Colombia


Uno de cada tres cigarrillos en el país son ilegales

El fenómeno de contrabando de cigarrillos en el país le ocasionó en el 2020 pérdidas a Colombia por 700.000 millones de pesos.

COLPRENSA

08 de abril de 2021 02:21 PM

El fenómeno de contrabando de cigarrillos en el país no es solo un problema económico, pues afecta gravemente la salud de las personas que los consumen y su seguridad.

Así lo dio a conocer la Federación Nacional de Departamentos (FND), en compañía de Invamer, quienes dieron a conocer en la mañana de este jueves, los resultados del estudio de incidencia de cigarrillos ilegales en Colombia, durante el año inmediatamente anterior.

El encargado de dar a conocer estos resultados fue el gerente general de Invamer, Martín Orozco, quien destacó que esta es la primera vez que este informe se realiza en los 32 departamentos del país, con 3.168 encuestas, lo que permite: “tener una fotografía muy completa y confiable sobre lo que está ocurriendo en el país y en cada uno de los departamentos”, añadió.

Sin embargo, según Orozco, para poder entender esta problemática a profundidad, lo primero que se debe mencionar, es que los fumadores en el país, en promedio, consumen 49 cigarrillos a la semana, de los cuales la mayoría están en zonas rurales, son hombres y se ubican en los estratos uno, dos y tres principalmente.

De este consumo la entidad mostró una gran preocupación, pues dijo que las personas que los usan ilegalmente, son más que quienes los buscan legalmente (63- 45), principalmente porque sus precios son mucho más accesibles. “Es decir que una caja legal cuesta 6.483 pesos mientras que una ilegal 3.700”.

Esto refleja de acuerdo con la entidad, que el total de los cigarrillos ilegales en el país es del 34%, lo que refleja un aumento de cuatro puntos comparado con 2019 y una preocupación frente al rápido crecimiento en esta materia desde 2017.

Por esta razón alertó a los consumidores sobre las marcas: Rumba, Camival, Marshal, Ultima, Fisher, Ibiza, Santa fe, Real, Marine y Reino entre otras, que vienen principalmente de Uruguay, Emiratos Árabes Unidos, Paraguay, Corea del Sur, China, India, entre otros países y que se venden especialmente en tiendas de barrio del país.

De estos cigarrillos ilegales, Orozco informó, que el 58% de ellos se encuentran en las zonas rurales del país, y que su consumo se presenta principalmente en los estratos uno, dos y tres, donde las zonas de la Costa (67%), Antioquia y Chocó (45%) y Santander (49%), son las más afectadas.

Los departamentos de Atlántico (56%), Bolivar (45%), Cesar (74%), Sucre (77%), Magdalena (85%), Guajira (97%), Córdoba (61%), Antioquia (47%), Santander (42%), Norte de Santander ( 62%), son los más afectados. Mientras que Casanare y Amazonas no registraron ninguna cajetilla ilegal.

Estas cifras significan para gerente general de Invamer, que “hay unos departamentos con una problemática importante, sobre todo la zona norte del país, y también en los Santanderes, que aunque han disminuido en relación con años anteriores, siguen con porcentajes muy altos, seguido de Antioquia que tiene cifras muy preocupantes”.

En esta presentación de resultados, el director de la Federación Nacional de Departamentos Didier Tavera agregó que este flagelo ha dejado 1.8 billones de pérdidas, pero le hizo un agradecimiento a la Fiscalía, la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), la Dian y los demás organismos que combaten este flagelo, en donde destacó la incautación de 1’650.000 cajetillas en las últimas horas en jurisdicción marítima de Moñitos (Córdoba).

En esta operación fueron capturados ocho ciudadanos panameños y dos colombianos y los cigarrillos tenían un valor en el mercado local de cerca de ocho mil doscientos millones.