Cambio de director de IPCC crea polémica por agenda de Fiestas de Independencia

05 de septiembre de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El sector cultural de Cartagena reaccionó con preocupación por el rumbo que tendrán las Fiestas de la Independencia en este año, a solo dos meses de su realización, y ante la agenda festiva que ha sido elaborada, según algunos, sin concertación.

El nombramiento del abogado Iván Sanes Pérez, como nuevo director del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, fue recibido con cierta incertidumbre a pocos días del lanzamiento de las fiestas, y generó controversia por los  cambios inciertos de la administración en el ámbito público de la cultura.

Sanes Pérez se posesionará en próximos días comonuevo director de IPCC), en reemplazo de Ruby Mutis. Ha sido director del Instituto de Deportes y Recreación del Distrito (IDER) y director de Cobertura Educativa de la Secretaría de Educación. Es ingeniero de sistemas, Magíster en Educación y Especialista en Gestión Gerencial y Derecho Administrativo. Además, cursó una especialización en Gestion del Territorio y Desarrollo de Ciudad en Universidad Externado de Colombia.

Agenda controvertida

Por su parte, el profesor y Lancero de la Independencia Alfonso Arce, del Comité de Revitalización de las Fiestas, propuso una programación integral, que no reste ni divida, sino que sume y multiplique procesos, y cuestionó ala decisión de la directora del IPCC, de hacer dos desfiles el domingo 11 de noviembre.

“Reitero que el 11 de Noviembre debe ser conmemorado con todo el sentido y significado histórico que le correponde, desarrollando actos solemnes y socioculturales pertinentes, incluido el Desfile de Independencia.

Pero todo en su día y en su espacio. La fusión de los dos desfiles: el desfile de carrozas del Concurso Nacional de Belleza (CNB) con el Desfile de Independencia, desnaturaliza la celebración popular en contenidos y propósitos a los  de las fiestas”.

“En los últimos treinta años nosotros hemos realizado el Cabildo de Getsemaní el 11 de noviembre”, precisa Miguel Caballero, presidente de la Fundación Gimaní Cultural.

“No es factible ni por seguridad, hacer dos desfiles el mismo 11 de noviembre. Las fiestas empezaban el jueves y terminaban el lunes, pero ahora, con esta agenda, nos han cercenado la fiesta. Cartagena colapsa y se revienta con esta agenda”, puntualiza Caballero.

“El Cabildo reviste igual importancia y debe ser apoyado por el IPCC, sin que sea un evento opuesto o paralelo. Por el contrario, deben ser integrados mediante la concertación de una programación integral que se complementen, aportando y escenificando ambos sus contenidos históricos y simbólicos”, agrega Alfonso Arce.

La petición a la dirección del IPCC y a la Alcaldía de Cartagena, es que  “respeten el proceso de Salvaguardia de nuestras Fiestas de Independencia y demuestren un real compromiso con la Formulación del Plan Especial  de Salvaguardia, las decisiones oficiales deben ser congruentes, consultadas y consensuadas para que la agenda festiva no ponga en riesgo el patrimonio”.

Los rumbos polémicos

“El primer desacierto empezó con la elección del afiche de las Fiestas de la Independencia, que se hizo sin consultar al Consejo de Artes Plásticas ni al Consejo Distrital de Cultura”, dijo Maritza Zúñiga, de la Unidad de Artes Plásticas y directora de la Comparsa Las Cobras.

“El segundo desacierto fue crear una Agenda de las Fiestas de la Independencia, también sin concertación de los gestores, el Comité de Revitalización y lanceros. Nos presentaron un borrador al que le hicimos sugerencias que finalmente no fueron tenidas en cuenta en la agenda final. Y el molestar del sector se reveló cuando se incluyeron dos desfiles, el de la Independencia y el del Cabildo de Getsemaní el mismo día 11 de noviembre.

A esto se sumó, que la directora del IPCC, fue a Bogotá a presentar la agenda de las Fiestas de la Independencia, acompañada de la Reina de la Independencia, y no tuvo en cuenta a los lanceros ni a los gestores, que son actores festivos.

La reina es algo relativamente nuevo. Las fiestas de Independencia de Cartagena son las más antiguas del país. A todo lo anterior, se suma, el hecho de que el IPCC dejó en manos del Ministerio de Cultura la decisión de hacer uno o dos desfiles, cuando esa decisión la ha tenido siempre Cartagena”.

Sin demeritar la trayectoria de la directora Ruby Mutis, “una gestora bien intencionada nombrada en un momento crucial de la administración local”, la lancera Mildred Figueroa, dice que “la experiencia de Mutis en Barranquilla, es muy distinta a una ciudad compleja y llena de contradicciones como Cartagena”.

“Pero la cultura no puede limitarse al núcleo de las fiestas, ni tampoco al de la gastronomía. La cultura es el patrimonio inmaterial y material, las artes, la poesía, la tradición, No se puede reducir”, cuestiona Maritza.

Iconos festivos

La lancera y gestora cultural Mildred Figueroa, opina que “la fecha esencial de las Fiestas de Independencia es el 11 de Noviembre, y de esa fecha deriva todo lo demás eventos. Habría que preguntarse si la ciudad está preparada para hacer dos desfiles en un mismo día, y si esa decisión perjudique un icono festivo como el Cabildo de Getsemaní.

El gran éxito del Carnaval de Barranquilla es que toda la ciudad se unió para algo extraordinario y patrimonial. Nosotros aún no nos hemos unido. Nosotros vemos hoy la inmensa riqueza del carnaval barranquillero, y muchas de esas expresiones que eran de Cartagena, fueron dignificadas y apropiadas de la mejor manera por la tradición popular que ya es patrimonial.

Las reinas también son iconos de estas fiestas.

Ellas son motores de la comunidad, pero deben ser voceras de la historia de la independencia”.

Plantón festivo

El Cabildo de Getsemaní sugirió a las autoridades del distrito, revisar la agenda festiva, y recuperar los cinco días de la celebración histórica, y no limitarlos a solo dos días.

“Es incréible que después de tres días en blanco, tengamos dos desfiles en un solo día. Eso es la muerte de las fiestas. La agenda prevista no propicia la sinergia, sino que  resta y divide, en vez de sumar y complementar”, dice Miguel Caballero.

“Hemos decidido en la Fundación Gimaní Cultural realizar un Plantón para el 13 de septiembre, con todos los actores festivos que irán vestidos de negro, llevando el féretro de las Fiestas de Independencia, envueltos en la bandera de la ciudad. Ese velorio recorrerá el corazón amurallado de la ciudad desde Getsemaní hasta la Plaza de la Aduana. Allí no vamos a bailar sino a llorar. Según el proceder de las autoridades, lloraremos o bailaremos. Pero todo ahora es incierto y conflictivo para el rumbo de las fiestas”.
El Cabildo de Getsemaní de 2018 está consagrado a Delia Zapata Olivella. El Cabildo se denomina “Cumbia: Delia la danza y Rufo Garrido la música”.

La fiesta no se detiene

Pero las Fiestas de Independencia de Cartagena, no pueden detener el proceso iniciado tras su inclusión, en la lista del Patrimonio Cultural de Colombia.  Ese proceso de revitalización comenzó en 2004 y avanzó en ascenso, pese a los declives administrativos y los años de desgobierno.

Tanto el desfile de la Independencia como el Cabildo de Getsemaní, son trascendentales.

El Cabildo ha logrado en más de treinta años preservar una tradición que rebasa el 11 de noviembre de 1811.

Epílogo

Fue imposible ayer obtener una declaración del nuevo funcionario Iván Sanes y de la misma manera, de la saliente funcionaria Ruby Mutis.

Las voces de los funcionarios trenzados con las sugerencias de los gestores, en una mesa concertada, podría generar una salida conversada y dialogada. Los actores festivos están en la encrucijada de lograr una conciliación con el nuevo director Iván Sanes y buscar el mejor sendero de la tradición.

Hay poco tiempo ya.

Está en  juego, la fiesta más vieja y emblemática del país.

Y con ella, una tradición que se enraiza con su historia y su memoria ancestral.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cultural

DE INTERÉS