Béisbol


Ángel Cano, el cartagenero que la está pegando en Altos, Oklahoma

El joven cartagenero es una de las estrellas del béisbol en el equipo universitario de los Pioneros del Western Oklahoma State College.

Lorena Muñoz Marrugo

Especial para El Universal

El jovencito acomoda sus 1,90 metros de estatura en la caja de bateo, agita el madero mientras mira fijamente al pitcher, quien desde el montículo se toca ansioso la gorra buscando la seña de su catcher. Viene el lanzamiento. Es una curva, hace un swing seco, certero, violento, extendiendo toda su humanidad, descarga sus 100 kilos sobre la pelota que se eleva, se eleva y se eleva, hasta pasar por encima de la barda. Otro cuadrangular más.

El público, en un español enredado, corea como puede su nombre: Ángel Cano, un cartagenero que, a sus 21 años, tiene fascinados a los fanáticos del béisbol universitario de Estados Unidos, donde lleva una brillante carrera deportiva vistiendo los colores de los Westerns Pioneer, equipo del Western Oklahoma State College, en la ciudad de Altos.

En su equipo, este año, en 60 juegos bateó 22 cuadrangulares, una cifra que lo pone bien arriba en el ranking local. Además, anotó 71 carreras, bateó 279 veces y tiene un average de bateo de .413. Jhon Arias, el “espía” de Colombia: habló de Diniz, DT del Flu y Brasil.

Ángel Cano, el cartagenero que la está pegando en Altos, Oklahoma

Su camino en el béisbol de Estados Unidos comenzó en 2019, cuando reconocieron su talento en Cartagena y le propusieron que dejara su casa en el barrio Chile para llegar a Miami. “No fue fácil, llegué con una academia y tenía que hacer el grado 12 o la High School, pues acá es necesaria, y tenía una gran desventaja, no sabía nada de inglés, tuve que aprender el idioma, adaptarme a una cultura diferente a la mía, a una comida diferente, a muchas cosas. Soporté momentos difíciles, pero con empeño lo logré gracias a mi habilidad y disciplina con el deporte”, asegura.

Allí se iba a dar su paso al béisbol universitario, pero una lesión de rodilla paró temporalmente su camino y vino una cirugía y un proceso de recuperación al máximo. Fue entonces cuando el Western Oklahoma State College lo llamó a hacer parte de su equipo, y además con una beca para estudiar Quinesiología, comenzó a forjar un camino como uno de los jóvenes más prometedores.

Ángel Cano, el cartagenero que la está pegando en Altos, Oklahoma

“En ese punto entendí que no solo debía jugar béisbol, hacer lo que me apasiona, sino también aprovechar la oportunidad y prepararme para el deporte desde otras aristas, por eso estoy terminando mis primeros dos años de carrera, y también tomando clases de fisioterapia. Este talento que tengo para el bateo lo usaré hasta que Dios disponga, pero podré seguir trabajando en el deporte con la formación. Siempre pienso en crecer, en hacer mejor la cosas, en trabajar duro. Se me dio la oportunidad de cumplir un sueño y tengo el empeño de hacerlo”, enfatiza.

Ahora en Oklahoma, en el Western College, ha encontrado un lugar. Tiene amigos, personas que se han convertido en su familia y que lo han ayudado a que siga creciendo. Por ello su próximo equipo será la Universidad de Kansas, donde ya fue presentado como uno de los más prometedores. Allí seguirá becado, estudiando y jugando. Lo que debe saber del duelo entre Colombia y Brasil por eliminatorias.

En Altos definitivamente hará falta, y sus fans no olvidarán el juego en el que logró el jonrón que los llevó a la victoria en un partido definitivo el pasado mes de marzo. “Estábamos en las finales, y yo particularmente no había tenido un buen día en la caja de bateo; además íbamos perdiendo 7 a 8. Tocó mi turno, estábamos en el octavo, tenía a un corredor en primera base, pero el pitcher ya me había ponchado; me concentré, hice un jonrón y nos fuimos arriba, ganamos el partido. Fue felicidad absoluta, el estadio gritaba colombiano y Cano, para mí es el juego inolvidable”, dice.

Ángel Cano, el cartagenero que la está pegando en Altos, Oklahoma

Algunos cazatalentos para grandes ligas ya han tenido acercamiento con Ángel y espera en julio ya tener concretadas algunas propuestas. “Pero por ahora el plan es darlo todo en Kansas, no solo en la caja de bateo sino también en mis estudios; esta es una oportunidad que me da El Señor, y de la vida, hay que aprovecharla”.

Desde los 9 años Ángel sabía que quería ser beisbolista, en las canchas de Cartagena ya mostraba su capacidad. Cree que lo heredó de su abuelo, Joaquín Cano Velásquez (fallecido), quien también era beisbolista; “de mi papá no, él nunca ha tomado un bate en sus manos”, dice mientras ríe; pero el apoyo ha sido de todos, de sus padres, sus dos hermanos, de su abuela, y de una familia en Villanueva que lo considera un héroe local. Hace poco en el municipio le hicieron un homenaje, lo destacaron como hijo ilustre y lo han puesto de modelo a las futuras generaciones. Es el momento para que Colombia venza a Brasil: Lorenzo habló del rival.

Ángel Cano, el cartagenero que la está pegando en Altos, Oklahoma

“Mi consejo, no solo al beisbolista, sino al futbolista, al matemático, a todos, es que sigan soñando, que no dejen de hacerlo, que trabajen duro por cumplir ese sueño, que toquen puertas, que tengan disciplina y empeño. Además, que confíen en Dios. Sé que en nuestros países no es fácil, pero se puede”, enfatiza.

Ángel siempre está sonriente, cree que podrá lograr sus metas. “Dios me muestra el camino, yo solo escucho y sigo”, dice. Por ahora seguirá practicando duro, estudiando mucho y confiando que los resultados se verán en Kansas, en la primera base o, quien quita, en alguna organización de Grandes Ligas. No tiene nada de raro, que allí, con su corpulenta humanidad, siga despachando cuadrangulares ganadores y que la gente, así sea en un español enredado, vuelva a corear su nombre.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS