Colombia


"Santos, sea valiente": Pedro Zerolo

COLPRENSA

13 de marzo de 2013 10:33 AM

El experto español en matrimonio igualitario augura que es el momento ideal para que Colombia dé el gran salto y les brinde a las parejas LGBTI el aval legal que se merecen.  La igualdad, dice, solo puede traer prosperidad a la Nación.
Pedro Zerolo lleva siete años felizmente casado con su marido, Jesús, gracias a un cambio que él mismo promovió: que el matrimonio igualitario fuera una realidad en España. Desde 2005 el país ibérico dio el gran salto y Zerolo ha dedicado su vida a invitar a otros activistas y países a que se unan a lo que él denomina “pasar de una familia de hecho a una familia en derecho”. La buena noticia, según dice, es que Colombia está en el mismo punto favorable que España hace ocho años.
De todos los países que ha podido visitar en América Latina, ¿cuál es el que tiene mejor ambiente para el matrimonio igualitario?
Lo primero que me gustaría decir, porque siento mucho orgullo latino, es que ahora el movimiento LGBTI tiene un claro acento latinoamericano. Si algo está pasando en el mundo en la consecución de derechos para la igualdad de las personas transexuales, homosexuales y bisexuales, está pasando en Latinoamérica. He participado en muchos de esos procesos y veo buen ambiente en Francia, Uruguay y claro, en Colombia.
Tenemos una cultura muy conservadora, eso puede dificultar las cosas...
Todos decían que en España era imposible conseguir lo que reivindicábamos, es decir, el matrimonio igualitario. No solo fue posible, sino que se convirtió en el primer país del mundo que en una sola legislatura reconoció la dignidad de las mujeres y hombres homosexuales. Eso me llena de orgullo, porque creo que la lucha por la igualdad es el mejor antídoto contra el bajón de autoestima que hemos tenido siempre, creyendo que los grandes movimientos eran fruto de otros lugares.
Particularmente en Colombia, ¿cómo ve la aprobación del matrimonio para los LGBTI?
Es un momento histórico. Difícil pero histórico, con respecto a la consecución del matrimonio igualitario. Soy de los que piensan que es el turno de Colombia. Es un debate que se ha abierto para solo cerrarse con la igualdad y por lo tanto con el matrimonio igualitario. Yo espero que el proyecto en Colombia obtenga la mayoría parlamentaria, porque este es el momento.
¿Qué buscan los movimientos promatrimonio diverso exactamente?
Queremos iguales derechos, con los mismos nombres. Que quede claro que una ley aparte es apartheid, es segregación. Nosotras y nosotros queremos estar donde hay que estar, en el Código Civil.
Según su experiencia, ¿cuáles son las razones que dan los opositores para negarse al matrimonio igualitario?
No hay otra razón de ningún tipo más que las creencias personales de cada cual, pero no hay razón ni teórica, ni técnica para que no se legisle a favor del matrimonio igualitario.
¿Qué cambió en España desde todos se pueden casar con quien quieran?
Desde entonces hasta ahora más de 40.0000 parejas del mismo sexo han contraído matrimonio. Diez países más han aprobado el matrimonio igualitario y no ha pasado nada: es una ley que ha traído felicidad a la sociedad española, ¡han ganado todos! Ha habido avances sociales, efervescencia cultural y la prosperidad económica que genera la apuesta por la diversidad.
¿Qué decirles a los más conservadores?
Esta ley no va contra nadie, es una ley que suma, que amplía el concepto de familia y lo amplía con la realidad: porque nuestra realidad existe, la de los matrimonios de hecho. Nuestras familias de hecho existen ya. Lo que queremos es una ley que nos reconozca como matrimonios de derecho.
¿Lo que usted vio en España hace 10 años se parece a Colombia hoy?
Es exactamente lo mismo. Los que se opusieron allá al matrimonio son los mismos que se oponen acá. Son los que no quieren que nada cambie para seguir conservando sus privilegios. En todos los lugares hacen la misma oposición: una insensible, cruel e hipócrita.
¿Por qué hipócrita?
Nosotros aprobamos las leyes y ellos las usan. En España se han opuesto a todo: al divorcio, a la ley de adopción, a las técnicas de reproducción asistida, a la educación para la ciudadanía, a la despenalización de los métodos anticonceptivos, a la investigación con cédulas madre, a la igualdad efectiva entre mujeres y hombres. De haber sido por ellos viviríamos en un país completamente diferente al que vivimos y lo mismo ha pasado en todos los países de Latinoamérica, incluida Colombia.
¿Cómo se resuelve esa oposición que parece ser tan difícil?
Con valentía. En la valentía está el secreto de la igualdad y de la libertad. Yo estoy pidiendo al poder Legislativo y al poder Ejecutivo que sean valientes. Le pido al presidente de la República (Juan Manuel Santos) que sea valiente y apoye el matrimonio igualitario. Lo que tiene que buscar siempre es la felicidad de su pueblo y en el pueblo colombiano también hay homosexuales, transexuales y bisexuales que junto a los heterosexuales forman la gran diversidad del país, que es su gran fuerza. Si se reconoce en igualdad la diversidad, Colombia tendrá un magnífico progreso social, cultural y económico.
¿Es más difícil convencer a los gobernantes o a los ciudadanos de aceptar a las parejas diversas?
En más de una ocasión, en foros internacionales con personas de países anglosajones, me han dicho que se sorprenden de la rapidez con la que los pueblos de Latinoamérica apoyan el matrimonio igualitario. Decimos siempre de nuestros pueblos que son muy conservadores, pero cuando uno sale a la calle y le pregunta a la gente si quiere que su hijo, amigo, hermano, colega tenga el beneficio de la igualdad la gente dice que sí. No somos seres aislados, tenemos familia y conformamos familias.
¿Hay algún tipo de pareja del mismo sexo que sea más discriminada que otra?
Las mujeres acumulan discriminación: si eres mujer, lesbiana y afrodescendiente, vas acumulando una serie de discriminaciones que te van afectando y también a tu familia. Por eso soy partidario de las medidas de acción positivas con respecto al debido equilibrio e igualdad efectiva entre mujeres y hombres.
¿Han empezado a sufrir el fenómeno del divorcio de parejas del mismo sexo?
En España también existen los divorcios entre parejas diversas. Pasa igual que en la realidad heterosexual.
Eso demostraría que es un matrimonio como cualquiera...
Como cualquier otro. También hemos avanzado en derechos por la secularización de la sociedad. Que cada cual contraiga matrimonio por el rito que desee pertinente pero es el matrimonio civil el reconocido por la República.

  NOTICIAS RECOMENDADAS