Cultural


‘Recomenzar’, de Rafa Manjarrez y grabada por Silvestre, ya tiene video

El video de la canción fue grabado en el monumento La Ventana al Mundo, en Barranquilla, en un majestuoso escenario con excelente escenografía.

JUAN CARLOS TRAVECEDO* - ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL

06 de enero de 2021 12:12 PM

Una de las canciones que promete quedarse para siempre entre nosotros y ser un éxito musical es ‘Recomenzar’. Este tema ya cuenta con video.

La composición fue cantada por Silvestre Dangond en vivo el pasado 31 de diciembre, durante el lanzamiento de su nuevo disco ‘Las locuras mías’, que fue todo un éxito ante más de 100.000 espectadores que se conectaron de manera virtual, desde más de 40 países. El evento fue transmitido en la noche a través de la plataforma La Caja de La Música.

Los asistentes virtuales al concierto pudieron disfrutar de varios éxitos del cantautor vallenato Rafa Manjarrez, entre estos ‘Recomenzar’, de su autoría.

‘Recomenzar’ es una canción que relata la historia del hombre infiel que decide aceptar su culpa, bajar la cabeza y pedir perdón a la mujer que ama. “La canción nace porque el perdón se constituye en un aspecto fundamental en un amor muy en serio”, precisa Rafa Manjarrez.

Esta canción hace su aporte en este disco de Silvestre Dangond, dejando su sello a través de la riqueza melódica del vallenato tradicional y clásico, “con su amplia gama creativa e inspiradora y armónica”, indica el compositor.

EL VIDEO

El video de la canción fue grabado en el monumento La Ventana al Mundo, en la Rotonda de la Calle 110 de la ciudad de Barranquilla, en un majestuoso escenario con excelente escenografía, acompañado con su grupo, excelente sonido y luces extraordinarias.

El video de ‘Recomenzar’ dura 4 minutos y siete segundos.

Silvestre en la mitad de la canción detiene su presentación y expresa: “Esto es lo más bonito de la canción: Hay da por hecho corazón que en estos días te echo tu lloradita, eres la mujer que quiero, por eso tanto remordimiento, no me pidas que ande feliz y campante muerto de la risa, y no me pidan que no puedo armar un baile dentro de un convento”.