Colombia


Paz, género y medioambiente: apuestas de la UE en el Putumayo

El embajador de la Unión Europea en Colombia explicó que el bloque comunitario tiene la intención de seguir apoyando los procesos en ese departamento.

EFE

29 de marzo de 2022 10:19 AM

La Unión Europea tiene en el golpeado departamento colombiano del Putumayo uno de sus principales focos de asistencia, con proyectos centrados en la paz, el género y el medioambiente que tratan de apoyar a uno de los territorios más afectados por el conflicto armado y todavía acechado por la violencia.

El embajador de la UE en Colombia, Gilles Bertrand, explicó a Efe en su más reciente viaje a este apartado territorio que el bloque comunitario “tiene la intención de seguir apoyando los procesos en el departamento a través de los proyectos que ya llevan años funcionando”.

“Tenemos costumbre de hacer presencia en los territorios de Colombia y en Putumayo en particular tenemos muchas iniciativas de apoyo a proyectos productivos, también de apoyo a la reincorporación”, detalló Bertrand en su primera visita a esta región desde que aterrizó en Colombia y arrancó su misión diplomática.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Bertrand y la comitiva de la UE visitaron varias partes del departamento, como los municipios de Puerto Guzmán, Valle del Guamuez, Mocoa y Puerto Asís “para conocer los varios proyectos” que tienen en la zona.

“Nuestras dos prioridades para los cuatro años que vienen son medio ambiente y la paz, y en ambos casos el Putumayo -por ser parte del pulmón del planeta, un ecosistema esencial para Colombia y para al mundo, y por ser uno de los territorios donde la paz ha llegado pero todavía queda por construir-” va a seguir siendo protagonista en el programa de cooperación de la UE, dijo.

A estas dos prioridades se suma una tercera que han venido impulsado y que seguirán fortaleciendo: las mujeres y el enfoque de género.

Paz

A través del Fondo Europeo para la Paz, la UE ha ayudado a ejecutar siete proyectos en el departamento a través de los que ha incidido en diferentes aspectos, todos enfocados al fortalecimiento y desarrollo de la paz.

La UE ha apostado fuerte por la instauración de la paz y los procesos de reinserción de excombatientes de las FARC, contexto en el que el embajador tenía planeado reunirse con el líder de La Granja, donde firmantes de paz trabajan tras dejar las armas y que es “uno de los proyectos más exitosos de reincorporación en el Putumayo”, en palabras de Bertrand.

No obstante, durante la visita mataron al líder de los excombatientes, que tenía un marcado enfoque de preservación medioambiental y hacía parte de un “grupo relativamente joven de firmantes de paz que tienen una visión bastante amplia y fuerte para el departamento”.

En Putumayo tenemos muchas iniciativas de apoyo a proyectos productivos, también de apoyo a la reincorporación”

Gilles Bertrand, embajador de la UE en Colombia.

Los asesinatos de exguerrilleros han venido aumentando en los últimos meses, por lo que Bertrand aseguró que seguirán “trabajando con los firmantes” para lograr una total implementación de la paz.

Mujeres

“Mujeres que transforman” es uno de los proyectos más robustos en el departamento y con el se contribuye al cierre de brechas de desigualdad entre hombres y mujeres y a una vida libre de violencias de género, para lo que la UE incide en la construcción e implementación de políticas públicas con perspectiva de género.

Esta iniciativa, que tiene presencia en nueve municipios del Putumayo, agrupa a 131 organizaciones y a más de 3.500 personas, el 97 % de ellas mujeres, y tiene como cabecera y principal organización a la Alianza Tejedoras de Vida, presente en las veredas del Putumayo con diferentes proyectos productivos que las motivan a dejar los cultivos ilícitos y tomar las riendas de sus economías.

El embajador europeo también asistió a la presentación del libro “Nosotras y El Tigre del Putumayo”, una historia de selva, guerra y reconciliación en cinco actos que recopila los testimonios de las habitantes de esta zona rural en la que los paramilitares mataron e impusieron su ley durante años.

En concreto, se recogen las historias de vida, de resiliencia y transformación alrededor de la masacre del 9 y 10 de enero de 1999, cuando los paramilitares lanzaron por el puente de El Tigre a 29 personas, partiendo la historia de la vereda (aldea) en dos y obligando a las mujeres a salir adelante en medio de la desesperación.

  NOTICIAS RECOMENDADAS