Por ahora encuentro entre Santos y Maduro no sería efectivo

13 de septiembre de 2015 04:41 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La reunión entre las cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y de Venezuela, Delcy Rodríguez, no logró solucionar el cierre de la frontera. Sin embargo, contrario al pasado encuentro, esta vez las diplomáticas no se refirieron a lo discutido, manteniendo en total hermetismo los puntos que ambas pusieron sobre la mesa para superar la crisis en la frontera.

En una breve declaración leída por el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, se indicó que se seguirá trabajando para acordar los términos de una posible reunión entre los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, para solucionar la crisis en la frontera binacional.

Patiño, además, dijo que en los próximos días se seguirá trabajando “de manera intensa” a fin que los diálogos puedan terminar en resultados fructíferos para la relación de dos países hermanos como lo son Colombia y Venezuela.

Sin embargo en opinión de expertos, en el Gobierno del vecino país priman fuertes intereses para mantener el cierre de la frontera, tanto en materia electoral, como por los efectos económicos positivos a la hora de reducir el contrabando y frenar el desabastecimiento de algunos productos.

Además, por las declaraciones de Maduro y los breves pronunciamientos que su canciller hace en redes sociales, queda claro que Venezuela no está dispuesta a asumir su responsabilidad en las violaciones a derechos humanos y en las deportaciones masivas a colombianos.

Ante este panorama lo más probable es que tampoco se den resultados concretos en un eventual encuentro entre Santos y Maduro, más allá de la disposición de seguir avanzado por los canales diplomáticas en una solución a la crisis de la frontera.

Para el analista político John Mario González, para el cierre a la frontera no habrá una solución a corto plazo, incluso explica que aunque se diera un gesto político de Venezuela, Colombia deberá insistir en la denuncia de los abusos a connacionales.

“Yo creo que el presidente Santos no debe agotar las vías diplomáticas, pero tiene que endurecerse frente a Venezuela. Tiene que insistir en denunciar lo que pasa ante la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, porque la agresión contra colombianos debe tener una reparación o disculpa por parte de Venezuela”, explicó.

A esta tensión se suma la el reclamo que presentó el Ministerio de Defensa, tras informar que en horas de la tarde de ayer el sistema de defensa aérea de la Fuerza Aérea Colombiana detectó el ingreso a territorio colombiano de dos aeronaves militares venezolanas en la zona de la alta Guajira.

Según el registro, inicialmente las dos aeronaves militares ingresaron 2.9 kilómetros dentro del espacio aéreo colombiano, sobrevolando la zona de Majayura; perdiéndose rápidamente en dirección hacia Castilletes.

Aunque no se señalara el tipo de avión que se registró, un comunicado del Ministerio de Defensa explica que “posteriormente, los dos aviones militares venezolanos sobrevolaron sobre una unidad militar del Ejército Nacional en la región de La Flor, ingresando en territorio patrio 2.27 kilómetros aproximadamente, saliendo velozmente nuevamente hacia Castilletes”, explicó el Ministerio.

De otro lado Ronald Rodríguez, investigador del observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, asegura que el encuentro en Quito sí supone avances en cuanto a la confidencialidad que llevó el pronunciamiento.

“Las cancilleres no manejaron un perfil público sino más bien diplomático, para que aquello que se conversó no saliera a los medios de comunicación y parte de la negociación implica eso, que los dos gobiernos se pongan de acuerdo en cuáles son los puntos sensibles para dar resultados en el corto plazo y cómo establecer soluciones a los problemas de mediano y largo plazo”, señaló el analista.

En ese sentido asegura que hubo una línea más sosegada por parte de Colombia y Venezuela, donde sin abrir la puerta a protagonismos o espacios de confrontación, buscan consensos en los temas sensibles de la crisis fronteriza.

Los expertos concluyeron que para el encuentro entre Santos y Maduro no necesariamente se cumplirán las condiciones que ambos han expuesto, pues lo harían buscando calmar respectivamente a la opinión pública, mientras que a puerta cerrada se negocian puntos complejos para reabrir la frontera.

“Cuando la diplomacia se hace en micrófonos, el tono de los mandatarios es para sus públicos internos; pero cuando se busca un consenso, el temario puede ser más corto pero más complejo”, concluyó el investigador. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS