Cultural


Adriana Ramírez y su propuesta del ser y el hacer

ERICA OTERO BRITO

27 de febrero de 2014 09:45 AM

La Bienal de Arte ha atraído a Cartagena a varios artistas que aunque no hacen parte de la agenda oficial del certamen han querido hacer su aporte a la fiesta cultural que vive la ciudad hasta el próximo 7 de marzo.

Adriana Ramírez es ejemplo de ello. Con la disposición de promover una reflexión en masa sobre las metas que cada ser humano se propone en la vida y las acciones que emprende para lograrlas, Ramírez implementó en Cartagena una plataforma sobre el ser y el hacer, en la que participaron desde niños hasta ancianos.

La actividad fue replicada en varias zonas del Centro Histórico y en el colegio Omaira Sánchez, en el barrio La Candelaria, donde el público percibió la propuesta como un juego ideado para hacer un alto en el desenfreno diario y pensar en sí mismo, de una manera concienciada, sobre los deseos, los logros y las frustraciones. Ver video: Ejercicio de reflexión en el colegio Omaira Sánchez.

La invitación para los transeúntes fue meterse dentro de un círculo dibujado en el piso y escribir allí “yo quiero ser médico, padre etc Yo quiero ser amado, escuchado, etc” y luego de leerlo en voz alta, escribir: “para lograrlo voy a hacer…”. La acción debía ir ligada al deseo.

“El objetivo de esta apuesta es entregar una herramienta a la gente para tomarse un minuto para sí mismo. La mayoría de veces lo que hacemos es cargar nuestro espíritu y nuestra alma con un montón de acciones que resultan desacertadas para nuestros objetivos y ello se convierten en frustraciones que minan la buena energía con la que debemos vivir siempre. En otras ocasiones nos cargamos de los logros obtenidos y aunque estemos felices en todo momento debido a esto, es sano pensar objetivamente y humildemente en lo que hacemos y queremos”, manifiesta Adriana Ramírez.

EN EL COLEGIO OMAIRA SÁNCHEZ

El ejercicio fue realizado, con un alto impacto, en el colegio Omaira Sánchez, en el barrio La Candelaria, una zona de Cartagena abrumada por la violencia, la pobreza y la falta de oportunidades.

Los participantes fueron estudiantes de quinto de primaria, quienes se mostraron no sólo entusiastas sino interesados por explorarse a sí mismos en una dinámica que según lo manifestado por ellos, les pareció “divertida” por tener inmerso el componente de poder darle rienda suelta a su imaginación a través de una tiza. Ver video: Ejercicio de reflexión en el colegio Omaira Sánchez.

Los niños fueron muy expresivos en sus respuestas y no se limitaron tan sólo a escribir una frase sino que se esmeraron por dibujar, lo mejor que pudieron, sus deseos e ideales.

A pleno sol, en la cancha múltiple de la institución educativa, los alumnos escudriñaron a través del arte, su interior y reflexionaron sobre sus limitaciones y oportunidades. 

“Me ha parecido emocionante porque es una oportunidad para soñar con los ojos abiertos y desear con todas mis fuerzas eh hacerlo realidad”, expresó Bibiana Rodríguez Mosquera, estudiante.

La actividad fue considerada por el rector del colegio, Óscar Coneo Medina,  como una mirada al alma pura de los niños, que pese a las condiciones difíciles que puedan rodear su vivencia, siempre tendrán el buen deseo de servir y ser útiles para su comunidad.

Entre las menciones hechas por los menores predominaron querer ser futbolista, policía, cantante, médico y veterinario; además de desear ser vistos, oídos y amados.

En las acciones que debían emprender para ello, los niños se mostraron plenamente conscientes de que el estudio es el camino más seguro para llegar a sus metas.