El científico Raúl Cuero deslumbra al mundo

24 de octubre de 2009 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un ser deslumbrante. Su intervención en la clausura del Encuentro Internacional con nuestra historia, en el Teatro Adolfo Mejía, conmovió por su prodigiosa experiencia, honestidad y transparencia. El científico Raúl Cuero (Buenaventura, 1948), dijo que empezó su vida de exploración del mundo jugando en su casa con cucarachas, lagartos y pájaros. Y ese sentido de la observación y la curiosidad fueron el principio de una larga experiencia como científico. Compartió su visión de las diásporas de Europa, América y África y celebró al Judío Errante porque “aprendió de todas las culturas del mundo”. Fue enfático al decir que hay seres que tienen más educación que inteligencia o más inteligencia que educación, y que no todo aquel que tiene habilidades para algo tiene talento y creatividad. Pero tampoco la observación nos hace creativos. El científico presentó a los jóvenes investigadores del Parque de la Creatividad, cuyos expositores sorprendieron por su rigor y pasión por su quehacer científico. La joven Juliana Londoño dijo que “hay que crear cosas universales y salir al mundo a compartirlas”. Raúl Cuero ha maravillado a la ciencia del mundo al tomar imágenes ópticas de Marte y al analizar su biogénesis comparada con nuestro planeta. Ha recibido una veintena de diplomas y distinciones internacionales. Es Profesor Distinguido de Microbiología. En 2003 ganó el Premio de Tecnología de la Nasa y el Tech Brief Monetary Award. Es Científico Investigador y Profesor Distinguido. Estudio en U.S.A Biología y Patología de Plantas. Ganó otra beca para obtener su doctorado en Microbiología en el Reino Unido. Una de sus obras "Triunfo y de supervivencia" sobre la base en el campo de la ciencia. Su último trabajo sobre la biogénesis es la investigación que más ha gozado, porque “tiene que ver con la propia vida y la imprevisibilidad de lo desconocido”. “La ciencia no lo ha resuelto todo. Se requieren líderes de fe. Liderar es servir”, propuso el incentivo de una cultura de la creatividad desde la infancia, una voluntad y una pasión sustentada en proyectos, invertir en la reserva humana juvenil, en el apetito del conocimiento, la tecnología y la innovación. La gran riqueza por explotar no está dada en las tecnologías creadas sino en “lo que tenemos en el cerebro”. “La excelencia es lo que cuenta”.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cultural

DE INTERÉS