El Boca, de Wílmar Barrios, a dar la vuelta en El Monumental

24 de noviembre de 2018 10:00 AM
El Boca, de Wílmar Barrios, a dar la vuelta en El Monumental
Wílmar Barrios va por su sueño de ganar la Copa Libertadores. Hoy podría ser un gran día para él. //ARCHIVO

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Wílmar Barrios está claro en su objetivo: “me veo campeón, es un anhelo que tengo desde que llegué al club, algo que me impulsó a quedarme para jugar la Copa Libertadores. Quiero levantar la Libertadores como Córdoba, ‘Chicho’, Bermúdez, que tuvieron la gloria en Boca y son recordados como si fuera hoy. Me motiva. Tengo 90 o 120 minutos para darlo todo y lograr esa hazaña”.

Son las palabras de un jugador que está mentalizado en que es hoy sí o sí porque no hay mañana y él quiere entrar a la historia de Boca Juniors como uno de sus jugadores fundamentales en la final inédita ante River Plate.

La cita es a las 3 de la tarde, hora colombiana, en el estadio El Monumental, la casa de River, en la que Wílmar plantará cara para frenar las arremetidas del equipo de Juan Fernando Quintero y Santos Borré (este último se perderá el juego por acumulación de amarillas).

¿Asustado Barrios?: no. Se levantó de la nada, eso hizo que fortaleciera su carácter y personalidad, él sí sabe lo que es aguantar, pararse firme, sin temor alguno.

“Mi pana es Candelo como yo, tiene nervios de acero, no hay miedo, lo que hay es muchas ganas que ruede el balón para salir a romperla. Le irá súper bien”, asegura Eduardo Carrillo, quien hoy juega para el Anzóategui Sport Club del fútbol venezolano y fue compañero de crianza de Wílmar en el popular barrio de La Candelaria, en donde la violencia, el alcohol y las drogas son el pan de cada día.

En las polvorientas calles de esta vecindad, Wílmar pateó los primeros balones. Ahí jugaba a pies descalzos. Hoy, gracias a su esfuerzo y dedicación, es ídolo de uno de los clubes más populares del mundo y, además, pieza clave de la selección Colombia de mayores.

Doña Celia, su abuela “mamá”, hoy prenderá la pantalla del televisor para ver de reojo el crucial encuentro. “Me asusto mucho, no quiero que a mi nieto me le peguen, solo veo los juegos por ratos, confiando en Dios saldrá campeón”, aseguró.

En Cartagena, la familia del fútbol seguirá paso a paso la actuación del futbolista nacido del patio, más exactamente del equipo Ciclones. “Esperamos que Wílmar saque la casta que todos le conocemos. La final es durísima, pero confiamos en lo que pueda hacer Barrios y sus compañeros”, agregó Carlos Mario Cortés, presidente ejecutivo de la Liga de Fútbol de Bolívar.

Henry Calderón, su entrenador de formación y padre futbolístico, agregó: “él está fuerte de mente y eso es muy importante en esta instancia. Tengo fe en que sí se puede. Se ha visualizado alzando esa Copa, es un joven luchador y de fe”.

Y Wílmar sí que sabe cómo lograr este objetivo. “Si somos compactos para atacar y defender, podemos hacer diferencia, a eso vamos”.

Nadie dijo que fuera fácil. La serie va 2-2 y River define en su casa, pero esto es un clásico y la localía, en este tipo de juegos, no suele pesar tanto. Final de infarto, final apretada que no puede tener un nombre distinto a la “Batalla Final”.

Un cartagenero estará ahí para hacer historia. Tiene el firme convencimiento que sí podrá lograrlo y en la cancha sudará la camiseta al máximo para conseguirlo...

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Fútbol

DE INTERÉS