Deportes


Barranquilla con la ‘alegría reprimida’, pese que juega Colombia

Sectores de la ciudad en un día como hoy eran un hervidero humano, hoy se sienten restringidos y opacados por culpa del nuevo coronavirus.

JUAN MANUEL CANTILLO ARRIETA

09 de octubre de 2020 01:01 PM

El día que jugaba la Selección Colombia Barranquilla era un hervidero humano. Las personas trabajaban hasta mediodía porque ese día era decretado cívico, las calles estaban ‘pintadas’ con el tricolor Nacional, pero esa alegría de los barranquilleros y colombianos en general está ‘reprimida’ hoy por culpa del nuevo coronavirus.

La alegría del barranquillero la despiertan tres cosas fundamentales: el Carnaval, Junior y la Selección Colombia. Hoy una de esas pasiones juega, la Selección, pero no se siente la alegría en el ambiente como en otros tiempos, la pandemia golpeó mucho a la ciudad, que pese a que ya pasó el pico más alto y las cifras siguen bajando, todavía quedan heridas y huellas por la pérdida de padres, hijos, hermanos y amigos que sufrieron muchas familias.

Seguramente algunas personas saldrán a presenciar el partido que Colombia disputará este viernes ante Venezuela. Irán a aquellos sitios que están habilitados por el Distrito para recibir público, pero con muchas restricciones. Unas esas limitaciones es que no se podrá estar muy cerca de otras personas, hay restricciones para los abrazos efusivos, para danzar en grupo; en fin, será una alegría reprimida la que el hincha colombiano tendrá.

En Barranquilla es común ver que cada vez que Colombia anota un gol, el hincha sale y se abrace con todos, brinque, baile, salte y todo el sitio se convierta en un ‘carnaval’, donde surge la maicena para pintar de blanco del otro, así no sea conocido. Es el paroxismo total el que sale a flote cuando se celebra un gol de Colombia. Hoy no será así. Seguramente aquellas familias o amigos que han estado juntos durante la pandemia, lo harán, pero tendrán la limitante de que no podrán hacerlo con un desconocido, como sí se hacía cuando no había llegado la pandemia.

Para este viernes se han habilitado algunos sectores, los mismos de antes, para ver el partido, pero no tendrán el aforo total y las medidas de bioseguridad se deben cumplir al pie de la letra, si no quieren que les cierren el local. Patrullas conformadas por la Policía, Ejército Nacional y las distintas secretarías del Distrito estarán vigilantes para controlar los confinamientos y aglomeraciones, porque hoy lo que prima es la salud de las personas y no otra cosa. Así que se debe reprimir un poco esa alegría y dejarla para cuando esto pase.