¿El éxito de la ruta está ‘enterrando’ las ilusiones de la pista?

22 de febrero de 2019 05:08 PM
¿El éxito de la ruta está ‘enterrando’ las ilusiones de la pista?
Ciclismo de pista. // COLPRENSA

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Siete títulos mundiales y una medalla olímpica de bronce hacen de la pista la segunda modalidad más exitosa de la historia del ciclismo colombiano, detrás del BMX, pero por delante de la ruta, la modalidad que en la actualidad, por sus éxitos y reconocimientos profesionales y económicos, parece estar enterrando las ilusiones de la pista.

Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez, María Luisa Calle, Edwin Ávila en dos oportunidades, Fernando Gaviria también en dos ocasiones y Fabián Puerta, le han entregado a Colombia los siete títulos orbitales, además del bronce olímpico de María Luisa en los Juegos Olímpicos de Atenas-2004.

Por su parte, la ruta tiene en su palmarés el título mundial de contrarreloj de Santiago Botero y la medalla de plata de Rigoberto Urán en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, así como los títulos de Vuelta a España de Luis ‘Lucho’ Herrera y Nairo Quintana, quien también suma un Giro de Italia.

Más allá de las alegrías, de los triunfos de etapas que en los últimos años han ofrecido Fernando Gaviria, Rigoberto Urán, Esteban Chaves y todos los estelares del ciclismo de ruta colombiano que siempre dan emociones, ese gran éxito deportivo parece haber afectado indirectamente al ciclismo de pista, porque ahora todos quieren ser como ellos, todos los pisteros quieren ser ruteros.

Los dos grandes referentes de esta constante son Fernando Gaviria y Edwin Ávila, los dos bicampeones mundiales de pista, quienes ahora corren con equipos de ruta y sus ejemplos los siguieron Nelson Soto, Álvaro Hodeg, Juan Esteban Arango, Weimar Roldán, Cristian Tamayo y muchos más hombres, así como mujeres, entre quienes están Milena Salcedo, Jessica Parra y Serika Guluma, entre otras.

“La ruta es lo que atrae al 99 % de los ciclistas, el que no se va para la ruta es porque es consciente de que tiene más posibilidades en la pista que en la ruta, y porque hay biotipos que no son para la ruta, como Fabián Puerta, que por más que lo intente nunca podrá ser rutero, por su contextura física”, aseguró Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano.

Para Hernando Zuluaga, presidente de la Liga de Ciclismo del Valle e integrante del Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana de Ciclismo, “ese es el problema del semifondo de la pista, que a raíz de todos los éxitos, todos quieren ser ruteros y estar en grandes equipos de marca, pero hay algunos a los que hay que hacerles entender que son de la pista, así se quieran creer Cavendish”.

Una demostración de lo que vive la pista en Colombia es que la próxima semana, desde el 27 de febrero, inicia en Pruszkow (Polonia), el Campeonato Mundial de Ciclismo de Pista y la Selección Colombia está integrada por tres deportistas, todos de velocidad, lo que confirma que la crisis está en el mediofondo, el que le ha dado la medalla olímpica y seis de los siete títulos mundiales al país.

Para Baltazar Medina, llevar a sólo tres ciclistas al Mundial es porque “Colombia ya no puede ir a grandes eventos para coger experiencia o a prepararnos, tenemos que ir a competir y en ese orden de ideas, se compite con quienes estén en condiciones, tal vez no de garantizar un resultado, pero sí de disputarlo, esa es la razón por la cual puede parecer reducida la delegación de pista, pero eso es lo que tenemos hoy en día”.

Una de las ciclistas destacadas en pista y ruta de los últimos años es Milena Salcedo, quien admite que “ahora estoy en un equipo de ruta, y pues el no clasificar a la primera serie de copas del mundo nos ha afectado mucho en la pista. Porque al no poder correr las copas no se puede correr el mundial. Todo es un engranaje y por esta razón es que a Polonia solo van tres deportistas, porque ellos hicieron los puntos para correr el mundial y nosotros, los de mediofondo, no logramos la cuota por falta de carreras”.

“Es triste ver que hay tan pocos representantes, pero aspiramos a que este año sea mucho mejor y que tengamos la oportunidad de luchar por esos cupos, aunque sabemos y soy consciente que prácticamente hemos perdido un año de puntuación”, agregó Milena, quien este año correrá con el equipo profesional femenino mexicano de ciclismo de ruta Swapit Agólico.

De hecho, en la actualidad y desde que se dio la salida en octubre de 2016 del entrenador que estuvo por 17 años en el mediofondo, José Julián Velásquez, esta modalidad de la pista ha estado descubierta, sin un director técnico para los pedalistas, quienes, aún así, a base de talento y repentización, con poco entrenamiento, han ganado medallas en el ciclo olímpico, porque han estado en el podio de Bolivarianos de Santa Marta, Suramericanos de Cochabamba y Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla.

“El problema de Colombia no es de capacidad o talento, porque nosotros tenemos la gente, lo que pasa es que no hemos ido a los eventos a clasificar, por eso no tenemos la cantidad, porque no hay una Selección permanente, y hay mucha gente con mucho talento para la pista y para todo, porque Colombia tiene ciclistas para las modalidades que quiera”, explica Hernando Zuluaga.

Otra de las posibles razones, además del éxito de la ruta, podría ser la falta de escenarios, porque en Colombia sólo hay un velódromo con condiciones técnicas internacionales, el Alcides Nieto Patiño de Cali, de resto, los de Medellín, Bogotá, Pereira o Boyacá, son descubiertos y no tienen el aval para recibir eventos internacionales de primer nivel.

LAS SOLUCIONES

Cuando José Julián Velásquez salió en octubre de 2016, la idea del Comité Olímpico Colombiano, Coldeportes y la Federación era traer un entrenador extranjero para suplir la gran baja del ‘Chivo’, como es conocido Velásquez, sin embargo, dos años y medio después, esa contratación no ha llegado.

“A nosotros nos preocupa y por eso vamos avanzando en dos cosas, la primera en la posible contratación de un técnico extranjero, que atienda la pista en sus modalidades de mediofondo y fondo, y lo segundo, hemos avanzado bastante con el doctor Lucena, director de Coldeportes, para un proyecto especial para la pista, que consistiría en conformar un grupo de unos 12 pisteros que estén vinculados a un programa mediante un contrato, para que se dediquen con exclusividad a la pista, porque indudablemente estamos en un bache, pero yo espero que con esto lo superemos”, explicó Baltazar Medina.

En esos proyectos coincide Zuluaga, quien añade que “hay que hacer el programa especializado para el mediofondo, porque la velocidad sigue trabajando, con la idea de asistir a las Copas del Mundo, porque gente hay, falta es el programa para que no se vean tentados a la ruta y se puedan concentrar 100 % a la pista, que estén apoyados económicamente para que los podamos comprometer y también puedan vivir, porque esto ya es profesional, gracias a la grandeza de nuestro ciclismo”.

“Pueden decir que por qué no buscamos un patrocinador privado para no depender de Coldeportes y el Comité Olímpico, pero es que la publicidad para las grandes empresas está en la ruta, allá son visibles, en la pista no lo son, entonces el estado es el que debe proponerse a subsidiar ese grupo para clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio”, afirmó Zuluaga, quien también reconoció que falta un programa nacional de válidas en las regiones donde hay velódromos, como lo hacen con las carreras departamentales de ruta.

Justamente de la ausencia de velódromos de primer nivel en Colombia, Baltazar Medina comentó: “puede ser otro factor, pero la pista de Colombia está concentrada en Antioquia y el Valle y en la medida en que se pudieran reactivar velódromos como el de Bogotá, Pereira, Bucaramanga, donde hay afición por el ciclismo, indudablemente que eso nos ayudaría mucho y ojalá que así fuera, porque vea que el velódromo de Barranquilla se perdió la oportunidad de recuperarlo en los Juegos Centroamericanos y nos esta haciendo falta un velódromo en la costa caribe”.

Así las cosas, el ciclismo de pista en Colombia transita por un bache en el semifondo desde los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016 y cuando falta poco más de una año para Tokio-2020, es el momento justo para recomponer el camino, porque de lo contrario la bandera nacional no estará presente en una modalidad que le ha dado grandes alegrías al país y que todavía tiene talento para dar más.

POR FILIBERTO ROJAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Ciclismo

DE INTERÉS