Barsa lamenta su suerte; Madrid ríe

29 de abril de 2010 09:45 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un año y casi dos temporadas. Es el tiempo que Pep Guardiola tardó en perder una eliminatoria de Liga de Campeones con el Barcelona. Mientras la afición blaugrana lamentaba el jueves su suerte, la victoria del Inter de Milán se celebraba como propia por su eterno rival en Madrid. El primer gran traspié de la era Guardiola comenzó a cocinarse la semana pasada con la derrota 3-1 en Italia, que hizo inútil el triunfo por 1-0 del miércoles en el Camp Nou en la definición de las semifinales. Nada pudo hacer el Barsa, con un hombre más, atrapado en la telaraña defensiva tejida por el técnico portugués José Mourinho. “Cuando nueve jugadores defienden no es fácil, atacar siempre es lo más difícil”, reconoció Guardiola. La gran final europea está servida y la disputarán el Inter y el Bayern Munich el 22 de mayo en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid. QUE DICEN “El Barsa se estrella contra la muralla defensiva del Inter”, tituló el diario catalán La Vanguardia. “El legendario 'catenaccio' del Inter saca al Barsa de la final”, dijo el madrileño El País. Impotencia y frustración fueron las palabras más repetidas por la prensa. El sueco Zlatan Ibrahimovic pasó inadvertido en los 180 minutos de la eliminatoria, el argentino Lionel Messi, maniatado por su compatriota Esteban Cambiasso, apenas apareció con algún destello cuando más se le esperaba. Xavi Hernández no encontró el hueco preciso y Pedro Rodríguez no pudo prolongar su duende goleador. Según La Vanguardia, la apuesta de Guardiola por Ibrahimovich, un jugador de mayor altura y menor movilidad, en lugar de Samuel Eto'o “no ha cuajado”. Eto'o pasó al Inter a cambio del sueco. La misma lectura hicieron casi todos los analistas deportivos, que acusaron al delantero sueco de haber permanecido estático en el campo, incapaz de interpretar el juego de sus compañeros. El País aseguró que el todopoderoso Barcelona que ganó seis títulos la temporada pasada “ha perdido chispa, finura e ingenio y se le nota fatigado”. No obstante, según el periódico, mantener el nivel de la temporada pasada era una misión casi imposible. El propio Guardiola pareció revolverse al terminar el partido cuando un periodista le preguntó si el Barsa había sido víctima de su propio éxito. “Un equipo que suma 87 puntos en la liga, que ha llegado a las seminfinales de la Copa de Europa, no es víctima de nada”, aseguró. “En este club sabemos ganar y sabemos muy bien perder”. El técnico español reiteró que no es el momento de cuestionar a una plantilla que lo ha ganado todo y pidió un último esfuerzo para conquistar la liga, el único título al que aspira el conjunto catalán.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Deportes

DE INTERÉS