Cultural


‘El rastro de la noche’, el libro de poemas de Gabriel Rodríguez

Una compilación de poemas escritos por décadas ha sido revelada por este arquitecto y escritor cartagenero.

CRISTIAN AGÁMEZ PÁJARO

06 de septiembre de 2020 07:00 AM

Gabriel Rodríguez Osorio (Cartagena -1955) tiene en su memoria aquel poema, el primero de muchísimos en su vida. Él estaba en bachillerato y una novia de aquella época juvenil lo inspiró a escribir versos de amor. “Empecé escribiendo un poema de amor -recuerda-, para conquistarla yo le hice un verso, ella me comenzó a admirar como poeta y quedé con ese compromiso de narrar cosas”.

Desde entonces se sintió cercano a la literatura -aunque dedicara su vida a su otra pasión: la arquitectura- y no ha parado de escribir. Esperó un buen tiempo, décadas, para sacar a la luz varias de esas composiciones poéticas que tenía guardadas en el baúl de su intimidad, inspiradas en el amor, en las mujeres, en la noche y la luz de la luna. “Estoy escribiendo desde que estaba en el colegio, en cuarto de bachillerato, ahí empezó mi amor por la lectura y la literatura. Comencé leyendo los conocidos paquitos, en el Centro, en el Parque del Centenario, después con más conocimientos empezamos a leer a los escritores nacionales”, recuerda.

Fue su amigo Erick Bozzi Anderson, también poeta, quien lo influenció de una manera que descubrió el verso, pero también “tengo enorme influencia de Raúl Gómez Jattin”, de Luis Carlos López y de otros escritores del Caribe y del mundo, como Pablo Neruda y Mario Benedetti. Ya antes había publicado la novela ‘Serenata para un éxodo’, y ahora nos presenta este primer libro de poemas: ‘El rastro de la noche’.

“Mi musa es la mujer. La mujer es donde comienza y donde acaba la geografía, la mujer y la geografía son la misma cosa. He sido un hombre enamorado, enamorado del amor, de la mujer”, comenta. Algunos de esos poemas fueron escritos en su larga estancia en Nueva York, donde vivió por ocho años y a la que considera es quizá “la ciudad más caribe que hay en el mundo”. El libro ‘El rastro de la noche’ “quería publicarlo desde siempre. Eran poemas que estaban ahí hace muchos años”, confiesa. “Se los mostré a mi amiga Guiomar Cuesta y le parecieron buenos”, añade. “Este soñador por excelencia, que es Gabriel Rodríguez, encuentra en la noche su inspiración, su fuego, es el tiempo en que reposa, el tiempo de la noche, donde su espíritu halla la materia intangible que da lugar al poema”, describe la prologista Guiomar Cuesta.

Y menciona una de esas creaciones, el poema Creación I: “Como todo era nuevo//y era domingo//-y estábamos aún húmedos de Dios- nuestros cuerpos olían todavía// al barro de la creación”. Son poemas cercanos a la mujer, al amor, pero también a Dios; a los ángeles, a lo celestial, e incluso a lo infernal. “Yo soy profundamente religioso místico, religioso, se burlan de mí porque me santiguo como diez veces al día. Mi vida ha sido un testimonio de la vida de Dios”, revela el poeta.

Más del libro

‘El rastro de la noche’ fue publicado en 2018 en la Feria del Libro de Bogotá, bajo el sello editorial Apidama. “Fue un éxito. Se vendió mucho. En las librerías se agotó. Los libros los he regalado a las bibliotecas, quiero que se divulgue, que es lo importante”, explica su autor. Ha estado en diversos escenarios y tiene pendiente su presentación en Cartagena, que se ha pospuesto por la pandemia del coronavirus.

Además de escribir poemas, Gabriel Rodríguez es arquitecto, especialista en Planificación Urbana. Fue asesor del Festival de Música del Caribe. Ha sido columnista por largos años del periódico El Universal y del periódico virtual Los Irreverentes. Ahora se encuentra sumergido en la construcción de su siguiente libro: ‘El hombre más triste del mundo’. Prepara también ‘Aconteceres de la vida cotidiana’, una recopilación de 200 artículos periodísticos que ha publicado entre 2013 y 2017.