Fútbol


Pónganle una correa, Haaland no se cansa de hacer goles

El City de Guardiola se ha convertido en una máquina de hacer goles, Haaland se ha vuelto el estandarte del equipo y hoy lo ha vuelto a demostrar.

EFE

05 de octubre de 2022 04:44 PM

El hambre anotadora de Erling Haaland abrió al Manchester City el camino de una cómoda victoria (5-0) en casa contra el Copenhague en un duelo en el que los ingleses pudieron permitirse el lujo de sentar al noruego en el descanso. Tras firmar un doblete.

Fiel a su costumbre de perforar la red, Haaland sólo necesitó siete minutos y un toque de balón para transformar el primero. Lo hizo rematando en el interior del área un buen centro desde la derecha de Cancelo. Lea aquí: Juan Guillermo Cuadrado participó de la victoria de la Juventus

A ese tanto pudo seguirle otro poco después, cuando Bernardo Silva se encontró con el palo. Además Haaland pudo ampliar su cuenta mediante un cabezazo blocado por el arquero, que también desvió un tiro desde la frontal de Gundogan, y otro más del ariete escandinavo a una mano.

Pónganle una correa, Haaland no se cansa de hacer goles

Jugaba a placer el anfitrión, monopolizando el esférico y las ocasiones. Y no cesó en sus intenciones para lucimiento de un Grabara convertido en héroe hasta que Haaland volvió a superarle al empujar a la red un balón muerto tras tiro de Sergio Gómez.

No cejó en su intención de anotar Gómez, que antes del descanso volvió a intentarlo provocando el desvío hacia su propia puerta de Khocholava. Con 3-0 al intermedio, Guardiola decidió prescindir de Haaland.

Pónganle una correa, Haaland no se cansa de hacer goles

Sin su principal referente ofensivo, tornó el City en un equipo de más elaboración pero no exento de acierto. Mahrez, aprovechando un penalti de Stamenic sobre Laporte, abrió más la brecha e hizo el cuarto.

A partir de ahí el cuadro local dejó que la inercia y la inspiración trajesen consigo los acercamientos. Y en esa dinámica Julián Álvarez se dio de bruces contra el palo. El gol que se le resistió ahí acabaría haciéndolo algo más tarde, rematando a placer un pase de la muerte de Mahrez.

Pónganle una correa, Haaland no se cansa de hacer goles

De ahí al final el protagonista fue Jack Grealish, que hizo méritos más que de sobra para adjudicarse una diana pero no alcanzó su objetivo. Un tiro con efecto que se marchó fuera por poco y otro disparo al palo, el tercero de la noche, fueron sus opciones más claras. Lea aquí: Duelo de arqueros en Portugal, Benfica y PSG empatan

  NOTICIAS RECOMENDADAS