total de nuestros campos”, resaltó el directivo. 
Pacific Rubiales opera los campos de Rubiales y Quifa, en el departamento del Meta (Llanos orientales) en asociación con la petrolera estatal Ecopetrol.  
Poco antes, Federico Restrepo, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Pacific Rubiales, denunció que unos 300 obreros de empresas contratistas de la petrolera “quemaron varias carpas, sabotearon el manejo del oleoducto e incendiaron un equipo para el control de derrames”. 
El lunes la empresa también reportó bloqueos de vías de acceso al campo Rubiales. 
“Vemos una situación muy compleja que no tiene justificación porque estamos en una mesa de diálogo social con acompañamiento del gobierno”, señaló Restrepo, recordando que desde julio existen mesas de concertación con representación de los trabajadores, la empresa y el gobierno. 
Por las protestas, directivos de Pacific Rubiales se reunieron la noche del martes con funcionarios del gobierno de Juan Manuel Santos en Bogotá, y advirtieron a los manifestantes que podrían interrumpir el diálogo. 
Al cabo de la reunión, el ministro del Interior encargado, Aurelio Iragorri, dijo que “las vías establecidas para el diálogo seguirán abiertas en la medida en que estas situaciones de hecho cesen de manera inmediata”. 
La Unión Sindical Obrera de la industria del petróleo (USO) dijo que los disturbios fueron generados por la intervención de la policía antimotines en las instalaciones, tras el inicio de “una protesta pacífica” por parte de trabajadores de empresas contratistas que se reunieron en asamblea y cesaron sus actividades. 
“La situación es preocupante”, declaró a la AFP Héctor Vaca, directivo de USO, sindicato al que están afiliados unos 4.500 empleados de empresas contratistas de Pacific Rubiales. 
Según este sindicalista, los trabajadores exigen que sus condiciones salariales sean igualadas a las de los empleados directos de Pacific Rubiales. 
Desde julio trabajadores de empresas contratistas de la firma canadiense han realizado diversas manifestaciones en demanda de mejores ingresos. 
El vicepresidente Angelino Garzón inició una labor de mediación y estableció mesas de trabajo, pero los obreros de las contratistas insisten en que no se han cumplido sus demandas. 
Según USO, desde entonces varios centenares de contratos de trabajo de afiliados a ese sindicato han quedado sin renovación, lo que ha motivado las nuevas protestas. 
Las protestas se han extendido a otros campos petroleros, como el de la también canadiense Petrominerales, que opera en el municipio Barranca de Upia (Meta). 
La producción petrolera de Colombia alcanzó en agosto los 953.000 bpd, un incremento de 21,7% en los últimos doce meses, al pasar de 783.000 a 953.000 bpd. 
Colombia vive un auge del sector, con presencia de más de 160 petroleras extranjeras. En 2010, de los 9.484 millones de dólares de inversión extranjera registrados, 7.972 millones estuvieron dirigidos al sector petrolero y minero.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS