Colombia


¿Por qué algunos colombianos se niegan a vacunarse contra el COVID-19?

Aunque muchos colombianos acuden masivamente a los puestos de vacunación, algunas personas insisten en no hacerse aplicar cualquier vacuna.

COLPRENSA

18 de julio de 2021 01:45 PM

Las autoridades de salud elevaron una alerta por la baja asistencia de colombianos a los centros de vacunación, por cuenta de algunas personas que no quieren aplicarse cualquier biológico, en un contexto donde la variante Delta puede provocar una nueva ola de contagios en el país.

Aunque muchos colombianos acuden masivamente a los puestos de vacunación, por lo menos el 28 % de la población ya ha recibido una dosis, algunas personas insisten en no hacerse aplicar cualquier vacuna.

“No hay derecho a que llegue gente a los puestos de vacunación y digan si no es Pfizer entonces no me vacuno”, afirmó la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, el jueves. (Lea aquí: ¿Esperaba aplicarse vacuna Pfizer? Ya no se aplicarán más en primera dosis)

Conscientes de esta realidad, tanto el presidente de la República, Iván Duque, como el ministro de Salud, Fernando Ruiz, han llamado a la población para que no dejen de asistir a los puestos de vacunación.

De hecho, el Jefe de la cartera de salud, el pasado miércoles, le solicitó a las EPS promover la vacunación, después de constatar que el centro de vacunación en un centro comercial del occidente de Bogotá estaba vacío, solo porque no había vacunas Pfizer.

“Todas las situaciones que hagan que el plan de vacunación frene, tanto de quienes organizan el programa como desde los beneficiarios, que también es una realidad en el país, hace que tengamos problemas en el control de la transmisión del virus”, advierte el médico epidemiólogo, Oscar Eduardo Gómez, de la Universidad Javeriana.

Aunque los expertos creen que la vacunación avanza con buen ritmo, el cual ha permitido, a fecha del 16 de julio, aplicar en todo el territorio 22 millones de dosis de las 25 millones que el Gobierno Nacional se propuso aplicar para antes que finalice el mes, en los última semana el promedio diario de vacunación parece desacelerarse.

El número de dosis promedio aplicadas pasó de 519.595 el 09 de julio a 318.149 el 16 de julio, según indican los datos del Ministerio de Salud.

Además, la misma Secretaría de Salud de Bogotá señaló que la ciudad puede aplicar 100.000 dosis diarias, pero la semana pasada hubo una disminución en el ritmo de vacunación debido a que hubo desabastecimiento en algunos biológicos. Este viernes a la ciudad llegaron nuevas dosis de Pfizer.

El panorama no es menos importante, cuando solo 9,8 millones de personas han sido vacunadas con el esquema completo y una variante amenaza con llegar y acelerar los contagios.

En Colombia, entre el 70 % y 85 % de los pacientes hospitalizados, en camas de Cuidado Intensivo o que han perdido la vida, corresponden a personas que tuvieron la opción de recibir la vacuna en su momento y no lo hicieron, según el Ministerio de Salud. (Lea aquí: Entre el 70 y 85% de hospitalizados tuvo posibilidad de vacunarse y no lo hizo)

Por eso, otra de las razones que preocupa a las autoridades es la baja tasa de vacunación en algunas poblaciones priorizadas, a las que hace meses se les abrió la posibilidad de aplicarse la vacuna.

El COVID-19 sigue poniendo en riesgo la vida de población con mayor edad, como las personas de 50 a 54 años y, hasta el momento, solo 54 % de estas personas han recibido la vacuna.

Aunque es cierto que esta población es muy grande, en los últimos días el Ministerio de Salud ha reiterado el llamado para que estas personas no dejen de asistir a los puestos de vacunación.

“Todavía tenemos un número muy grande de personas de estos grupos sin vacunar. Por favor si usted tiene más de 50 años salga y vacúnese. No es momento de no vacunarnos”, pidió este viernes el viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Luis Alexander Moscoso.

De manera general, las personas mayores de 70 años tienen tasas de vacunación altas, mientras que los de 50 a 60 tienen las menores.

Aunque es difícil atribuirle a una razón en particular el porqué este grupo de población tiene baja tasa de vacunación, especialistas como Gómez creen que “en este grupo hace mucho eco esas dudas frente a la vacunación, todos los mitos sobre seguridad tienen un impacto”.

“El avance que hemos tenido en la inmunización de las personas que han logrado acceder puede verse truncado por las personas que deciden no hacerlo. Sin embargo, en Colombia y en todo el mundo la vacunación es un proceso completamente voluntario”, añadió.

En ese mismo sentido, la alcaldesa López dice que si algunos puestos de vacunación siguen desocupados durante las siguientes semanas, porque algunas no quieren aplicarse cualquier biológico, es probable que el país vuelva a vivir un nuevo pico de pandemia por cuenta de la variante delta, pues en lugares con baja tasa de vacunación esta variante puede producir estragos.

LAS RAZONES

Diferentes razones pueden causar que la gente prefiera no vacunarse. Pero la desinformación es uno de los factores más importantes.

Esterilidad, cambios en el ADN , dudas por la supuesta rapidez del desarrollo de la vacuna y otras similares, son afirmaciones sobre las vacunas contra el coronavirus que suelen aparecer en Internet. Hasta el momento todas han sido ampliamente desmentidas.

Por ejemplo, Pastor Pardo, un hombre de 50 años en una pequeña población en el occidente del departamento de Cundinamarca, asegura haber escuchado una teoría según la cual “la vacuna traía un chip”, por lo que se había convencido de no aplicarla.

Por su parte, una joven de 26 años en la ciudad de Bogotá, que trabaja en una empresa aseguradora, dice que no se dejaría aplicar la vacuna Sinovac, porque tiene planeado realizar un viaje a Reino Unido y en este país hay restricciones para este biológico.

Además, la joven cuenta que algunos videos que ha visto en redes sociales sugieren que las monedas e imanes se quedan pegados en el punto del brazo donde las personas recibieron el pinchazo. “A mi me daría miedo que la vacuna fuera electromagnética”, reconoce.

Sin embargo, es importante señalar que este mito es cada vez más desacreditado por los especialistas que han dicho que no hay evidencia que la vacuna de COVID-19 contenga un rastreador o un chip.

“Es mejor estar inmunizado con cualquiera de las opciones que tenemos disponibles a seguir bajo el riesgo de no tener inmunidad ante el virus. Todas las vacunas protegen, no solamente ante la infección, sino con enfermarse gravemente y con el riesgo de morir de esta enfermedad”, recalca el doctor Oscar Eduardo Gómez, de la Universidad Javeriana.

  NOTICIAS RECOMENDADAS