Fútbol


En Turbaco se realizó un Encuentro Recreo-Deportivo de Discapacidad

JUAN CARLOS MARTÍNEZ CASTELLAR

19 de febrero de 2018 10:35 AM

Con un zurdazo infló la red, de inmediato se fue a celebrar con el público, con su gente, esa misma que le gritaba desde afuera: “vamos Mauricio”. Este se arrodilló, los señaló y miró el cielo, al mismo estilo de cualquier jugador profesional cuando anota un gol con los colores que defiende. El protagonista de la euforia es Mauricio Jiménez, un chico con Síndrome de Down que hizo parte del Primer Encuentro Recreo-Deportivo de Discapacidad que se realizó en la cancha sintética La Birria de Turbaco. Allí los equipos Sueños de Esperanza y Un Sueño Hecho Realidad jugaron su ‘picadito’, ambos integrados por niños y jóvenes con limitaciones físicas, pero que pese a todo, se integraron, hicieron deporte y demostraron que sí se puede.

“Ellos merecen un espacio en la sociedad. En esta actividad participaron 20 niños”, dijo Yineth Puello, una de las organizadoras del evento.

LA FIGURA

Mientras Mauricio hacía goles con su equipo, del otro lado respondía Yeison Paternina, quien era más calmado en la celebración, pero más efectivo frente al arco. Fue el goleador de la tarde y el que más recibió aplausos.

“Me gusta la actitud de ellos para jugar. Esta actividad sirve para integrar a estos niños con discapacidad, seguiremos apoyando estos eventos”, dijo Beibis Espinoza, la primera dama del municipio de Turbaco, quien hizo presencia en la cancha.

REGALOS

Para que sigan vinculados en el deporte, los protagonistas, al final del partido, recibieron balones como regalos, esos que serán pateados por unas personas que disfrutaron, por poco tiempo, de un partido de fútbol.

El evento, que se hizo por primera vez, tuvo el apoyo de la Oficina de Gestión Social, Secretaría de Integración Social y Teletón.

OPINIONES

Yinet Puello, Teletón: “Participaron niños de Turbaco, Turbana y Cartagena. Es hermoso trabajar con ellos”.

Adrián Hernández, participante: “Me sentí bien jugando, vivo en Turbana con mis papás”.

Wilfredo Castillo, entrenador: “Esto es para demostrarle a la comunidad que ellos también pueden hacer deportes”.