El doble de Juan Guillermo Cuadrado vive en Olaya Herrera

14 de septiembre de 2017 03:18 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Se levanta a las 6:00 de la mañana y come algo mientras prepara su uniforme de la Juventus de Italia. Luego se mira en el espejo y define sus crespos negros con algo de gel. Al rato se vuelve a mirar, ahora con el uniforme y guayos puestos. Cuadrado está listo para un día más de goles y regates.

Con orgullo porta el escudo de la “Vecchia signora”. No le tiene miedo a sus rivales, muchos de ellos más corpulentos que él. Este moreno, de contextura delgada, es un guerrero y el orgullo de su equipo.

¡MÁS QUE EL APELLIDO!
Por un momento llegaste a pensar en nuestro jugador de la ‘Juve’ y la Selección Colombia, el talentoso antioqueño Juan Guillermo Cuadrado Bello, pero no, hablamos de otro Cuadrado, el del barrio Olaya Herrera de Cartagena.

Luis Eduardo Cuadrado Licona es el doble cartagenero del hijo de Necoclí. Tiene 25 años, cuatro menos que el jugador de la Selección, pero sienten la misma pasión: el fútbol.

Ambos son volantes tácticos, con buenos reflejos y olfato de gol. No le temen a las defensas, son ágiles y valientes. Esos cuerpos menuditos no son impedimento para ir siempre en busca del rival y del balón. Sin duda, estos deportistas tienen mucho más en común que el apellido.

¡OTRA HISTORIA!
Mientras Juan Guillermo gana millones de euros en el equipo campeón de Italia, el olayero, que reside en el popular sector Nuevo Paraíso, se conforma con una “vaca” de 10 mil pesos que hace entre sus compañeros para comprar gaseosas y panes, y así celebrar su buena actuación en un torneo de la Vía Perimetral.

Los dos se ponen con entusiasmo y orgullo el uniforme blanco y negro, y a decir verdad, les queda parecido. También hacen goles y son piezas claves en sus oncenos, Juan Guillermo en los torneos italianos y ahora en la Liga de Campeones; y Luis, en cuanto campeonato de barrio se haga en la ciudad.

Otra cosa los une, ambos son padres. El antioqueño de Lucía, de año y medio de nacida. Luis tiene un pequeño retoño de 10 meses, a quien quiere ver cumplir el sueño que él no pudo lograr: ser futbolista profesional.

El volante de la tricolor no tiene problemas para comprar todo lo que quiere. Cuando no le pagan por jugar, lo hacen por publicidad, hasta una fundación tiene para ayudar a chicos de escasos recursos en Antioquia, mientras que Luis Eduardo trabaja todos los días como estucador plástico para llevar el sustento a su casa.

Pero estos chicos, de mundos diferentes, vuelven a tener algo en común, tienen el corazón grande y generoso, y hacen lo que sea por tener bien a su familia.

¡A LO CUADRADO!
Son muchas las diferencias entre estos chicos, pero la gente insiste en decir que son igualitos.

“Cuando estoy jugando, mis compañeros me dicen: ‘corre Cuadrado, pásala’, la gente piensa que es molestando y se ríen, pero se sorprenden cuando se enteran que es mi apellido”, comenta Luis a EL TESO. 

Desde hace varios años, este joven se volvió popular en la zona Suroriental gracias a sus gambetas, agilidad en sus caderas y forma de correr, idénticas a Juan. “Muchos dicen que tengo los mismos movimientos, gestos, y la verdad yo no los copio, simplemente me salen”, apunta.

Por la motivación de sus amigos, hace casi un año, Luis decidió dejarse crecer el cabello al estilo de Cuadrado, y desde entonces las comparaciones aumentaron.

“Me siento orgulloso de que me comparen con él, en especial porque es uno de mis jugadores favoritos y lo que más quisiera en la vida sería conocerlo”, comenta.

Sus crespos son negros, definidos y se mueven mientras corre en el campo. Luis es más bajo que Juan, que mide 1,79 metros, pero cuando juegan ambos son gigantes.

El olayero juega fútbol desde los 8 años, es fiel seguidor de la Selección Colombia, pero no es muy admirador de Juventus. “Estoy en este equipo porque me invitaron a participar y es una bonita experiencia. La Juventus me gusta, pero hay otros equipos muy buenos”, explica.

Estos muchachos también se parecen en sus ganas de salir adelante. “Al igual que Juan Guillermo, yo también he crecido viendo violencia, pero siempre me he querido superar y ser mejor persona”, dice Luis.

¡EN LA CANCHA!
El árbitro da el pitazo inicial en un nuevo torneo barrial. Luis, ‘el Cuadrado olayero’, lleva el balón, es rápido y astuto, mira a sus compañeros y da un pase certero que se convierte en gol. La modesta afición aplaude, no son muchos, pero el ruido es ensordecedor.

Nuevamente Cuadrado es contundente y llena de orgullo a Nuevo Paraíso. Sus crespos negros se mueven con la brisa y, mientras eso pasa, mira hacia el infinito, pensando como serían sus goles en el estadio Allianza Stadium, en Turín, donde juega Juan Guillermo.

Sabe que Juan Guillermo Cuadrado solo hay uno, pero también reconoce que si hubiera contado con más suerte, él estuviera en las convocatorias de Pékerman.

Mientras tanto, se conforma con ser el ‘Cuadrado olayero’.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Fútbol

DE INTERÉS