Geiny Pájaro Guzmán es velocidad y adrenalina pura

20 de agosto de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Geiny Pájaro Guzmán es sinónimo de velocidad, vértigo, adrenalina pura.

La cartagenera, de 22 años, es la mejor patinadora del momento. Dos títulos en el Mundial de Patinaje de Barcelona y un título en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú la ratifican como la velocista de mejor calidad del planeta en la categoría mayores damas.

Vive días felices, por eso sonríe a toda hora, sabe que su carrera marcha viento en popa y disfruta al máximo de sus logros.

“Era mi primer Panamericano y me lo gocé, competí con deportistas de talla olímpica, cumplí el objetivo del oro, antes de salir a competir recordé todo el sacrificio que he hecho en mi carrera y pensé mucho en mis papás porque sin ellos no hubiera sido posible todo lo que he logrado”, asegura Geiny, quien también obtuvo una plata en el Panamericano.

Ganar en un Mundial es lo máximo y ella así lo entiende, pero asegura que los Panamericanos, sin duda, tuvieron un significado demasiado especial.

“Fue un momento lindo, bonito, en medio de una situación difícil que vivía, pues un primo mío acababa de fallecer y eso me dolió en el alma. Ganar en un momento así reconforta demasiado y saber que fui la elegida en representación de las mujeres colombianas en el patinaje de velocidad es todo un honor. De verdad que nunca olvidaré estos Juegos, que los sentí en lo más profundo de mi corazón”, comenta.

Eso sí, Geiny no le resta importancia a lo realizado en la cita orbital de Barcelona.

“En las dos pruebas que corrí impuso récord mundial y eso es bien grande. En los 200 y 100 metros patiné a lo grande. Son pruebas que fascinan muchísimo, me sentí tranquila y confiada para darle una alegría más a Colombia”, agregó.

Sus logros

Sus números son buenos. 7 veces campeona del mundo, campeona de los World Games y campeona Panamericana y subcampeona Suramericana. Su carrera va muy bien.

“Recuerdo como si fuera ayer mi primer título, fue en los 300 metros en el Mundial de Taiwan en 2015. Fue una alegría que no se puede describir”, dice mientras posa para el lente de Aroldo Mestre, fotógrafo de El Universal.

va por más

Participará desde el 28 de agosto en el Torneo Nacional de Patinaje en Envigado, que entrega puntos para la selección Colombia del año que viene. “He tenido un súper año, pero todavía me falta la cereza al postre: los Juegos Nacionales”.

Y está clara de lo quiere hacer en las justas nacionales. “Siempre le apunto al oro, no estoy mirando tanto a los rivales sino el reto mío frente a la prueba. En Valle, Antioquia, Bogotá, Santa Marta hay buenas patinadoras, pero yo estoy muy motivada para hacer respetar la casa”.

Es nacida y criada en el barrio Escallón Villa. Es hija de Wilson Pájaro, de profesión electricista, y de Antonia Guzmán, ama de casa. Tiene un futuro halagador y ella lo sabe. Por eso seguirá entrenando con pasión, disciplina y mucho empeño pensando siempre en ser la mejor.

Agradecida con Dios

Inició a los 12 años en el patinaje. Geiny Pájaro salió de las Escuelas de Iniciación y Formación del Ider, donde practicó atletismo y patinaje.

“Yo era súper buena en los dos deportes, ambos me gustaban, no sé qué sucedió que finalmente me quedé con el patinaje y hoy disfruto mucho de lo que hago”, asegura Geiny. Cuenta que ver a sus padres luchar al máximo para que ella asistiera a los campeonatos de patinaje le sirvió de mucha motivación para darlo todo y triunfar en este deporte.

“Mi forma de agradecerle a mis padres era ganando en las competencias. Ese momento de alegría que les brindaba me hacía sentir muy bien. Luché y luché para dar más y más y ahora me sorprendo yo misma al saber todo lo que he logrado. Todos los dias le doy gracias a Dios por todas sus bendiciones”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Deportes

DE INTERÉS