Fútbol


El miedo de jugar en la última liga europea que el coronavirus suspendió

Óscar Estupiñán, delantero de 23 años, habló con COLPRENSA de su experiencia en estos días de angustia por el Covid-19 mientras la SuperLiga de Turquía se resistía a entrar en pausa obligatoria.

COLPRENSA

19 de marzo de 2020 07:15 PM

La pandemia que vive el mundo con el Covid-19 (coronavirus) por fin hizo parar a todas las Ligas de fútbol de Europa, tras el anuncio en Turquía de su suspensión. Óscar Estupiñán es uno de los colombianos que esperaba con angustia la noticia de las autoridades de ese país.

Si bien este 19 de marzo se decretó el receso obligado para la SuperLiga de Turquía, el campeonato alcanzó a jugar una fecha a puerta cerrada y estaba muy cerca de iniciar otra este fin de semana, siendo la última Liga del viejo continente en detenerse.

Falcao García, Hugo Rodallega y Óscar Estupiñán son los futbolistas que actualmente juegan en ese país, todos hasta este jueves con una gran preocupación por tener que exponerse a un posible contagio de coronavirus. COLPRENSA habló con el caleño de 23 años, ex Once Caldas, sobre su experiencia en estos días de angustia, el poder compartir con esos dos grandes delanteros y su paso por Europa.

- ¿Cómo ha vivido este sueño de jugar en Europa por segunda vez?

Después de pasar por Portugal, donde tenía expectativas muy altas, mi regreso fue al fútbol turco y tenía la esperanza de poder seguir sumando minutos, tener más ritmo y así seguir teniendo un nombre. Gracias a Dios acá me he adaptado más, he tenido la ayuda de llegar a un club que me dio la confianza con minutos, de tener un compatriota como Hugo Rodallega que ha hecho muy bien las cosas en el exterior. Este es un sueño, pero debo trabajar todos los días para poder mantenerme.

- ¿Qué pasó en Vitoria Guimaraes? ¿Por qué no logra un cupo en el primer equipo a pesar de ser el goleador del equipo B?

Yo sí esperaba tener más minutos allá, pero en ese momento no se me dio. Decidí ir a Ecuador (Barcelona S.C.) para volver a sentirme bien, a tener ritmo. Por eso tomé esa opción.

- Pero, dio la casualidad que en ese entonces estaba usted, Guillermo Celis y Sebastián Rincón, pero ninguno tenía protagonismo ¿Hubo algún problema?

No, no habían problemas, era decisión técnica, no contaban con nosotros. Celis quizás sí jugaba un poco más, pero no tenía mucha continuidad. Fue un tema del momento, de adaptación, quizás. Igual, todavía los tres seguimos perteneciendo al club.

- ¿Estar con Hugo Rodallega la ha ayudado en la adaptación y en su juego?

Hugo es un delantero con mucha calidad, que ha marcado la diferencia en el fútbol del exterior. Ha hecho demasiados goles. A veces le pregunto cómo ha hecho para mantenerse tanto tiempo, algunos movimientos como delantero que él me puede aportar. Son pequeños detalles y herramientas que él me brinda, que son muy importantes. Él ya conocía la Liga, las personas, la cultura y eso para la adaptación es más fácil. Lo he podido tener al lado para guiarme, no llegar y quizás estrellarme en algunas cosas.

- Hace unos meses fue popular la foto de usted junto a Hugo y Falcao tras el partido Galatsaray-Denizlispor ¿Cómo ha sido el contacto desde ese momento con Radamel?

Fue un gusto conocerlo en ese partido, fue un momento especial para mí. No pensé estar al lado de ellos dos, de poder compartir con dos grandes jugadores del fútbol colombiano tan rápido en mi carrera. Cruzamos un par de palabras, me preguntó algunas cosas. Me motivó el momento para hacer las cosas bien, exigirme y poder algún día llegar a ser como ellos dos.

- Y ahora en momentos de zozobra por ver que la Liga no se detenía, ¿Pudo hablar con ellos de la situación?

Sí, estábamos muy angustiados porque el fútbol no había parado acá. Además, teníamos un viaje y nos íbamos a exponer bastante, debíamos ir a un aeropuerto, luego a un hotel. Íbamos a estar en contacto con muchas personas. Fueron días de angustia, de dormir pensando en que de pronto uno se iba a contagiar, viendo tantas noticias todos los días. Ahora ya te da algo de tranquilidad poder estar en casa.

- Incluso, John Obi Mikel rescindió con Trabzonspor por miedo a contagiarse...

Pues eso fue un tema personal que él decidió hacer, es un tema serio porque ya ha muerto muchísima gente. Fue algo drástico, él tendrá sus razones y en parte tiene razón porque la salud es mucho más importante.

- Bueno, y antes de que se cancelara la Liga ¿qué les dicen en el club según pasan los días?

Creo que el 90 % de mis compañeros en Denizli teníamos gran temor de que la Liga y el club no se manifestaban. En el equipo debían esperar a ver qué decidía la Federación, nosotros no podíamos dejar de entrenar porque teníamos partidos programados. Había un temor de todos. También se tomaron medidas de desinfectar el club, pero igual estábamos contacto a diario con otras personas. Eso fue lo único que había hecho el Denizlispor como medida, de resto solo esperar.

- El fin de semana pasado jugaron el primer partido a puerta cerrada como primera medida ante el coronavirus ¿Cuáles fueron las sensaciones?

Sí, pues jugar a puerta cerrada le quita un plus inmenso al fútbol y para nosotros los jugadores es extraño. En ese momento no sentía el mismo miedo, porque no habían tantos casos confirmados en Turquía, pero en el transcurso de la semana fueron creciendo, se multiplicaron los casos y por eso ahora no quería salir de la casa ni que jugáramos el partido de este fin de semana. Pero, de verdad, es una sensación muy extraña jugar a puerta cerrada por todo lo que se estaba viviendo, en los actos de protocolo ni nos saludamos con el contrario, todo era raro.

- Antes de que se diera la suspensión Acolfutpro pidió a FIFPro que intercediera para que la Liga en Turquía se suspendiera ¿Ellos han hablado con ustedes?

Sí, ellos como Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales nos ayudaron en este tema. Estuvimos dialogando en la semana y solo nos queda agradecerles por la carta que mandaron, fue de mucha ayuda, sirvió como presión. Ellos han estado pendientes, nos han asesorado. Solo hay palabras de agradecimiento para ellos.

- Y, bueno, ahora con la Liga suspendida ¿Cuál es la instrucción del club? ¿Aislamiento preventivo?

Hasta ahora no nos han dicho nada, hemos estado esperando la decisión del club. Tengo entendido que primero tenemos unos cuatro días libres, pero no sé qué medida van a tomar. Quizás, después de ese tiempo nos toque volver a entrenar.

- A pesar del momento difícil, ¿Tiene la fortuna de estar con su familia allá?

Sí, estoy con mi esposa y mis padres que me estuvieron visitando y les tocó quedarse acá. Tenían el viaje para dentro de cuatro días, pero ya cerraron las fronteras, cancelaron el viaje y pues en este momento es mejor que se queden más tiempo. No hay ninguna urgencia de que ellos se regresen a Colombia.

- ¿Cómo vive la situación su familia?

No, pues cuando yo llegaba a la casa tenía todos los cuidados posibles. Yo era el que salía, entonces llegaba a lavarme las manos, trataba de no tener mucho contacto con ellos al principio por lo que era el que me estaba exponiendo. Nunca llegamos al tema de no jugar o presentarme a los entrenamientos porque es mi trabajo, obviamente había temor.

- Por último, ¿En Denizli cómo se está viviendo esta crisis mundial por el coronavirus?

Desde hace unos días hay una alerta y se ve muy poca gente en la calle. Cerraron la mayoría de restaurantes y sitios públicos. Nosotros ya hicimos un abastecimiento, pero moderado para que los demás tengan la oportunidad de hacerlo. Estamos esperando que se solucione todo rápido para que no hayan tantos afectados.