Deportes


Harold Grey, el campeón del sacrificio y la superación

El arjonero Harold Grey, excampeón mundial de boxeo, pasa la cuarentena con su familia. Asegura que el boxeo lo aprendió de su padre. “Mi papá hablaba con mucha emoción de ‘Pambelé’ y de ‘Rocky’ Valdez”.

ANDRÉS FRÍAS UTRIA

04 de mayo de 2020 05:18 PM

Dentro de los 49 campeones mundiales de boxeo que ha tenido Colombia, el único que ha mostrado ese espíritu de superación y sacrificio es Harold Grey Rengifo.

Arjonero, 48 años (nació el 20 de diciembre de 1971 ), que se batió con un león en el ring para hacer realidad sus sueños y sacar a su familia adelante.

Harold se alzó en dos ocasiones con el título mundial supermosca (115 libras) de la FIB -Federación Internacional de Boxeo- y su nombre quedó inscrito en la historia del boxeo colombiano.

Se retiró a los 32 años para emprender otro sueño: estudiar. Y así lo hizo. A los 35 años, comenzó a estudiar para graduarse como licenciado en Educación Física Recreación y Deportes, título que le otorgó la Universidad Pamplona.

“Para mí ha sido lo más reconfortante en la vida. Haber hecho realidad dos sueños: ser campeón mundial de boxeo y licenciado en Educación Física Recreación y Deportes. Todo a base de sacrificio, perseverancia y esfuerzo. Gracias a Dios, vivo feliz con mi esposa y mis dos hijas.

En esta época de aislamiento total, Harold y su familia se aferran al Todopoderoso para que la vida vuelva a su normalidad, se reactiven las empresas y “todos podamos trabajar, aunque yo ahora no estoy trabajando. En estos momentos gracias a Dios me encuentro muy bien, pero también un poco asustado por la pandemia”, dice.

¿Qué mensaje le envía a los bolivarenses?

-Que sigan todas las indicaciones que les da el Gobierno Nacional y que tengan fe que Dios no nos dejará solos.

En este momento de confinamiento, ¿qué hace, entrena en su casa?

-Estoy en mi hogar llevando a cabalidad la cuarentena. A veces me muevo, veo televisión y dialogo con mis hijas y esposa.

¿Que le dejó el boxeo

- Me dejó antes todo un bello hogar y un estilo de vida tranquilo puesto que puedo suplir mis necesidades.

¿Vive bien Harold, quiénes integran su familia?

-Por supuesto, vivo bien con mí familia, mi esposa Claudia Patricia Pájaro y mis dos hijas Eileen y Mónica Patricia.

¿El momento más emocionante de su carrera?

-Sin discusión, cuando gané mi primer título mundial de boxeo en Los Ángeles al mexicano Julio César Borboa, un 29 de noviembre de 1994. Me alzaron en hombros, fue glorioso.

¿Descríbame ese momento?

-En esa fecha viví uno de los momentos más especiales en mi vida, por la magnitud de lo que había alcanzado. Toda Arjona, Cartagena y Colombia alegre por este título mundial, además le gané a un mexicano. La historia decía que siempre ellos ganaban.

¿Cuántas defensas de título mundial?

-Hice 5 defensas en dos reinados de campeón mundial.

¿La pelea más difícil?

-Cuando derroté al mexicano Borboa y gané el título mundial. Boté hasta el alma, peleamos 12 asaltos bravos. Cuando me hicieron el examen antidoping, oriné sangre.

¿Si volviera a nacer, sería boxeador?

-Sí. Yo fui un boxeador entregado.

Se arrepiente de algo que no pudo hacer cuando estaba en la cima del boxeo?

-Sí. Me arrepiento de no estar más pendientes de lo que hacía mi apoderado con los contratos. Uno debe tener un contabilista para que todo sea claro.

Un mensaje para la juventud que sueña con ser campeón mundial y sacar a su familia adelante...

-A los jóvenes que están en la práctica del boxeo les aconsejo ante todo disciplina, dedicación, que sueñen, que crean en su talento. Ahí está la clave del éxito.

¿A quién le agradece su carrera como boxeador?

-Mi carrera se la agradezco a mi padre que está con Dios debido a que gracias a él solo me dediqué a entrenar y a salir a delante.

¿Cuáles fueron sus cualidades como boxeador?

-Yo fui un boxeador bastante estilista, pegaba y tenía buena técnica.