Deportes


El arjonero que en 2019 fue campeón mundial de patinaje

Salomón Carballo tuvo un buen año, consiguió el título mundial de patinaje en Barcelona y ganó medalla de oro para Bolívar en los Juegos Nacionales. Fue un digno representante de la provincia.

CARLOS CABALLERO VILLA

29 de diciembre de 2019 12:00 AM

C
x

En Barcelona, España, el arjonero Salomón Carballo Arrieta se cubrió de gloria al convertirse en campeón mundial de patinaje, en un hecho histórico que seguramente lo dejará marcado de por vida.

Su Arjona del alma celebró con entusiasmo el logro de este patinador de alto rendimiento que ya emprendió vuelo hacia lo más alto del patinaje mundial.

Después de tantos años de trabajo, esfuerzo, dedicación, caídas, raspones y triunfos locales y nacionales, Salomón cumplió con una meta que se había trazado hace mucho tiempo: ser campeón mundial.

“El 2019 es un año para no olvidar, obtuve todo lo que me propuse, se trabajó muy bien desde la pretemporada hasta el último día de carrera”, dice Salomón sentado en la terraza de su casa, en el barrio Soplaviento de Arjona.

En el Mundial, Carballo patinó a lo grande y se colgó la presea dorada en la prueba de los 200 metros contra meta juvenil varones con tiempo de 17, 887. También obtuvo oro en relevos, una prueba grupal en la que se cubrió de gloria.

En los Juegos Nacionales, Salomón ganó con Andrés Felipe Muñoz y Andrés Jiménez el oro en relevos masculino.

¿Qué fue lo más bonito de vestir los colores de Colombia?

- Para mí lo que más me marcó fue sentir esa gran responsabilidad de estar en la mejor selección del mundo y saber que te apoya todo un país a la hora de correr.

¿Qué significó ganar ese título mundial en su vida?

- Para mí fue una alegría inmensa, me di cuenta que todos los sacrificios realizados durante tantos años valieron la pena, es el sueño de cualquier deportista, ese momento fue una de las formas donde Dios me dice que nunca me deja solo, que las cosas iban a salir mejor de como lo soñé porque fue un título muy peleado y eso lo hizo muy valioso.

¿Qué pasaba por su mente al enterarse que en Arjona había un jolgorio total por ese logro?

- Sí, en Arjona la gente recibió esta noticia con alegría, el suceso generó el acompañamiento de todos, es un pueblo que quiere a su gente y en el que todos trabajan por dejar en alto el nombre del municipio.

¿Qué se sintió ganar un oro en casa en los Juegos Nacionales?

- El oro en Juegos Nacionales fue único ya que teniendo mi edad (16 años) las oportunidades eran muy pocas, pero nuevamente Dios en mi vida. Cuando gané hice un post en mis redes sociales que decía que me sentía como Messi cuando debutó en el Barcelona, pues estaba orgulloso de ratificar que Bolívar tiene futuro en esta disciplina, le doy gracias a todo mi grupo de trabajo que también hizo esto posible y a la
Gobernación de Bolívar por su apoyo permanente.

¿Dónde debe mejorar para ser mejor patinador?

- Creo que cada día se gana mucho más experiencia, eso hace mucho a un patinador a la hora de tomar decisiones durante una carrera porque en el patinaje y en todo deporte a veces no siempre la estrategia sale como debe ser, entonces independientemente de que tu entrenador esté diciendo algo tú eres el que tienes la última palabra al momento de actuar en la pista. Quiero seguir sumando experiencia.

¿El reto de 2020?

- Tengo un gran reto ya que el mundial de patinaje es acá en mi tierra, me gustaría tener una muy buena actuación y superar el número de títulos mundiales obtenidos en España, quedar campeón del mundo en Arjona sería maravilloso, celebrar un título con mi gente sería bacanísimo. Por eso pongo este año que viene en las manos de Dios, él que me ha llevado a obtener cada triunfo.

¿A qué se dedica por estos días?

- En estas vacaciones he disfrutado mucho de mi familia, ya que no pude hacerlo durante todo el año. También he compartido con mis amigos.

¿Su gran sueño?

- Mi gran sueño ahora mismo y creo que debe ser el de todos es ser feliz y la felicidad la encuentro en Dios cada hora, cada minuto, cada segundo, y por eso quiero compartir mi felicidad con todos, hay que ser feliz siempre, es un mensaje que quería dejar a las personas, no hay nada más valioso que ser feliz.

Su deseo

El deseo de Salomón es ser un deportista integral, que sirva de ejemplo a la juventud que se abre paso en el deporte de las ruedas y los patines.

“Yo lucho día a día para ser un gran patinador y mejor persona. Uno siempre debe querer dar lo mejor en la vida, así me han enseñado en la casa y de eso se trata”, agrega.

El hijo de Neorlis Arrieta y Luis Carlos Carballo seguirá luchando para cumplir los deseos de su corazón. El patinaje es su vida y él tiene el talento, las ganas y la disciplina para seguir rodando a lo grande por mucho tiempo.