Cultural


Castello, el bailarín cartagenero que triunfa en Francia

Desde niño supo que el baile era su pasión. Hoy Javier Castillo cuenta la historia que lo llevó a ser un gran profesor de Afrodance en el extranjero.

VALERIA VIAÑA PADILLA-EL UNIVERSAL

30 de marzo de 2021 04:09 PM

A Javier no le tiemblan las piernas para tirar pase. Por el contrario, parece un trompo cada vez que empieza su rutina de baile enseñándole a otros, esta vez en una academia urbana ubicada en Francia, donde se radicó hace varios años.

Lo que él considera su oficio y profesión, hoy le ha dado todo para ser feliz: vivir cómodamente en un país europeo, ser profesor de reconocidos artistas locales, aparecer en videos musicales y, sobre todo, darse a conocer en Cartagena como el precursor de fusionar el baile de champeta con lo urbano.

Debido a la pandemia, Javier Castillo está de paso por su natal Cartagena tras llegar en un vuelo humanitario por el Covid-19. Pero este bailarín, también conocido como “ Castello” - que es la traducción de su apellido en italiano - no para de enseñar su arte, pues mañana dictará una de sus clases a las 6:30 de la noche en Manga.

El baile en sus venas

Cuando Javier Enrique Castillo Botero era un niño, sentía como la música se apoderaba de su cuerpo. Tenía como referente a Michael Jackson y a Justin Timberlake, y en el fondo decía: “quiero bailar como ellos” y lo logró.

Su sueño jamás se detuvo. Cuando estudiaba en el colegio Comfenalco se dio a conocer en eventos culturales y recuerda que su primera coreografía aprendida fue un sanjuanero, pues la danza del folclor también hace parte de sus raíces.

Castello, el bailarín cartagenero que triunfa en Francia

“Bailo de todo, pero lo mío es la música urbana, especialmente el género Afrodance y el hip hop. Para mí bailar es como sentir que vivo y el por qué vale la pena hacer lo que hago”, expresó este bailarín de 39 años.

Pero no todo se resume en un baile cultural escolar. Hizo parte del grupo de Lucho Jiménez, Academia Danzas Modernas de Cartagena, y fue perfeccionando su talento al incursionar en el Colegio del Cuerpo con clases de danza contemporánea, junto al talentoso Álvaro Restrepo.

“Después me fui a Bogotá como profesor de Rumba, Hip Hop y Danzas Modernas. Y entre el 2005 y 2009 fui profesor del cantante Karoll Márquez, con quien viajé a México en una de sus presentaciones. Y no solo eso, he participado como bailarín en el reality Yo me llamo y bailé para Maluma cuando iniciaba su carrera artística”, recordó Castello.

Se internacionalizó

Fue tanta la experticia de Javier que su baile se internacionalizó. Academias y organizaciones urbanas lo llamaron para ser profesor de Danza Urbana y de Zumba, emigrando en un principio a Bélgica, y después a Francia.

“No fue fácil posesionarme porque allá el bailarín colombiano se identifica por la salsa, entonces fue un reto enseñarles nuestra cultura afro como cartageneros y que acá también se baila muy bien estos ritmos”, dijo.

El anhelo de Javier es bailar hasta que el cuerpo se lo permita. Ojalá siempre. Por eso su legado es su reciente libro titulado Afrodance, que fue lanzado hace un mes, con el que invita al público a leer sobre este movimiento cultural a través de la recopilación de entrevistas realizadas a bailarines y coreógrafos.