Julio Teherán y Tayron Guerrero, listos para la pretemporada de Grandes Ligas

14 de enero de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Entienden perfectamente que son unos profesionales y que las vacaciones no son solo para comer y beber si lo que quieren es tener un gran año en el béisbol de las Grandes Ligas.

Por eso tienen claro que cuando pisan suelo cartagenero es para estar en familia, visitar amistades, pero siempre teniendo contacto con los entrenamientos, pues son los que le permitirán mantener la forma y llegar ready a los campos de entrenamientos con sus respectivas organizaciones.

Los tiempos en que los peloteros cartageneros que estaban en las Grandes Ligas llegaban a la ciudad sólo a rumbear y farandulear, por fortuna, ya pasaron. Hoy en día es diferente y eso es clave para que realicen unas carreras de lujo y logren mantenerse en la Gran Carpa por muchos años.

Los lanzadores Julio Teherán, de los Bravos de Atlanta, y Tayron Guerrero, Marlins de Miami, tuvieron otra vez el apoyo de su amigo y entrenador personal, Félix Pájaro, quien es el encargado de dejarlos en óptimas condiciones para que lleguen listos y afronten de buena forma los primeros trabajos con sus respectivas organizaciones.

Pájaro se desempeña como trainer, que es una palabra americana, que significa en español: preparador físico personal de un equipo o atleta. Quién mejor que él para dar un concepto de lo que se hizo con estos Grandes Ligas.

“Ellos llegarán con la forma deportiva óptima para encarar la pretemporada, las características morfológicas exigidas en cada posición en perfecto estado, capacidad de rendimiento en los sistemas energéticos, lo que trae como consecuencia aptitudes, hábitos biomecánicos y técnicos reestructurados fundamentales para jugar el béisbol”, dijo Pájaro.

El trainer tiene varios frentes de trabajo. El que hace los estiramientos, el que envía al médico al deportista, evalúa las lesiones, el que rehabilita, trabaja la educación del equipo y da los primeros auxilios”, dice Félix, cartagenero, exbeisbolista y docente de Educación Física.

La nueva ciencia

Sobre cómo valoró la composición corporal de los deportistas, Félix agregó que “contamos con los instrumentos especializados (adipometro) que nos permiten valorar con exactitud los pliegues cutáneos de cada uno de los deportistas, basados en el protocolo de Yuhasz”.

Y explicó lo que se hizo en esta oportunidad. “Los trabajos consistieron en elevar la formación corporal a través de las capacidades funcionales del organismo de los deportistas, maximizando las capacidades fundamentales y requeridas para practicar el béisbol como son la fuerza, potencia y velocidad”.

Pájaro agregó que en esta primera etapa del entrenamiento deportivo ( periodo de transición) con los Grandes Ligas Julio Teherán, Dilson Herrera, Tayron Guerrero y el prospecto de liga menor Julio Ayola se consiguió mejorar y optimizar la forma deportiva durante la competencia.

“También se mejoraron los sistemas energéticos requeridos en este deporte, en el que además se estableció y desarrolló la capacidad del deportista permitiendo encarar los periodos precompetitivos y competitivos una vez termine esta etapa transición”, recalca.

Grandes profesionales

Reconoció en Teherán y Guerrero dos grandes profesionales de este deporte.

“Se entregaron al máximo, trabajaron con altos volúmenes y con intensidades progresivas sin perjudicar el grado óptimo de las variables trabajadas en esta fase. En este tránsito se fundamentó y desarrollaron las aptitudes y hábitos cinéticos no especializados consiguiendo reestructurar y perfeccionar cualidades fundamentales propias del béisbol”.

Para Pájaro es un honor poner sus conocimientos al servicio de los Grandes Ligas y de aquellos prospectos que sueñan con llegar a la Gran Carpa. “En los tiempos de hoy el deporte de alto rendimiento se trabaja así aún y cuando estén en periodo de vacaciones. Eso es clave para que no den ‘papaya’ en el inicio de trabajos con sus organizaciones. Recordemos que la vida profesional de un deportista no es demasiado larga y que se debe aprovechar al máximo esta oportunidad que les brinda la vida en este deporte que tanto se ama en Cartagena”, recalca.

A darlo todo

Teherán viajó ayer a Estados Unidos, en donde espera mejorar este año su marca de 9 juegos ganados en 2018. El derecho pasó de ser el número uno de los Bravos al cuarto en la rotación, por lo que se esforzará por hacer una gran temporada en el último año de contrato con la divisa de Atlanta.

En la temporada anterior año recibió 122 hits, 80 dobles, 26 jonrones, concedió 84 bases por bolas, recetó 162 ponches. Su efectividad fue de 3.94.

La mayor cantidad de juegos ganados de Teherán fue en 2013 y 2014, en donde acumuló 14.

Guerrero, por su parte, viajará a territorio norteamericano en los próximos días con la firme intención de lanzar strikes y poner a abanicar a los bateadores que pasen por el plato.

El relevista, de 27 años, lanzó 104 millas por hora y se convirtió en el tercer pelotero de todos los tiempos en registrar un lanzamiento con esa velocidad, según reportó la web oficial de las Grandes Ligas. La hazaña la hizo ante los Bravos de Atlanta el año anterior.

Tanto Teherán con Guerrero, este último nacido en el corregimiento de Bocachica, son orgullo de Cartagena, una tierra que a través del tiempo ha mostrado un amor inquebrantable hacia la ‘pelota caliente’ y que disfruta al máximo las actuaciones de sus hijos en el mejor béisbol del mundo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Béisbol

DE INTERÉS