Tour de Francia


¿Por qué el Tour 2021 tiene pocos finales en alto?

El director del Tour de Francia explicó, entre otras cosas, la decisión de planear la carrera con menos finales en alto de los habitual.

EFE

25 de junio de 2021 06:24 PM

El director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, espera que la edición de 2021, que comienza el sábado en Brest, sea más abierta y, como la pasada, se decida “lo más tarde posible”, al tiempo que aseguró que “en los últimos años el ciclismo se ha relajado y hay menos control”.

“Quizá sea por la pandemia las carreras son más interesantes, creo que los corredores se han dado cuenta de que tienen el privilegio de disfrutar de su pasión mientras el reto del mundo estaba confinado”, asegura Prudhomme en entrevista con un reducido grupo de medios.

Pregunta: ¿La pandemia ha cambiado el ciclismo?

Respuesta: Este oficio es una suerte y un privilegio. Todo el mundo quiere hacer su vida. Los ciclistas también quieren disfrutar de lo que hacen y es cierto que desde hace año y medio veo carreras más animadas que antes. Espero que aquí se viva lo mismo, aunque como organizador solo puedo proponer un recorrido, son los ciclistas los que deben aprovecharlo

P: Este año hay menos llegadas en alto ¿Eso va contra el espectáculo?

R: Depende de cómo lo utilicen los ciclistas. Si es para atacar a 800 metros de la meta, esas llegadas no sirven para nada. La llegada al Grand Collombier fue desesperante. Hubo eliminaciones por la parte de atrás, pero a la gente le gusta que la selección se haga por delante, con ataques entre los favoritos. Si no hubiera habido esa llegada, quizá este año tendríamos más metas en alto.

P: Pero este parece un Tour mas para batalladores que para grandes escaladores

R: No hay menos montaña, pero sí menos llegadas en alto, solo tres. Pero eso quiere decir que detrás hay descensos. Un ciclista que baje bien puede hacer hueco y ganar tiempo. Cada bajada será diferente. Este año puede abrirse a un abanico más amplio de corredores.

P: ¿Quienes son los favoritos para usted?

R: Está claro que Pogacar viene fuerte, está impresionante, ha ganado la Lieja, lleva ya ocho victorias, tiene un equipo más fuerte. Luego está Roglic, que querrá hacer olvidar lo que pasó el año pasado. Y el Ineos tiene cuatro cabezas. Veremos al final de la primera semana. Para mi, puede ser clave, porque habrá muchos ataques y mucha tensión. Pero como todos los aficionados, espero que entre Jumbo, Ineos y Pogacar, aparezcan otros francotiradores que eviten los guiones escritos de antemano.

P: ¿Cómo ve la jerarquía dentro de Ineos?

R: Creo que hay dos ciclistas que asoman más, Carapaz y Thomas. Luego están Richie Porte y Tao Georghegan Hart. Al final de la primera semana harán un balance y la contrarreloj contará mucho. Si Thomas no logra mucha ventaja antes de los Alpes, veo a Carapaz muy fuerte.

P: ¿El ciclismo colombiano viene con menos ambiciones que en el pasado?

R: El hecho de que Egan Bernal no esté, lo cambia todo. Fue el ganador más joven desde 1947 y no estará. Pero hay otros. Rigoberto Uran siempre está ahí, lo vimos en la contrarreloj de la Vuelta a Suiza. Quintana no se ha recuperado de su lesión de rodilla. Veremos, todo es posible.

P: ¿El debut de Van der Poel puede ser una de las atracciones de la primera semana?

R: Sin duda que lo será, es un ciclista que puede atacar de lejos y hacerlo explotar todo. No viene con ambición de ganar el Tour, pero sí de vestir el maillot amarillo que su abuelo (Raymond Poulidor) nunca llevó. Es algo extraordinario. Yo reconozco que Popou fue quien me dio el amor por el ciclismo y él lo lleva en la sangre.