Cultural


La Ruta del Magdalena: 1.540 Kilómetros de historias

La travesía arrancó hoy 2 de noviembre en Bocas de Ceniza y termina en la Laguna de la Magdalena el 20 del mismo mes.

REDACCIÓN CULTURAL

02 de noviembre de 2021 05:42 PM

Navegar por el Río Grande de la Magdalena o tan sólo un momento de contemplación desde sus orillas, es un acto de revelación que por siglos ha pasado de largo frente a los ojos de la mayoría de los colombianos sin despertar consciencia acerca de su trascendencia. Muchos ni siquiera lo han experimentado entrando en sus aguas.

Pero el momento llegó gracias a La Ruta del Magdalena:1540 kilómetros de historias, una travesía por ‘Yuma’ -el río amigo-, como lo llamaban los antiguos habitantes de sus riberas, que emprende de RTVC Sistema de Medios Públicos y que invita a reencontrarse con la principal arteria fluvial del país, transitando por sus aguas, pueblos ribereños, palpando sus realidades, historias y necesidades para acercar más a un país que se olvidó de su gran río.

Un recorrido que va hasta el 20 de noviembre, por al menos 25 de los 128 municipios que bañan sus aguas, con un equipo de más de 40 profesionales entre periodistas, videógrafos, documentalistas y técnicos, desde la desembocadura en Bocas de Ceniza en Barranquilla hasta el nacimiento en la Laguna de la Magdalena, en límites entre Huila y Cauca, a 3.700 metros sobre el nivel del mar.

La Ruta del Magdalena conectará a los colombianos con el pasado glorioso, el preocupante presente y el futuro gris e incierto del río como patrimonio de la nación.

“Es una travesía de apropiación real y respetuosa del río a través de la radio, la televisión, las redes sociales y las plataformas digitales de RTVC, que permite tener una visión diversa de la dimensión ecoambiental, económica, comercial, de infraestructura, turismo, cultural, social e histórica sobre el río Magdalena”, explica el gerente del Sistema de Medios Públicos, Álvaro García.

La Ruta del Magdalena: 1.540 kilómetros de historias será la oportunidad para los colombianos de abordar y navegar por un caudal de temas impregnados de realidad, de relatos de alegría y dolor, de tiempos de paz y conflicto; de bonanza y pobreza, de progreso y devastación. Pero también de mito y leyenda, música, tradición, saberes y sabores y toda una miscelánea de raíces culturales ancestrales.

Este proyecto de gran envergadura, de RTVC Sistema de Medios Públicos y sus marcas Señal Colombia, Canal Institucional, Radio Nacional de Colombia, Radiónica, Señal Memoria y RTVC Play,busca conectar a los colombianos con el río, tocar el alma de toda una nación para reconocer el pasado, vivir el presente y avizorar el futuro del Río Magdalena.

Los tesoros del río

La Ruta del Magdalena, 1540 kilómetros de historia, supone el desplazamiento simultáneo por agua, pero también por tierra, en las carreteras que corren paralelas al río Magdalena, para retratar lo que el naturalista colombo canadiense Wade Davis describió como “la principal razón por la que Colombia existe como Nación”.

El eje narrativo será el agua, un recurso natural que permite la producción de alimentos, motor del desarrollo del país, vía de transporte y comercio, fuente de turismo, generador de empleos y de energía eléctrica. Sin embargo, tanta actividad en nombre del progreso también le ha jugado en contra. El tiempo, la desatención y desconexión con el río le ha llevado a un deterioro paulatino que lo ha puesto en riesgo de muerte.

A través de ‘El Caripuaña’, como lo llamaban los ancestros, se observan todos los períodos de la historia colombiana desde los primeros pobladores, el nacimiento de la modernidad y el conflicto, hasta las amenazas que hoy lo acechan.

Algo que se ha perdido de vista y que RTVC quiere mostrar a las nuevas generaciones que no tienen mayor conocimiento sobre el Magdalena, pero cuya naturaleza curiosa se sorprende, maravilla y les invita a descubrir y remarcar la importancia de lo que se ha construido y destruido. Enseñarles a ver el agua como una riqueza y al río como un amigo que hay que conocer, acoger y respetar. Y a las generaciones de antes para volver a enamorarse de él.

  NOTICIAS RECOMENDADAS