Deportes


El gol más insólito de la historia se marcó en Colombia

Según Héctor Ramón – Rambo – Sosa, el tanto lo hizo reconocido por anotar el gol que nunca entró.

GABRIEL JAIME GARCÍA GARCÍA

17 de marzo de 2021 04:19 PM

1989 fue el año más complicado e histórico del fútbol profesional colombiano. Fue el año del primer título en Copa Libertadores para el país a cargo de Atlético Nacional.

También fue el año en el que la Selección Colombia consiguió el tiquete para volver a un Mundial después de 28 años.

Para el torneo local, 1989 fue un año oscuro por el asesinato del árbitro cartagenero Álvaro Ortega y la consecuente interrupción del campeonato. Fue el año sin campeón.

Todos estos acontecimientos históricos opacaron, quizás, otro de los hechos inverosímiles que ocurrieron en ese 1989 en el país, en un contexto permeado por los tentáculos que tuvo el narcotráfico en el fútbol del país.

Se trata de uno de los goles más insólitos que se marcaron en la historia del fútbol. Una acción imposible de ocurrir en estos tiempos del VAR.

El protagonista fue el argentino Héctor Ramón Sosa, conocido como ‘Rambo’, que militó en el país desde 1984 y anotó 135 goles con Atlético Bucaramanga, Unión Magdalena, Deportivo Independiente Medellín e Independiente Santa Fe. En 1986 fue el goleador del certamen con el DIM.

El gol de no creer, que recordarán apenas los aficionados más acérrimos del fútbol colombiano, sucedió mientras vestía la camiseta de Santa Fe.

Ocurrió durante un partido ante el Deportivo Pereira y el cartagenero Wílmer Cabrera fue uno de sus protagonistas, pues fue el que lanzó un balón profundo al área que buscó el Rambo Sosa.

El delantero llegó con lo justo antes que el marcador central y el portero y punteó la pelota, que siguió en dirección a portería, pero sin potencia.

El balón apenas logró pasar la línea del área chica antes de ser evacuada por un defensor. Pereira quiso salir jugando desde atrás cuando los jugadores advirtieron que el árbitro Manuel Castro había señalado la jugada como gol.

Las protestas no sirvieron para nada y hasta el público de Bogotá le gritó desde la tribuna que la pelota no había entrado, pero el juez mantuvo su decisión y le acreditó el gol a Sosa.

Años después, el mismo Héctor Ramón Sosa describió ese gol en una publicación con la revista SoHo.

“La jugada la inició Wílmer Cabrera, quien metió un pase en profundidad. Yo piqué para buscarla dentro del área grande, choqué con un defensor pero alcancé a puntearla ante el achique del arquero y no vi más. Me quedé tendido en el piso y no pensé más en la jugada. Yo pensé que la pelota había llegado al arco pero que se había quedado en la raya y estaban alegando por eso. Cuando lo vi en televisión la verdad era una cosa de locos, el balón nunca entró, es más, quedó muy fuera del arco...”, relató.

En la crónica de Soho, Sosa reconoce que a pesar de sus más de cien goles en el fútbol colombiano, algunos de gran factura, su carrera quedó marcada por aquel gol que no hizo.

“Era una cosa increíble. No podía creer que un juez valiera una jugada tan clara... Lo cierto es que Manuel Castro no volvió a pitar nunca más y supe que le tocó irse de su barrio por ese gol. Hice ciento treinta y cinco goles en Colombia y me recuerdan como un gran goleador, la verdad ese gol no me hace falta, al fin y al cabo nunca entró”, remató el argentino al recordar el gol más insólito de la historia.

TEMAS