Cultural


Amenábar y Almodóvar, favoritos a la 34 edición de los Goya

La ciudad andaluza de Málaga acoge mañana la 34 edición de los Premios Goya del cine español, con dos claras favoritas: “Dolor y gloria”, de Pedro Almodóvar, y “Mientras dure la guerra”, de Alejandro Amenábar.

EFE

24 de enero de 2020 07:48 AM

La ciudad andaluza de Málaga acoge mañana la 34 edición de los Premios Goya del cine español, con dos claras favoritas: “Dolor y gloria”, de Pedro Almodóvar, y “Mientras dure la guerra”, de Alejandro Amenábar, mientras que en el apartado iberoamericano la lucha será entre Argentina, Colombia, Chile y Costa Rica.

La película más autobiográfica de Almodóvar cuenta con 16 nominaciones, incluidas algunas de las categorías más importantes, como mejor filme, dirección, actor protagonista (Antonio Banderas), actriz protagonista (Penélope Cruz), actor secundario (tanto Asier Etxeandía como Leonardo Sbaraglia) o música (Alberto Iglesias).

Y la vista atrás a la guerra civil española de Amenábar es la líder de las nominaciones, con 17, entre las que están mejor película, dirección, actor protagonista (Karra Elejalde), guion original, actores de reparto -tanto masculino como femenino- o música, que ha compuesto el propio realizador.

Pero lo que parece un duelo entre dos puede verse amenazado por la tercera en discordia, “La trinchera infinita”, otra historia sobre la Guerra Civil y sus consecuencias firmada por José Mari Goenaga, Jon Garaño y Aitor Arregi y que tiene 15 candidaturas.

“Dolor y gloria” es la película más personal de Almodóvar hasta la fecha y tiene a su favor que los mismos académicos que votan los Goya la eligieron para representar a España en los Óscar, mientras que Amenábar es el cineasta más premiado en la historia de los Goya, con 9 galardones en distintas categorías.

“Mientras dure la guerra” ha supuesto el regreso de Amenábar al cine en español después de dos grandes producciones internacionales como “Ágora” y “Regresión” y su aproximación a la guerra civil española y a la figura de Miguel Unamuno ha tenido más éxito de taquilla que la de Almodóvar.

En cuanto a “La trinchera infinita”, un filme sobre los “topos” -personas que permanecieron escondidas décadas después del fin de la Guerra Civil, por la dictadura de Franco-, ya dio la sorpresa en los Forqué, galardones que conceden los productores españoles, con el premio al mejor largometraje de ficción y sus directores arrasaron en los Goya de hace dos años con “Handia”, que se llevó diez premios.

El Goya a mejor película, el más ansiado de la noche, podría recaer también sobre “Lo que arde” de Oliver Laxe, la cuota del cine más poético y arriesgado en esta gala; o sobre “Intemperie”, una crónica de la cruda España rural de posguerra dirigida por Benito Zambrano.

En las categorías interpretativas hay muchas incógnitas. Los favoritos más claros son Antonio Banderas como mejor actor protagonista y Julieta Serrano como mejor actriz de reparto, ambos por “Dolor y gloria”, además de Enric Auquer como mejor actor revelación por “Quien a hierro mata”.

Pero el único seguro por el momento es el de Pepa Flores (Málaga, 1948), Goya de Honor de esta edición. Eso sí, todo apunta a que la que fue Marisol, niña prodigio del cine de los años 60, no acudirá personalmente a recogerlo, ya que vive retirada de la vida pública desde hace décadas.

En el apartado iberoamericano el Goya se los disputarán cuatro títulos que demuestran la enorme calidad y variedad del cine de América Latina.

Son la chilena “Araña”, de Andrés Wood; la costarricense “El despertar de las hormigas”, de Antonella Sudasassi; la argentina “La odisea de los giles”, de Sebastián Borenzstein y la colombiana “Monos”, de Alejandro Landes.

Por historia, Argentina ha sido el país dominador en los Goya, con 17 premios de 27 nominaciones. Y además “La odisea de los giles” cuenta como protagonista con Ricardo Darín, uno de los actores latinos más queridos en España. Pero esta comedia ácida tiene fuertes contendientes.

“Monos” es una espectacular película sobre soldados adolescentes que la crítica internacional ha comparado con “Apocalypse Now”; “Araña” una profunda reflexión sobre la división que aún pesa en la sociedad chilena a causa de la dictadura de Pinochet, y “El despertar de las hormigas” una bonita y feminista historia sobre la dureza de ser mujer en la Costa Rica rural.

Es la primera vez que Costa Rica compite por el Goya y, aunque ya ha sido finalista 11 veces, sería el primer premio para el cine colombiano. En el caso de Chile, lleva cuatro galardones de 17 nominaciones.

El ganador se conocerá en una gala que conducirán Andreu Buenafuente y Silvia Abril, maestros de ceremonia por segundo año consecutivo, y que promete ser muy visual y no demasiado sarcástica.

Además la Academia de Cine asegura que sacará el máximo partido al enorme espacio habilitado dentro del polideportivo Martín Carpena y promete que la transformación ha sido total.

Una novedad este año es que se colocarán pantallas en el exterior del recinto y se habilitará un espacio para que los malagueños puedan vivir de cerca el ambiente de los Goya. Solo falta que la meteorología lo permita, después del temporal que ha azotado la provincia en las últimas horas.

En la alfombra roja la expectación está garantizada con estrellas de la talla de Almodóvar, Penélope Cruz, Antonio Banderas o Amenábar entre los nominados. Además, participarán entregando premios Ángela Molina, Marisa Paredes, Maribel Verdú, el pianista James Rhodes o el exfutbolista Carles Puyol, entre otros.