Fernando Gaviria igualó a Nairo Quintana en triunfos de etapas

25 de febrero de 2019 11:17 AM
Fernando Gaviria igualó a Nairo Quintana en triunfos de etapas
Fernando Gaviria. // EFE

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El colombiano Fernando Gaviria (Emirates) dio la primera alegría al equipo del país patrocinador imponiéndose en el primer duelo al esprint del Tour de los Emiratos al campeón italiano Elia Viviani, en una jornada marcada por el viento y los abanicos, que no apartaron del primer puesto de la general al esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma).

Gaviria, de 24 años, se mostró imbatible por velocidad en la recta de meta que ponía fin a la segunda etapa que unió Yas Island -Yas Mall y Abu Dabo después de 184 kilómetros. El ciclista de La Ceja (Antioquia), superó a su gran rival, Elia Viviani, y al australiano Caleb Ewan, dando tiempo al pelotón en 4h.36.32.

Primer duelo al esprint y éxito en casa, especial, para un conjunto que aspira a convertirse en el mejor del mundo. Para eso ya cuenta con un esprinter que posiblemente ocupe el número uno de los velocistas, un corredor joven que ha sido doble campeón mundial en pista y que cuenta con 2 etapas en el Tour 2018 y 4 en el Giro 2017, donde además fue el corredor más regular.

Era para Gaviria la tercera victoria de la presente temporada, ya que se anotó dos etapas en la Vuelta a San Juan. En el Tour de Colombia se retiró enfermo en la etapa de su ciudad natal, pero su recuperación es evidente. Con el triunfo en Emiratos Árabes llegó 37 victorias de UCI, las mismas que tiene el también colombiano Nairo Quintana.

Jornada para los esprinters que no arrojó cambios en la general. Después de sustos importantes por los abanicos, los favoritos estuvieron delante. El Jumbo mantuvo a Roglic como líder, seguido de sus compañeros Laurens De Plus y Koen Bouwman. El primer gran rival, el holandés Tom Dumoulin es sexto a 7 segundos.

“Hoy puede haber una escabechina con el viento”, auguraban algunos en la salida de Yas Island, junto a un lujoso centro comercial en la periferia de la capital. Un pronóstico que tuvo mucha influencia en el devenir de la primera etapa programada para los velocistas.

De inicio una escapada protagonizada por Boev y Kuriyanov, del Gazprom y Brand y Planet del Novo Nordisk. El grupo ni se inmutó hasta que la diferencia rondaba los 12 minutos de retraso y hasta que el viento empezó a azotar las llanuras en varias direcciones.

Llegó la locura a iniciativa de Movistar, con Valverde inquieto en las primeras posiciones. Los abanicos partieron en dos el pelotón a velocidades superiores a los 60 por hora. Delante quedaron 25 hombres con el campeón del Mundo, el líder Roglic, bien protegido por el Jumbo y los principales esprinters menos el italiano Elia Viviani.

Gaviria, Kristoff, Kittel y Caleb Ewan partieron al frente, detrás el campeón de Italia y el holandés Dumoulin, ambos a casi un minuto del grupo principal a 100 de meta. Deceuninck y Sunweb sudaron tinta hasta lograr la fusión de los dos grupos a 72 del centro de Abu Dabi, a un paso del paseo marítimo y las 5 torres Etihad, uno de los símbolos de la capital del emirato.

Tras la tempestad llegó la calma. Kurianov y Planet decidieron insistir en una aventura condenada, pero ambos soñaron al ver que contaban con 5 minutos de adelanto cuando les faltaba un maratón para meta, 42 kilómetros.

El Jumbo Visma del líder dejó la “tostada” a los interesados en la llegada masiva, o sea, al Deceuninck de Viviani y al Emirates de Gaviria. Movistar a rueda en la enorme autopista de 5 carriles que permitían volar hacia meta. La fuga iba languideciendo hasta que pasó a la historia en las proximidades del monumental Museo del Louvre, un apellido cedido por el Gobierno francés que le costó al emirato 400 millones de euros.

No se concluyó la obra de arte de Kurianov y Planet. La cacería fue implacable, sin opción a los anónimos. Era el momento de preparar el tren para momento de gloria del más rápido. Movistar se apuntó a tirar del grupo en los momentos de lucha por el mando del grupo.

Curioso paisaje en el horizonte, donde los aviones habían dibujado entre los grandes rascacielos los colores de la bandera nacional. Cuestión de volar. Por eso ya no había tregua, estaba en juego la primera victoria al esprint, botín preciado en una edición que ofrece solo tres opciones a los “guepardos”.

Movistar, con el arcoíris de Valverde en vanguardia, solo se apartó a 2.000 metros de la pancarta, cuando el líder estaba a buen recaudo. Llegó el desenfreno. El Emirates, que apenas dio la cara, apareció con el noruego Kristoff lanzando a Gaviria.

Cuando el nórdico se quedó sin fuelle, tomó el mando Gaviria, quien ya no dio tregua. Se lanzó por la victoria, agarró unos metros e hizo inútil el esfuerzo de Viviani. El primer duelo para el colombiano.

Este martes se disputa la tercera etapa entre Al Ain y Jebel Hafeet, de 179 kilómetros. Llegada en alto de buen recuerdo para Alejandro Valverde, pues hace un año allí se impuso en la quinta y última jornada del Tour de Abu Dabi, que le dio además la general final. Casi 11 kilómetros al 5,4 por ciento para que se expliquen los favoritos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Ciclismo

DE INTERÉS