Deportes


El Real Madrid gana el clásico 2-1 al Barcelona y duerme líder

Karim Benzema y Toni Kroos anotaron por el cuadro madrileño y Óscar Mingueza descontó por los catalanes.

ERNESTO ARMENTEROS DE LA HOZ

10 de abril de 2021 04:03 PM

Dicen los expertos que los clásicos o las finales “no se juegan se ganan”.

Así quedó demostrado ayer en el clásico del fútbol español entre Real Madrid y Barcelona, pues la posesión y control del partido fue totalmente del cuadro catalán, pero la efectividad y los tres puntos se los llevaron los dirigidos por el francés Zinedine Zidane.

Por el Real Madrid anotaron Karim Benzema, de tacón, y Toni Kroos, de tiro libre. Por el Barceona descontó Óscar Mingueza.

Fue el clásico número 246 entre estos dos colosos del balompié ibérico; un partido que paralizó el mundo futbolístico por la tradicional rivalidad.

La historia dice que el Real Madrid con su triunfo de ayer ha ganado 98 clasico y el Barcelona 96. La diferencia es solo de dos, con 52 empates.

En esta temporada el cuadro blanco se ha quedado con los dos clásicos ante el Barcelona, el primero en el Camp Nou el 24 de octubre de 20202 y el segundo ayer en el estadio Alfredo Di Stáfano.

El Real Madrid dormirá como líder parcial en la Liga Santander de España a la espera del desenlace de hoy en el choque entre el Atlético de Madrid, que será visitante, ante el Real Betis, a las dos de la tarde.

Real Madrid tiene 66 puntos los mismos que Atlético de Madrid, mientras que el Barcelona se quedó con 65 en el tercer lugar.

Por primera ocasión desde la campaña de 2007-2008, el Madrid no había vencido al Barcelona en los dos partidos del torneo local (3-1 en la primera vuelta) y por primera ocasión desde 1978 ha hilvanado tres triunfos.

Los anfitriones fueron muy efectivos en el primer tiempo y Benzema cortó una racha de nueve Clásicos sin marcar cuando recibió un pase de Lucas Vásquez al borde del área y sorprendió con un taconazo para anotar un golazo.

El buen momento madridista siguió cuando Kroos cobró una falta que el Barça cometió sobre el brasileño Vinícius Júnior. Dest cambió la trayectoria, para dejar sin opción al arquero alemán Marc-André Ter Stegen.

Lionel Messi tuvo un par de opciones para marcar en la reposición antes del descanso, primero con el cobro de un saque de esquina que dio en el poste y momentos después con un remate que desvió magistralmente el arquero belga Thibaut Courtois.

El encuentro disputado bajo la lluvia pudo ser el último clásico en la carrera de Messi.