Hinchas de Real Cartagena deben pagar la boleta para exigir: Revollo

29 de noviembre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Dolido como todos los hinchas ante el nuevo fracaso de Real Cartagena, así está César Revollo Pérez, el hincha cartagenero que ayer cumplió 18 años que se desnudó en la final de la Primera B en 1999 cuando el equipo “auriverde” ganó el tiquete de regreso a la Primera A.

En una protesta de mototaxis (ahora se gana la vida de esa forma), el periodista ‘Luchito’ Anaya  se lo encontró por casualidad y de inmediato se dio cuenta que ese hombre, ahora con varios kilos de más, fue el que se metió al terreno de juego para “quemar algo de tiempo” aquel día cuando Real ganaba 2-1 a Rionegro y aún faltaban poco más de 10 minutos para concluir el juego.

“Fue una promesa que me hice, el día que Real Cartagena ascendiera a la A yo me encueraría en el estadio ante los ojos de todos y así fue. Yo le pregunté días antes a unos policías qué pasaba si alguién se encueraba públicamente y me dijeron que máximo le daban  72 horas de arresto. Y con esa respuesta que me dieron me dije a mí mismo: vale la pena”, comentó César, quien en aquella oportunidad corrió en pelotas por el gramado del ese entonces estadio Pedro de Heredia. 

Ayer, en la cancha sintética de La María, barrio en donde reside, Revollo nos mostró una camiseta gigante del Real Cartagena, en una clara muestra de amor por una divisa de la que se enamoró hace muchos años.

¿Usted nunca se ha arrepentido de encuerarse públicamente?
- Para nada, le ofrecí 50 mil pesos a unos policías, pero no aceptaron. Hice el ver que me iba, pero regresé y coroné, pues la puerta del camerino estaba sola, Real había hecho el segundo gol, faltaban pocos minutos y yo me metí en la cancha y grité: somos campeones, somos campeones. Me corretearon los uniformados, después de un largo rato me entregué y al cabo de unas horas me soltaron.

Ese año fuimos campeones con David Ferreira, 18 años después este jugador regresó al Real, ¿cómo lo vio?
- Excelente, es un gran jugador, siempre lo he admirado, pero una sola golondrina no  da verano. Hay que acompañarlo con cuatro jugadores buenos y con experiencia. Esto no es de pelaos porque cuando llega la delgadita se aturden.

¿Qué piensa de la situación del Real y su nuevo fracaso?
- Quiero que entiendan que el problema no es de los Rendón sino nosotros los hinchas, que no exigimos a los directivos un equipo competititivo. Aquí la mayoría entra al estadio de cachete, de cortesía. La hinchada debe pellizcarse y comprar su boleta para exigirle a los dirigentes que armen un equipo serio que piense de verdad en regresar a la A.

Usted quedó bautizado como “El Encuero” ¿le molesta?
- Para nada, quiero que sepan que “El Encuero” el año que viene regresa al estadio a apoyar al equipo, pero pagando la boleta.

¿Además de seguir en la B qué otra cosa le molesta del Real Cartagena?
- Mira... llevo tatuado el escudo original del Real Cartagena en el mi espalda. El que tiene ahora el club no es el escudo verdadero, por favor a los directivos les pido que respetemos porque eso es algo sagrado, volvamos al escudo  histórico de nosotros, el que tenemos ahora nos tiene “salados”.
Real está en la B y César sigue amándolo... 

En sus cinco sentidos

César Revollo Pérez trabajaba en una confitería cuando Real Cartagena ascendió en 1999, pero se quedó sin su empleo debido a que se encueró en el estadio Pedro de Heredia, hoy Jaime Morón.

Hoy afirma que estaba en sus cinco sentidos y que no se había tomado ni una sola cerveza cuando emprendió la carrera dentro de la cancha a pocos minutos que se acabara el juego que llevaba de regreso a la Prrimera A al equipo “auriverde”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Deportes

DE INTERÉS