Cultural


Falleció en Barranquilla el periodista, escritor y profesor Ramón Illán Bacca

Nació en Santa Marta, pero siempre se sintió un barranquillero más. En los últimos años era profesor de literatura de la Universidad del Norte.

JUAN MANUEL CANTILLO ARRIETA

18 de enero de 2021 12:12 PM

En la madrugada del domingo 17 de enero, falleció en Barranquilla el escritor, periodista y profesor de la Universidad del Norte Ramón Illán Bacca, cuando le quedaban pocos días para cumplir 83 años, se apagó la voz de uno de los cuentistas más alegres del caribe colombiano.

Nació en Santa Marta, Magdalena, pero se sentía barranquillero, porque en esta ciudad vivió casi toda su vida. Era abogado de formación, renunció a ese título desde el momento que dejó de ejercer. Le gustaba lo de ser reconocido como escritor, se apasionaba hablar de literatura y sus pupilos en la Universidad del Norte lo recuerdan porque “sus clases eran tan entretenidas como curiosas”.

Era profesor de la Universidad del Norte, a la que estuvo vinculado por más de 40 años.

Como escritor escribió cinco novenas, entre las que se destacan: ‘Maracas en la ópera, Débora Kruel, La Mujer Barbuda, esta última data del 2011. También escribió cuentos y muchos textos de investigación sobre la Región Caribe.

El rector de la Universidad del Norte, Adolfo Meisel, recordó que “en 2018 rendimos un homenaje muy sentido, como universidad, a su dedicación, vocación docente y, sobre todo, a sus aportes a la literatura caribe. Fue un momento muy emotivo en donde logramos exaltar la obra de Ramón y compartir con estudiantes y docentes un diálogo de la vida y obra de Ramón”.

Alberto De Castro, decano de Humanidades de Uninorte, destacó que el profesor Ramón Illán Bacca es uno de los escritores más importantes del caribe colombiano, que también destacó en el campo del periodismo cultural.

“Un profesor brillante, excelente, capaz de integrar la seriedad periodística del dato básico, rigurosamente tratado, con un humor inteligente y crítico. Esa, en gran parte, es su grandeza, la capacidad de manejar la sátira de una forma seria y formal. Como persona, un ser humano increíblemente noble. Con una visión aguda y un compromiso intachable con su costa caribe”, apuntó De Castro.