El enredado panorama de la selección sub-23 en busca del cupo a Tokio 2020

17 de enero de 2020 06:44 PM
El enredado panorama de la selección sub-23 en busca del cupo a Tokio 2020
Selección Colombia sub 23. // COLPRENSA

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La Selección Colombia Sub-23 debuta este sábado ante Argentina en el Campeonato Preolímpico, pero en el ambiente no hay buenas sensaciones, especialmente tras la derrota por 1-0 con Bolivia en Barranquilla ¿Cuál es el panorama del equipo que dirige Arturo Reyes?

Desde antes que comenzara la preparación específica del Preolímpico las críticas al entrenador ya se escuchaban. El aparente capricho de no citar a jugadores como Ian Carlo Poveda, Eddi Salcedo y Luis Suárez (a quien al final sí lo querían, pero el Zaragoza no lo soltó), añadido a la falta de buen juego en el pasado semestre, tienen a la tricolor en arenas movedizas.

LA PREPARACIÓN, EL PRIMER OBSTÁCULO PARA EL EQUIPO

No se trató de que hubiera carencias en la organización, por el contrario, como le dijo el periodista Esteban Jaramillo a COLPRENSA, “a (Arturo) Reyes lo han dotado de todos los elementos fundamentales para darle una óptima preparación a la Selección, pero no es la primera vez que una Selección antes de competir tiene tantos inconvenientes en los resultados”.

El también periodista Alejandro Pino Calad comentó que “se perdió tiempo, mientras otras selecciones empezaron muy temprano el año. Más allá de eso, en la primera etapa, si bien se tuvieron unos partidos amistosos que fueron importantes, siento que no se aprovechó del todo la convocatoria de jugadores para armar el equipo”.

Y añadió que “mientras Chile lleva dos semanas adaptándose al Eje Cafetero, los nuestros concentran en Barranquilla, porque pues el técnico es de allá y hay que darle gusto. A mí me parece que Reyes ha cometido muchos errores, ojalá clasifiquemos, a todos nos conviene, pero si clasificamos será a pesar de los errores de Reyes”.

Tito Puccetti (periodista de DirecTV Sports) fue mucho más allá y dejó claro que “hubiera preferido jugar solo tres partidos cerca, en Sudamérica, Latinoamérica, y no ir a Japón a jugar 90 minutos por todo el desgaste que ello significa, salvo que haya sido por una cuestión económica. Ahora, si enfrentáramos equipos con características similares a las de Japón, hasta lo entendería. Me pareció una pérdida de tiempo y recursos”.

Microciclos con jugadores locales, viajes por Sudamérica a partidos amistosos, la sede deportiva de la Federación Colombiana (FCF) a su disposición hasta el momento parece que no han dado los frutos que se esperaban en este punto del camino.

Dos triunfos en ocho partidos son suficientes para preocuparse

Desde el segundo semestre de 2019 en el inicio del Preolímpico, la Sub-23 disputó ocho partidos amistosos y tan solo ganó dos, ante Perú y ante Japón. Brasil, Argentina, Perú, Paraguay y Bolivia superaron al equipo nacional en este camino de preparación.

“A lo largo de todos los partidos uno no le vio la cara al equipo y el más reciente, ante Bolivia, fue el más preocupante porque no generamos una sola opción de gol. No le llegamos, en Barranquilla y no le llegamos a Bolivia. Al final fue más empuje e individualidades y ese es el problema”, expresó Pino.

Puccetti acotó que los resultados son secundarios y que “si el equipo supiera ya a qué juega, en cualquier momento se dan los resultados. El problema es que en la idea inicial del técnico no se juega bien, cuando hace cambios se mejora y todavía hay muchas dudas. Hay jugadores muy buenos en bajo nivel”.

Sobre el tema, Gabriel Meluk reforzó diciendo que “el equipo no tiene gol, es un equipo que abusa, como la anterior Selección Sub-20 que tuvo Arturo (Reyes), de una tenencia inútil de la pelota. Ni siquiera para labores defensivas. Cuando creamos opciones de gol han fallado unas ocasiones insólitas. Luego el equipo es aparentemente seguro atrás, pero los jugadores se desconectan. Este equipo tiene un error defensivo por partido y a veces te cobran”.

La convocatoria no dejó a muchos contentos

Hay algo claro y es que al no ser el Campeonato Preolímpico un torneo FIFA los equipos no estaban en obligación de prestar a sus jugadores, por lo que traer a las grandes figuras de Europa resultaba complicado, casi imposible, añadiendo que el entrenador ya había descartado a jugadores como Ian Carlo Poveda y Eddie Salcedo por razones ajenas al fútbol.

Alejandro Pino subrayó que “se cometieron muchos errores en nómina, se desaprovecharon muchos jugadores. Había que dar ciertas peleas por algunos jugadores que están en Europa. El balance es un poco preocupante. El equipo, si bien tiene nombres buenos como (Jorge) Carrascal y (Nicolás) Benedetti, pudo tener más y tendríamos un equipo muchísimo más fuerte en casa”.

En una línea similar, Jaramillo agregó que ha “visto en él (Reyes) mucho capricho, mucha pasión a la hora de elegir los jugadores. Por las redes sociales da vuelta una selección Sub-23 alternativa que pudo haber convocado, no necesariamente transformando toda la nómina, sino mirando a otros perfiles de jugadores. No sé si esta Selección también la contaminaron los empresarios, como en los combinados mayores en épocas anteriores”.

Por su parte, Tito Puccetti comentó que supuestamente Luis Díaz “habló con el Porto, que no estaba jugando tanto que lo dejaran ir con la Selección, pero era imposible. Para todas las Selecciones la situación es igual, Brasil no tiene a Viniciuis ni Rodrygo”, pero dejó claro que sí le “dolió mucho lo de Ian Poveda. Es un muchacho que el (Manchester) City sí lo prestaba, me hubiera gustado verlo, no cualquiera debuta en el primer equipo de (Pep) Guardiola. Me dolió en especial porque el técnico no argumentó en la parte futbolística, sino otras razones inventadas por él, como si él tuviera el derecho de poner reglas”.

Quien sí le da la razón a Arturo Reyes y su equipo de trabajo es Meluk ya que son ellos los que “hacen los seguimientos” y la prensa y afición solo tiene “una referencia no más”. Lo que ve él es que “en el arribismo natural del colombiano pensamos que todo lo que está afuera es mejor, quizás sí, pero no lo sabemos”.

En cambio, sí dejó una preocupación que tiene sobre la manera en que se eligen los jugadores: “yo tengo una sensación, un tufillo, y es que antes se hablaba de la ‘rosca paisa’ y yo creo que lo que hay ahora es ‘la bacanería costeña’. (Ramón) Jesurum pone a Arturo (Reyes), que porque venía de Barranquilla y él está llevando costeños también: (Willer) Ditta, (Gabriel) Fuentes, (Luis) Sandoval ¿Sí me entiende? Es como un tufillo, una sensación. Es normal, no sé si sea bueno, pero sí es normal”.

Por último, sobre este tema, Jaramillo plantea una solución para el futuro y es una idea que lleva trabajando hace un tiempo: darle las Selecciones Colombia juveniles a entrenadores experimentados.

“Usted no puede llevar a un técnico a aprender con la Selección que va a aprender, a foguearse con la Selección que va a foguearse. La Selección juvenil se le debería dar a un veterano para que enseñe y para que curta al equipo sobre las maneras de competir”, señaló.

Los llamados a halar el equipo

Pino lo tiene clarísimo, “el llamado a robarse el show es (Jorge) Carrascal, por el talento”, pero comentó que tendrá al lado a otro que le pude hacer sencillo el trabajo: “(Nicolás) Benedetti va a ser su gran socio, pero el problema es que no podemos depender de las individualidades”.

El jugador de River Plate también es quien llama la atención de Puccetti: “es el mejor de todos y si tiene un equipo que le colabore, perfectamente puede ser el mejor jugador del Preolímpico. Le tengo muchísima fe”.

Meluk, por su parte, pone sus fichas en Benedetti: “juega de ‘10’ y tiene la capacidad de liderar al equipo. Salió del Cali siendo figura, es talentoso, es claro. Juega en el América de México, uno de los equipos referentes del continente. Si ese muchacho no nos lleva, pues jodidos”.

Mientras que Jaramillo dio nombres alternativos asegurando que “hay varios que generan muchas expectativas. Los dos Balanta, (Kevin y Andrés) por ejemplo. Me gusta mucho (Johan) Carbonero por su rapidez, si es rápido y desequilibrante, hay que crearle un ambiente propicio en el equipo”.

A pesar de todo, la tricolor siempre ilusiona

“Siempre hay que ilusionarse con la Selección Colombia y uno espera que gane”, indicó Alejandro y Esteban lo complementa: “siempre que juega la Selección, cuando rueda la pelota, todos nos ilusionamos”.

Ahora bien, eso no quiere decir que el camino sea sencillo. Si ya el equipo lleva un lastre encima gracias a sus propias decisiones, los demás equipos parecen tener procesos más fuertes que el nuestro.

“Primero hay que estar entre los cuatro finalistas, que el equipo se encuentre. El técnico no sabe para dónde va todavía. En los ocho partidos no ha encontrado el rendimiento ni los resultados”. aseguró Tito.

Jaramillo, además, indicó que ve “muy fuertes a los equipos que vienen, Argentina tiene jugadores con experiencia, Brasil también, Ecuador es un equipo de mirar con cuidado, hasta Venezuela. En Pereira hablé con los asistentes de Venezuela, casi todos colombianos, y me comentaban que los jugadores que traen tienen participaciones en ligas más competitivas que los nuestros. El campeonato no es fácil”.

Por último, Gabriel aseguró que ante el panorama la Selección Colombia Sub-23 tiene “la gran ventaja de jugar de local. Por el público, el árbitro, la organización, lo que sea. Eso es lo más importante que tiene el equipo a horas del debut. La condición de local le da ventaja”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Deportes

DE INTERÉS