Deportes


Este es ‘el León cartagenero’ que busca brillar en Argentina

Kevin Enrique Romero Meléndez se destaca como extremo, volante 10 y delantero en el equipo Argentino del Rosario del país gaucho.

El futbolista cartagenero Kevin Enrique Romero Meléndez, de 20 años, hace su mejor representación del caribe colombiano en el Club Atlético Argentino, más conocido como Argentino del Rosario, en el país gaucho.

Lea aquí: Carro de Cristiano Ronaldo estaba mal estacionado y no se lo perdonaron

El joven nacido en el barrio Blas de Lezo, practica este deporte desde los 6 años y tuvo que pasar muchos filtros antes de llegar al equipo argentino donde juega hace cuatro meses. “A muy corta edad salí de mi casa y dejé muchas cosas en busca de un buen futuro. Llevo 14 años en esto y no ha sido fácil, pero gracias a Dios, mi familia me ha apoyado en este proceso, sobre todo mi abuelo”, afirma Kevin.

‘El León cartagenero’ como lo llaman de cariño y con admiración, juega en tres posiciones: extremo, volante 10 y delantero, las cuales le han traído muchas satisfacciones en el deporte. Actualmente está con el club en su cuarta división.

“Me gusta mucho lo que hago, sobre todo las ganas que le pongo, la vida disciplinada que llevo y lo mucho que nos exigen”, comenta el joven, quien afirma que le gusta tener una vida ordenada y enfocada en el fútbol.

Este es ‘el León cartagenero’ que busca brillar en Argentina

Pero no todo ha sido color de rosa, ya que a Kevin le ha tocado pasar por engaños y falta de recursos económicos, como le sucedió en Europa hace un tiempo. “Ese fue el peor día de mi vida y además era mi cumpleaños. Un representante me engañó, me dijo que iba a jugar en Grecia y ese día la pasé muy mal en un aeropuerto de ese continente, sin nada que comer y sin dinero, fue mi peor experiencia”.

Así mismo contó lo que no le gusta de su profesión. “No me gusta mucho el trato que nos dan. Un día se puede ser héroe y el mejor del mundo y al otro día un villano y el peor de todos y yo siento que todos merecemos el mismo trato y el mismo valor”, añadió.

El balón ha sido su mejor arma y sus prodigiosos pies, ese instrumento para escalar en lo más alto de su carrera cada día. Hoy, con 20 años y muy joven todavía, espera llegar a los grandes equipos del mundo e invita a todos los jóvenes a luchar por sus sueños. “No se rindan, hay que perseverar, tener disciplina y siempre tener a Dios por delante”.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS