Hace 28 años una noticia cambió la vida de Arthur Ashe

04 de abril de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hace algunos días, el profesor Jairo Yepes, padre de la destacada tenista cartagenera Angie Yepes, me envió por whatsApp una historia que no conocía y que me conmovió mucho.

Y la quiero compartir con los lectores de El Universal porque en estos días tan difíciles que estamos pasando seguramente le dará mucho ánimo aquellas personas que la están pasando mal.

Se trata del tenista afroamericano Arthur Ashe (q.e.p.d.), quien se hizo famoso en el deporte blanco del mundo por ser el primer deportista afro que gana un título de grand slam en el tenis y por llevar a los Estados Unidos a dos títulos en la Copa Davis.

Ashe ganó tres torneos grandes de tenis: Abierto de Estados Unidos (1968), Abierto de Australia (1970) y Wimbledon (1975).

Además guió a los Estados Unidos a ganar la Copa Davis dos veces seguidas en 1968 y 1969, siendo el primer tenista negro convocado para el equipo norteamericano.

Fue un tenista que tuvo un gran reconocimiento a nivel mundial. Por eso el mundo del deporte se consternó cuando se supo que en 1992, estando ya retirado, había contraído el virus del Sida en una transfusión de sangre. El diagnóstico había sido en 1988, pero se conoció cuatro años después cuando el 8 de abril un periodista lo llamó por teléfono y le preguntó si el rumor de tener Sida era verdad.

Al día siguiente, Ashe convocó una rueda de prensa y le anunció al mundo la noticia que le cambió la vida.

Muchos de sus admiradores le enviaron un sin número de cartas, pero una en particular le decía: “Arthur por qué Dios tuvo que seleccionarte a ti para que te diera esta fea enfermedad”.

Arthur Ashe le contestó días después así: “En el mundo hay 50 millones de niños que comienzan a jugar el tenis, 5 millones aprenden a jugarlo, 500 mil alcanzan un nivel profesional, 50 mil entran al circuito profesional, 5 mil logran jugar torneos importantes, 50 llegan a Wimbledon, 4 a las semifinales y dos a la final. Cuando yo estuve levantando la Copa nunca pregunté ‘Dios mío por qué a mí’. Y hoy con mi enfermedad y dolor tampoco le preguntaré por qué a mí”.

Esas palabras de Arthur Ashe se convierten una reflexión para toda la humanidad.

Solo nos acordamos de Dios en los momentos difíciles, pero en los momentos buenos pensamos que es mérito nuestro y lo olvidamos.

Por eso quise compartir esta enseñanza de vida que nos dejó este gran deportista, que nació el 10 de julio de 1943 en Richmond (Estados Unidos) y falleció el 6 de febrero de 1993 en Nueva York, a los 49 años.

Fue el número dos del mundo del 10 de mayo de 1976 al 14 de junio de 1976 en los tiempos de los grandes tenistas como Jimmy Connors, Illie Nastase, Guillermo Vilas, Bjorn Borg y John Newcombe, entre otros.

Cuatro años después de su muerte, el principal estadio del US Open fue bautizado con su nombre, reemplazando al de Louis Armstrong.

El 25 de agosto de 1997 se produjo la inauguración oficial del escenario con la participación de la cantante fallecida Whitney Houston como artista principal cantando “One Moment in Time”, el tema que dedicó a Ashe.

Fue elegido para el Salón de la Fama Internacional de Tenis y todavía es el único tenista negro que ha ganado en La Catedral (Wimbledon). (Lea aquí: Wimbledon, cancelado por primera vez desde la seguda Guerra Mundial).

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Deportes

DE INTERÉS