Colombia


PAE en Santander: carne de caballo y burro también se vendía en mercados

Se conocen nuevos detalles de la investigación por venta de carne de caballo y burro al PAE en Santander.

COLPRENSA

22 de septiembre de 2020 11:54 AM

Un proveedor de los operadores del PAE alteró con químicos y comercializó con documentación falsa carne de caballo y burro entre 2018 y 2019. Esto dijo la Fiscalía, después de que un juez de control de garantías le impuso a Fernando Trujillo Gómez medida de aseguramiento en centro carcelario, por presuntamente ser la persona detrás de este hecho.

Vanguardia conoció más detalles de la investigación que llevó a la captura y judicialización de Trujillo, así como las pruebas que tiene en su poder la Fiscalía, que avanza en una tercera etapa investigativa.

Así comenzó la investigación

En 2018, cuando estalló la noticia de la existencia de mataderos clandestinos en Bucaramanga, una fiscal de delitos contra el medio ambiente tomó el caso, pues se investigaba el daño que se estaba generando en el suelo por el sacrificio de los animales.

Cuando terminó de desarticular esos mataderos, la Fiscal se dio a la tarea de buscar para dónde salía la carne de caballos y burros que eran sacrificados de manera ilegal. Lea aquí: En Santander: PAE le dio carne de burro y de caballo a los niños

En la investigación encontró que Fernando Trujillo Gómez, comerciante de cárnicos, distribuía carne a diferentes puntos, entre esos el PAE. En los elementos de prueba en poder de la Fiscalía hay documentos, búsqueda de datos, inspecciones e interceptaciones telefónicas con los que se pudo determinar que usaba intermediarios para ser proveedor del PAE.

Según la investigación de la Fiscalía, Trujillo sacaba la carne de burro o caballo de los mataderos y les cambiaba la etiqueta para que quedara rotulada como carne de res. “Utilizaba marquillas de empresas legalmente constituidas. A través de intermediarios, o él mismo, hacía llegar sus productos a los operadores PAE”, dijo a esta redacción una fuente en Fiscalía.

Los hechos

Todo apunta a que Trujillo y sus cómplices trasladaban animales hasta Bucaramanga y los sacrificaban con permisos falsos.

La carne de caballo, después de salir de la planta de sacrificio, debe tener un etiquetado especial para alertar al comprador que se trata de carne equina. Sin embargo, la Fiscalía asegura que Trujillo cambiaba las etiquetas para venderla como producto de res. Además, para modificar la textura de la carne y darle la apariencia de producto de res, era tratada con bisulfito sódico, citrosan sanitizante y colorante de alimentos. Los tres elementos son legales, sin embargo, Trujillo manipulaba las cantidades de los químicos para ablandar el alimento.

Más pruebas

Aunque la Fiscalía no ha hecho públicos todos los elementos obtenidos en la investigación, pues esta sigue en curso, Vanguardia obtuvo apartes de la transcripción de un audio que sostiene Trujillo con un desconocido.

En los audios, Trujillo pregunta a su interlocutor: “... el mal que le hace la vuelta de los tiquetes de ganado, ¿cómo es, esa joda cómo es, sale a nombre de quién o qué?”. El hombre le contesta que el documento sale a nombre “del man que mató el día, yo le doy la fecha y sale toda la información, si no que la dirección el man la modifica, pero sale original”.

Trujillo le indica al hombre que el soporte debe decir que el ganado se sacrificó “en Vijagual o en Río Frío, para poder llevarlo arriba a la fábrica para que tengan un soporte”.

En otro audio, un hombre le cuenta a Trujillo: “... las viejas de la cocina casi me dan garrote, porque está muy dura, no va en bloque y sale como un caucho”. Ante la queja, el capturado explica “eso es como la de res, hay una para sudar y otra que es para asar”.

Una fuente al interior de la Fiscalía aseguró que la Fiscal habló con tres operadores del PAE en Santander, “Nutrimos, Unión Temporal y Global Trade Solution. Uno de ellos dijo que sí le compró a Fernando, pero que él ofreció (carne de) res. Otro dijo que le compró a una señora, que posiblemente es intermediaria”.

De acuerdo con otros elementos de prueba, Trujillo habría obtenido contratos de venta a otros sectores comerciales. “no solo comercializaba al PAE. Vendían también en salsamentarias y plazas de mercado. Están investigando las líneas de distribución”, dijo la fuente.

“Trujillo sacrificaba cerca de 100 equinos por mes”

Vanguardia visitó las instalaciones de la Planta de Sacrificio y Beneficio de Équidos Villa Rosa, una de las cuatro plantas autorizadas en Colombia para sacrificar y vender carne de caballo.

Trabajadores del lugar le contaron a esta redacción que Trujillo era usuario de la planta desde hace cuatro años y sacrificaba cerca de 100 animales al mes. Los caballos llegaban de Córdoba y Arauca.

“Siempre llegaba con sus guías en regla. Los animales llegaban en buenas condiciones. Y él volvía y recogía la carne en un camión refrigerado con personal con carné de manipulación de alimentos”, dijo una funcionaria de la planta.

Recalcan los trabajadores de Villa Rosa que esta actividad es legal, porque la planta tiene la autorización para sacrificar caballos y la comercialización de su carne no está prohibida en el país.

Además, voceros de la planta, que tiene 12 años de funcionamiento, pidieron no estigmatizar el consumo de la carne de caballo, pues esta proteína es apta para consumo humano.

“Nosotros no suministramos carne de caballo o burro”

Roberto Porras, representante legal de la Unión Temporal Bucaramanga Social, consorcio encargado de la operación de la zona I del PAE de Bucaramanga, aseguró que no ha entregado raciones alimentarias con carne de caballo o burro dentro del complemento alimentario que se le suministra a los estudiantes.

“Nosotros tenemos el listado con todos los proveedores y ninguno tiene nexo alguno con el señor Fernando Trujillo. Que nosotros le hayamos comprado al señor Fernando Trujillo, nunca, ni un gramo. Si el señor Trujillo le suministró carne de burro o caballo a algún operador del PAE de acá, que la Fiscalía aclare a cuál operador fue, pero que no nos meta a todos los operadores, porque nosotros, Bucaramanga Social, no fuimos, ni nunca lo vamos a hacer”, señaló Porras.

Del mismo modo, el representante de la Unión Temporal negó haber sido citado alguna vez por la Fiscalía en medio de la investigación por las irregularidades en la comercialización de carne de caballo y burro en el PAE.

“Una vez la Fiscalía llegó hasta una sede educativa donde operábamos nosotros, pidieron permiso para tomar unas muestras, pero lo único que hicieron fue tomar fotos de las raciones. Si ellos nos hubieran pedido una muestra de los productos para realizar el estudio en laboratorio, nosotros con mucho gusto se las hubiéramos entregado, pero no, solo tomaron las fotos y se fueron. Ni siquiera hubo acta de la diligencia. Ese fue el único encuentro con la Fiscalía”, agregó Porras.

Habló la Secretaria de Educación

En un video publicado en las Redes Sociales de la Alcaldía, la secretaria de Educación de Bucaramanga, Ana Leonor Rueda, aseguró que rechaza los hechos que ha develado la Fiscalía y que involucran a Fernando Trujillo.

Rueda aseguró que “en representación a los niños, niñas y adolescentes de Bucaramanga que reciben el programa de alimentación escolar quiero decirles que la Alcaldía exige en el contrato con las interventorías que se realicen las visitas a los proveedores del programa PAE en la ciudad”.

En este sentido, dice la funcionaria, serán parte del proceso penal “porque esta infamia debe tener claros y categóricos castigos a los responsables de entregar alimentos que no cumplen con las condiciones de inocuidad y calidad que están exigidas desde los pliegos para los contratos”.

La Secretaria, que está en el cargo desde mediados de 2016, dijo estar dispuesta a “aportar todos los documentos que tenemos de las supervisiones, las interventorías, las quejas que han llegado a la secretaría de Educación, a las autoridades competentes, por su puesto a la Fiscalía General de la Nación”.