‘Sumercé’, primera película colombiana que se estrenará en tiempos de COVID -19

22 de mayo de 2020 06:06 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La directora Victoria Solano anunció el estreno de su nuevo largometraje documental ‘Sumercé’, que tenía confirmado en salas de cine en abril pasado, para el próximo 11 de junio en la plataforma Mowies, convirtiéndose así en la primera producción colombiana en estrenar en tiempos de Covid-19.

A esta directora colombiana la caracteriza un espíritu guerrero, que ya mostró en su anterior documental ‘9.70’, en el que habló fuerte sobre el despojo y destrucción de semillas usadas por campesinos en sus cultivos, quienes por sembrar, como lo habían aprendido de sus ancestros, ahora eran considerados ‘ilegales’. Fue tan fuerte el documental que una resolución que se alistaba en el Congreso de la República fue congelada.

“Vinieron por las semillas, ahora vienen por el agua”, es una de las frases que usa Victoria para resumir su nueva producción, ‘Sumercé’, que gira en torno a la necesidad de proteger los páramos colombianos, que representan el 59% de esas grandes ‘fábricas’ de agua existentes en el mundo, de la minería ilegal y de cómo los campesinos que los habitan y cuidan son equiparados con las grandes compañías que la practican a gran escala.

‘Sumercé’ fue hecha en formato para cine, pero ante los cierres de las salas por cuenta del Coronavirus, Victoria decidió estrenarla en la plataforma que se ha convertido, desde hace más de dos años, en el mejor aliado para los creadores de todo tipo de producciones audiovisuales: Mowies. Allí estará disponible para ser vista, por un costo de 10 mil pesos, a partir del próximo 11 de junio.

Es una oportunidad para sumergirse en la vida de tres líderes campesinos ambientales, dos boyacenses y una cundinamarquesa, que buscan proteger los páramos de los grandes riesgos a los que están expuestos, más allá de las intenciones de protección que se realizan desde los aparatos, legislativo y judicial colombianos. Cada uno, a su manera enfrenta a grandes maquinarias para que sus palabras sean escuchadas.

Como nunca, hoy, enfrentados al Covid-19, las alarmas encendidas por la directora Victoria Solano tanto en ‘9.70’ como en ‘Sumercé’ y por los protagonistas de esta última el veterano activista Eduardo Moreno, el líder agrario César Pachón y la líder campesina Rosita Rodríguez, habían tenido tanta claridad para los oídos sordos de un país que está en deuda con el campo y que considera a sus campesinos como ciudadanos de segunda clase.

A pesar de ser un país con grandes territorios agrícolas, rico en grandes afluentes de agua y con un conocimiento ancestral de todo tipo de cultivos por parte de miles de colombianos que nunca quisieron abandonar sus parcelas, pero que fueron sacados a la fuerza por los violentos o por el abandono del Estado, que no ofrece condiciones ni garantías de una vida digna en las zonas rurales, Colombia, como muchos otros países, se enfrenta a una crisis alimentaria sin precedentes.

Lo que debería ser un país autosuficiente al tener “despensas” a lo largo y ancho de su territorio, es hoy en medio de la pandemia, un país asustado que depende de otros mercados para surtirlo de productos alimentarios que por generaciones cultivó el campesino colombiano que, además, debe comprar las semillas a grandes multinacionales para producir las pocas cosechas que pueden llegar a ser rentables.

¿Qué pasará cuando esos países surtidores, que actualmente ordenan que sus producciones industriales de respiradores sean solo para consumo interno, decidan también almacenar la producción agrícola o que esta no pueda llegar por el cierre de fronteras?

¿Será que el estado colombiano valorará y potenciará el campo, construirá carreteras, dispondrá de medidas justas para los campesinos en una ecuación en la que el que más trabaja es el que menos recibe?, ¿será un socio justo que facilita recursos a quienes realmente lo necesitan?, ¿ofrecerá suficientes garantías en salud, educación y seguridad para que los jóvenes decidan quedarse en sus parcelas a cultivar la tierra?

Mucha valentía requirió para seguir adelante con el rodaje de ‘Sumercé’ cuando el equipo fue amenazado por hombres encapuchados que se movilizaban en moto, en una vía pública donde había letreros de ‘Propiedad privada – Riesgo de vida’, mientras captaban imágenes en las que se aprecia la minería de carbón en medio del páramo.

‘Sumercé’, distribuida en Colombia por Doc:co, tuvo su premier mundial en el prestigioso Festival de Cine de Sheffield, donde fue nominada al premio Tim Hetherington. Luego participó en tres festivales europeos de derechos humanos, en Berlín, Nuremberg y Lugano. También fue invitada a participar en Praga, en One World, el festival de cine de derechos humanos más prestigioso de Europa.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cultural

DE INTERÉS