Cultural


Cartagena y sus invisibles estaciones literarias

El Centro amurallado de Cartagena es un entramado de memorias literarias y artísticas donde vivieron y murieron grandes personajes de la historia.

GUSTAVO TATIS GUERRA

25 de junio de 2022 12:32 PM

Si uno camina por el Centro amurallado de Cartagena, cruza un entramado de memorias literarias y artísticas. Lea también: Día de Entrada Gratis al Castillo de San Felipe este domingo.

Si llega a la Torre del Reloj erigida en 1911 para celebrar el primer centenario de la Independencia de la ciudad, ve que el reloj y su vieja brújula están sobre la muralla y sobre las antiguas y primeras puertas coloniales de Cartagena. Lo Boca del Puente alude al puente levadizo que unía el Centro con Getsemaní, y su cielo de agua que llegaba hasta sus puertas. Por esas puertas pasó el general Simón Bolívar, y Pablo Morillo cuando entró en agosto de 1815 a reconquistar la ciudad para la corona española.

Por esas puertas pasaron las carretilladas de muertos del Sitio de Morillo, rumbo a la fosa común del mar. Por esa misma puerta entró el muchacho de 21 años que sería Premio Nobel de Literatura, cuando arribó de emergencia a la ciudad después del magnicidio de Gaitán el 9 de abril de 1948.

En la misma Calle de la Factoría, esquina, vivió el artista Alejandro Obregón desde 1967 hasta 1992

La vista de la Plaza de los Coches y el Portal de los Dulces aparece en novelas, cuentos y poemas, en canciones y en pinturas. Está en un soneto de Luis Carlos López, el legendario Tuerto López, quien en sus libros ‘Por el atajo’ y ‘Posturas difíciles’, nombró cada calle del Centro amurallado en sus versos. La Calle del Tablón, donde nació el poeta, aparece en dos poemas. La calle y la casa natal aún existe, fue convertida en miscelánea comercial. En la Casa de Bolívar, en la Calle San Agustín Chiquita, vivió el general Bolívar y allí redactó el Manifiesto de Cartagena, y allí funcionó también una de las sedes de la Tertulia del Bodegón.

En la Casa del Marqués de Valdehoyos, en la Calle de la Factoría, vivieron el poeta Luis Carlos López y el general Mariano Montilla. Es la casa que sirvió de escenario para la filmación de las películas: ‘La misión’, ‘Crónica de una muerte anunciada’ y ‘El amor en los tiempos del cólera’.

En la misma Calle de la Factoría, esquina, vivió el artista Alejandro Obregón desde 1967 hasta 1992, allí le pegó tres tiros a uno de sus autorretratos. Y allí creó centenares de obras que forman parte del patrimonio artístico de Colombia.

En San Diego, en la Calle del Curato, el escritor García Márquez construyó su casa frente a la muralla y el mar, en 1995, en un terreno que en el pasado era un campo de tiro de oficiales jóvenes y, mucho antes, una huerta de las monjas clarisas.

Muy cerca de la Biblioteca Bartolomé Calvo, en la Casa pintada de rojo que alguna vez fue la Casa Mapfre, vivió y murió el escritor y presidente Juan José Nieto.

En una casa de la Calle del Espíritu Santo, en Getsemaní, vivió el escritor, médico y pensador Manuel Zapata Olivella desde 1935. Mucho antes, en esa misma calle habían vivido su padre y sus tíos y tías.

En otra casa que aún no hemos identificado en Getsemaní, nació en 1938 el escritor Germán Espinosa.

En una casa de la Calle Don Sancho vivió siempre el escritor y editor Sícalo Pinaud y en esa misma calle, el escritor Jorge García Usta.

130
años se cumplieron del natalicio de Luis Carlos López. Nació en una casa con balcones de la Calle del Tablón.

En la Media Luna, en Getsemaní, vivió el poeta Raúl Gómez Jattin. En su juventud vivió sus años de bachillerato en una vieja casona del Centro amurallado de Cartagena. También en una habitación de una casa donde hoy existe el hotel temático de escritores Kartaxa.

En una casa frente a la antigua Escuela de Bellas Artes de Cartagena, hoy Unibac, vivió desde niño hasta su muerte el célebre músico Adolfo Mejía.

En una casa detrás de la iglesia del barrio Torices vivió la abuela Concepción Montes, la abuela del músico Lucho Bermúdez. También el músico vivió en San Diego, Calle de la Cruz y Crespo, y tuvo un Salón de Baile en Getsemaní.

En el Baluarte San Francisco Javier, antiguo Hospital Naval, el joven reportero García Márquez entrevistó a Luis Alejandro Velasco, para su serie de catorce entregas: ‘Relato de un náufrago’, en El Espectador, en 1955. Ese escenario se volvió sede del Festival de Cine de Cartagena.

En la actual Serrezuela se hicieron los primeros Festivales de Música del Caribe hace 40 años.

En un apartamento frente a una de las sedes del Hotel Santa Clara, vivió el gran pintor y profesor Pierre Daguet.

En un apartamento de la Calle del Arzobispado vivió Clemente Manuel Zabala, el primer jefe de redacción del diario El Universal.

  NOTICIAS RECOMENDADAS