Colombia


“Sí se debería ayudar a Avianca, pero con condiciones”

La directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana se refirió a la difícil situación que atraviesa el país a causa de la pandemia del COVID-19.

COLPRENSA

08 de mayo de 2020 10:18 PM

La situación que atraviesa Colombia a causa de la propagación del COVID-19 en todo el mundo llevará a que la economía tenga un fuerte impacto durante este 2020, pese a que el Gobierno Nacional ya tomó medidas para empezar a reactivar los sectores productivos gradualmente, sin descuidar la salud de los ciudadanos.

Sobre este tema se refirió la exministra de Comercio, Industria y Turismo, hoy directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana (Amcham Colombia), María Claudia Lacouture, quien considera que el Gobierno Nacional va por buen camino, aunque resaltó que las ayudas deben ir más focalizadas a los sectores que más impacto han tenido en medio de la emergencia.

Precisamente, sobre este tema consideró que el Turismo será el sector más golpeado por esta pandemia, por lo que se deben focalizar una serie de ayudas a todos los actores de la cadena, incluyendo a las aerolíneas. Sobre esto, manifestó que el Gobierno Nacional debe ayudar a Avianca en medio la crisis, así como a todas las aerolíneas, que jugarán un papel principal en la reactivación del sector.

- ¿Cómo evalúa las decisiones que ha tomado el Gobierno Nacional para reactivar la economía?

La gestión que viene haciendo el Gobierno Nacional es acertada. La apertura gradual de nuevos sectores de la producción y algunos de comercio es el camino que hay que seguir, pero no es una responsabilidad solamente del Gobierno Nacional y Local. Aquí es importante anotar que es una responsabilidad de todos los actores, incluyendo a las empresas y los ciudadanos, para lograr que esta apertura sea poco a poco con todos los protocolos necesarios, pero al mismo tiempo que dentro de esos protocolos no se tenga una aplicación excesiva que no permita la reactivación.

- ¿Están bien enfocadas las medidas para le reactivación con los diferentes sectores?

La priorización que le ha dado Gobierno a esta reactivación también nos parece acertada. Nos parece fundamental que se comience y se organice el empleo y los dineros de las personas menos favorecidas, pero al mismo tiempo hay un tema muy importante y es la voluntad del empresariado por mantener el empleo. Sin embargo, esta voluntad solamente sería derrotada por un mal mayor que se quiere evitar y es la falta de liquidez, un punto donde efectivamente ya se comienza a ver la preocupación de las empresas y donde se necesitan más acciones por parte del Gobierno Nacional y locales.

- ¿Cómo inyectarle mayor liquidez a la economía, teniendo en cuenta la nueva emergencia económica adoptada por el Gobierno?

En esa inyección tiene que lograr un balance entre generar esa liquidez y al mismo tiempo que no vaya a haber un problema fiscal por parte del gobierno, porque estamos en una coyuntura que exige unos equilibrios que son bastante difíciles de lograr, como es el caso de si es primero la salud o la economía. Se han presentado diferentes propuestas, todas ellas muy interesante, pero en ellas debe haber unos consensos, no pueden ser medidas unilaterales y deben desarrollarse tanto en el sector público con el privado, que las mismas empresas busquen consensos con sus empleados.

El tema del tiempo también es importante, no sabemos hasta cuándo vamos a estar en esta situación, nos han dicho que hasta el 25 de mayo, pero puede seguir incrementándose, porque el Gobierno ha sido muy claro que va a hacer ingresos a la activación económica de forma paulatina, no todos al tiempo. Por eso, se deben buscar beneficios para aquellos sectores que van a estar mucho tiempo sin poder entrar en una reactivación, como es el caso del turismo; tienen que ser sectores que se les mire de una forma diferente a los que ya están entrando a ser parte de la reactivación.

- Lo difícil es lograr ese equilibrio en medio de la polémica que se viene dando entre salud o economía, como si fuera el mismo debate que se ha dado entre guerra y paz...

No debería de existir esa discusión, porque no es uno o el otro. Si no se tiene salud, no se va a tener economía, pero si no existe economía tampoco va a existir salud, porque las personas no van a tener cómo subsistir o cubrir sus necesidades. Una de las cosas que están totalmente claras y que es importante en la salud es lograr generar las pruebas necesarias, constantes, diarias, para poder reducir el número de personas contagiadas y determinar cuáles son los focos que se deban de controlar.

El tema de la economía es cómo lograr ese proceso, si tenemos esas pruebas, si tenemos establecidos los focos de contagio, pues podemos ir poco a poco abriendo sectores, teniendo la claridad de protocolos y acciones que cumplan con el debido requerimiento. Allí los ciudadanos también son responsables de este proceso como las empresas. Estas tienen que autorregularse, darles las acciones y herramientas al empleado para que pueda cumplir con el protocolo dentro de la empresa y en la movilización de su casa a la empresa. Cada uno, dentro del eslabón, tiene una responsabilidad y es donde tenemos que lograr ese consenso.

- Todo los sectores han sentido el impacto de la crisis y en medio de eso muchas empresas siguen pidiendo alivios. ¿Hasta dónde puede responder el Gobierno?

No todos los sectores de la economía han sido afectados en igual magnitud, unos en mayor proporción que otros y allí es donde tenemos que hacer el proceso y el esfuerzo del Gobierno Nacional, de acuerdo al impacto que ha tenido en cada uno de los sectores para su reactivación. Por ejemplo, el sector salud, alimentos, grandes superficies han podido mantenerse, el impacto no ha sido tan fuerte como aquellos sectores que están totalmente cerrados, que no tienen ningún tipo de movilización, como es el caso del turismo, que son dos extremos bastante grandes.

Cualquier ayuda económica que se vaya a dar dentro del país, debe estar establecida de acuerdo al impacto que esta pandemia ha generado, pero teniendo en cuenta que hay unos que han podido mantenerse activos, hay otros que están comenzando a activarse, como construcción y manufacturas, está entrando textiles, automóviles, y esta semana que viene entran nuevos sectores. Cada uno necesita un apoyo, pero ese apoyo no es proporcional en todos los sectores, en el sentido que hay unos que todavía se van a demorar mucho más para entrar a esa reactivación de la economía.

- Sin duda, el turismo es uno de los más golpeados. ¿Qué estrategias para este sector?

Claro que hay que ayudar a todas las empresas, el comercio necesita una ayuda, por supuesto, pero cada una de las ayudas debería estar relacionada y proporcional al impacto que en este momento está recibiendo, no puede ser igual el freno de mano que ha tenido el sector turismo versus los que hoy en día ya están activados. Son muchas las acciones que se pueden hacer, como subsidiar los salarios para poder mantener a las personas que hoy en día están sin ningún tipo de movimiento. Esta es una industria que paga una tasa de energía importante, que puede llegar hasta 600 millones de pesos por hotel, dependiendo de su tamaño, y debería de estar exenta, como lo está la industria. También se debería autorizar la búsqueda de consenso con el empleado para el manejo de las primas, no es que no se paguen, sino que se puedan postergar o que se pueda pagar en diferentes momentos, para poderle mantener liquidez a la empresa.

- Dentro de este sector también se encuentran las aerolíneas, que son clave dentro de la recuperación...

El tema es extremadamente importante y estratégico para Colombia, porque este es un país que su geografía limita mucho el traslado de las personas por carretera. Se ha mejorado sustancialmente, pero todavía hay un camino por recorrer, que exige, para ser eficientes, el uso del avión para poderse trasladar, por lo que es vital la apertura y el mantenimiento de las aerolíneas a nivel nacional y que pueda reactivarse el turismo. Sin aerolíneas no hay turismo en el país, eso es una realidad.

- ¿Tendrá que meterse la mano al bolsillo el Gobierno Nacional para ayudar las aerolíneas?

Este tema está relacionado específicamente con Avianca y mi opinión es que sí se debería de ayudar a Avianca, pero con condiciones. Uno de los temas importantes a nivel internacional es que las aerolíneas no son de dónde tengan el domicilio sino de dónde generan el tráfico y la inversión que están haciendo para lograr ese tráfico. En este momento la capacidad global de las aeronaves se ha reducido en 73 %, eso quiere decir que alrededor de 164 líneas aéreas han puesto en tierra todas sus flotas, entonces en este contexto qué aerolínea va a hacer una inversión para aumentar y copar todo el espacio que hoy en día tiene Avianca en Colombia.

Si usted mira, genera más de 15.000 empleos directos, está pagando más de 790 millones en impuestos, conecta a Colombia con 26 países, eso son más o menos 75 destinos y, adicionalmente, genera del total de 700 vuelos diarios, alrededor de 500 solamente en Colombia. ¿Qué aerolínea a nivel internacional va a volcarse a Colombia, en este contexto donde hoy en día el 99 % de las compañías están pasando por problemas económicos, para suplir todo lo que hoy en día suple Avianca?. Esa es la gran pregunta, estratégicamente es necesario, pero por supuesto hay que ayudarla con condiciones. ¿Cuáles? uno, que el Gobierno termine haciendo una inversión es a la empresas, no a los accionistas, que es lo importante; dos, que la compañía mantenga el número de empleados; tres, que la compañía pueda seguir haciendo el esfuerzo para seguir conectando a Colombia y manteniendo su hub en el país.

- ¿También debería ayudar a las demás aerolíneas que operan en Colombia?

Por supuesto, con el mismo compromiso. Todas son necesarias, las diferentes aerolíneas que están hoy en día participando en Colombia están generando un tráfico aéreo importante, donde se requiere de todas para poder reactivar rápidamente el sector. Sí a Avianca con condiciones, pero al mismo tiempo es sí a todas las aerolíneas.

- ¿Y con las agencias de viajes?

Por donde se mire al sector de turismo, todos tienen una problemática y lo que se está viendo es que el país y la mayoría de la industria son micro y pequeñas empresas. La capacidad para mantener una liquidez es bastante limitada, Por lo que es importante el subsidio al salario para poder mantener el empleo. Cada una de estas acciones debe de buscar en toda la cadena, el tema de los salaros, préstamos que realmente le den a la empresa una posibilidad no de sobreendeudarse, sino de lograr tener una liquidez que le permita tener periodos de gracia para mantener el negocio y el empleo.

- ¿Cómo lograr eso, cuando las empresa se quejan por la demora en los desembolsos de los bancos y que la financiación se ha dado enfocada a crédito y no a subsidios?

La verdad es que el esfuerzo que ha hecho el Gobierno Nacional es acertado y hay que entender que parte del ejercicio que se ha trabajado es como dar las garantías para que los bancos puedan entregar créditos con unas tasas interesantes que le ayuden a la empresa a mantener esa liquidez. El Gobierno ha trasladado los recursos a través de Bancoldex y no puede obligar a los bancos a establecer el crédito, eso es una determinación de los bancos, lo que sí es que está respaldando los créditos y eso debería ayudar para que los bancos hicieran el esfuerzo de ayudar al sector empresarial para tener unos préstamos con buenas tasas que les permitan mantenerse a flote en esta coyuntura.

- ¿Qué tanto va a cambiar el sector turismo cuando se logre superar esta emergencia?

El virus se va a disipar y se volverá menos mortal, pero no va a desaparecer y eso es importante porque pueden haber rebrotes y eso implica un cambio en el proceso de comunicación con el cliente, desarrollo de acciones para el cliente, nuevos mercados objetivos que tenemos que adecuar, nuevos formatos, el uso de la tecnología ya es una necesidad, porque el turista cambió y se dio cuenta que a través del relacionamiento directo por medio de la tecnología le permite tener mejor información. Entonces Colombia debe estar trabajando en cómo generar confianza, cómo yo le transmito al turista que en algún momento quiere venir al país que realmente se ha manejado responsablemente la pandemia.

La segunda variable es que nos adecuemos al nuevo turista, que va a requerir ese proceso de protocolos que le aseguren que le cumplen, para que el pueda viajar y regresar sin el virus. Es un turista que va a buscar cada vez más una experiencia sensorial y sensible, la sostenibilidad ya no es una decisión si quiere, sino una decisión que va a exigir el turista y eso nuevamente es equilibrio entre los social, lo económico y lo ambiental. El turista ya es autodidacta, digitalmente hace sus cosas, hace su búsqueda más inteligente y eso lleva a que las agencias de viaje tiene que tener su mecanismo virtual, en línea, con relacionamiento cercano y no a través de intermediarios.

- ¿Qué tipo de experiencias buscará ese nuevo turista?

El turista va a buscar experiencias que tengan la posibilidad de tener distanciamientos social, que tenga una connotación de un espacio abierto, que le asegure que va a mantener los protocolos y las acciones necesarias para cumplir con unas vacaciones seguras y, al mismo tiempo, disfrutarlas. La virtualidad funcionó y eso quiere decir que los negocios y los desplazamientos de las personas van a ser reducidos en cuanto a turismo de negocios, si va a haber, pero se va a reducir, porque va haber muchas más personas y empresas que van a incentivar a sus empleados a hacer reuniones virtuales que al traslado presencial, se va a reducir a cuatro días y tres noches; y los de ocio si pueden tener un número mayor. Tampoco creo que vayan a desaparecer las ferias y los congresos, se van a demorar en volver, pero el ser humano necesita el contacto, la interacción, y eso va a llevar a que volvamos en un año o año y medio a tenerlos.

- ¿Cuánto nos podemos demorar en esa reactivación de la economía?

Eso es como una bola de cristal, porque se relaciona mucho con encontrar una vacuna que permita asegurar dentro del proceso una reducción del contagio, que permita dar confianza a las perdonas para poder lograr otra vez el proceso productivo, que no va a hacer normal, va a existir una nueva realidad y parte de eso es cómo logramos adecuarnos a ella.

El turismo, con las variables que se están viendo y las respuestas que están mencionando los países, que van tener cerradas sus fronteras hasta el año entrante, no se va a ver una recuperación real sino hasta 2021, de pronto en diciembre se va a ver alguna reactivación, si se permite el movimiento de aviones, que es lo primero que se tiene que permitir para que se trasladen los turistas, entonces en diciembre podría empezar a darse un proceso. En cuanto al tema de manufactures, ya vemos que se están abriendo algunos sectores, empieza a darse una connotación de movimiento, pero es un proceso que va a ser lento, el golpe del COVID-19 fue muy duro para todos los empresarios, el golpe persiste y no va a ser fácil su reapertura.