Deportes


Jugar sin la presión del público mejorará el rendimiento del deportista

Jugar con estadios vacíos seguramente aumentará el rendimiento del deportista ya que no tendrá la presión de sus seguidores.

EFE

21 de mayo de 2020 11:47 AM

Sin la presión de la grada y del entorno del deporte, los deportistas, equipos y árbitros tendrán un escenario favorable para mejorar su rendimiento siempre y cuando, de la mano del líder, que debe ser el entrenador, sean capaces de recuperar la mentalidad competitiva.

Así lo explica en una entrevista telemática con EFE Francisco Solano Romero, director del postgrado en Psicología del Deporte de la Universidad Abat Oliba CEU.

Exentrenador de baloncesto, Solano Romero analiza en la conversación los aspectos psicológicos del deporte de competición ante el reto del estadio vacío y valores que marcarán la diferencia, por encima de los aspectos físicos o tácticos.

Pregunta: ¿Qué supondrá para el deporte disputar las competiciones con los estadios vacíos?

Respuesta: Hay varios aspectos. Por un lado la industria del deporte se verá afectada por el hecho de que no haya espectadores en los estadios y canchas, y por otro, el impacto psicológico será muy importante en el deportista.

El principal cambio es que no se producirá ese proceso constante de comunicación entre la afición y jugador, que se traduce en una presión ambiental que en el deporte condiciona lo que ocurre en el campo, y que influye sobre los jugadores, entrenadores, árbitros ....

P: ¿Quién será el más beneficiado entre todos estos actores de un partido de fútbol, por ejemplo?

R: La ausencia de público supondrá la eliminación de esa presión habitual sobre el árbitro, que será el más beneficiado. En el caso del jugador, no tendrá presión, pero tampoco apoyo.

P: ¿Cómo puede afectar en el rendimiento del deportista saltar a un campo/cancha con las gradas desiertas?

R: Afectará de forma positiva, ya que mejorará diversos aspectos, como la atención y concentración del jugador en el juego, la gestión de la comunicación interna del equipo en la cancha y habrá más cohesión y mejores relaciones internas entre los componentes del equipo.

Sin presión ambiental se van a dar situaciones para mejorar el rendimiento, ya que el jugador podrá estar más concentrado en la esencia del deporte desde el punto de vista de concentración, más unido al equipo y al entrenador. Se elimina ansiedad.

FUNDAMENTAL LA GESTIÓN DE LOS ASPECTOS PSICOLÓGICOS

P: Cuál será el primer reto que debe afrontar el deportista en este nuevo escenario?

R: Ahora, la diferencia dependerá de la gestión de los aspectos psicológicos, la mentalidad, la conducta y la emocionalidad. Los jugadores no van a tener el empuje de la afición, se eliminan estímulos, por lo tanto el deportista recurrirá a su automotivación.

El reto es cómo recuperar la mentalidad de competición sin espectadores y alcanzar el mismo nivel de antes. Hay que recuperar la forma psicológica.

P: ¿Y cómo se recupera la forma mental?

R: Es fundamental el rol del líder, en este caso del entrenador, quien debe fijar una línea de actuación, ver el escenario de trabajo que se presenta, tener una visión clara ... y luego están las habilidades del jugador.

P: ¿Qué debe hacer el entrenador como líder del grupo?

R; La comunicación debe ser parte del entrenamiento, hay que desarrollar las relaciones y expresividad en el equipo para ver los niveles de motivación en cada jugador. Tan importante es recuperar la forma física como la mentalidad competitiva. El entrenador genera la mentalidad y el jugador el rendimiento.

SIN PRESIÓN HABRÁ MÁS CONCENTRACIÓN Y RENDIMIENTO

P: Sin presión ambiental, ¿qué cambios se verán en los deportistas?

R: Va a mejorar el nivel de atención del deportista. Ahora no le va a distraer nada, el manejo del estrés será más cómodo sin presión ambiental. La comunicación dentro del equipo aumentará al no haber tanta prensa y TV y sin la afición que espera el equipo en la puerta del estadio. El jugador se centrará mas en el equipo y mejorará la relación interna, los conflictos internos disminuirán, no habrá declaraciones...

P: ¿Cree que subirá el nivel competitivo de los equipos?

R: Vamos a ver equipos más compactos y cohesionados que antes porque el nivel de atención estará solo en ellos, mientras que antes influía un entorno que restaba atención y podía modificar el rendimiento del jugador, que ya verá disminuida la presión. Ahora saldrán concentrados al cien por cien, ahora el entorno no va a influir.

P: Los árbitros son la primera diana de las críticas. ¿Cómo influirá sobre ellos la ausencia del juicio permanente de las gradas?.

R; Eliminada la presión del público podrán estar más concentrados y atentos, tendrán menos elementos que les condicionen. Creo que habrá arbitrajes de más nivel, el rendimiento va a mejorar sin el entorno crítico tan cerca.

P: ¿Se puede decir que será determinante para el deportista recuperar el nivel de mentalidad competitiva?

R: Sí. Las diferencias de resultados en esta fase van a depender de cómo se gestionen los aspectos psicológicos, que influirán más que los físicos ó técnicos. Se trata de una situación nueva y hay que ver cómo se adapta cada uno. En igualdad de condiciones marcará la diferencia la mentalización deportiva. Dependerá del entrenador y de la capacidad de concentración de los jugadores.

P: Usted fue entrenador de baloncesto. ¿Qué les diría a sus jugadores en una charla sobre esta situación?

R. Les haría ver en qué escenario estamos, para qué estamos aquí, cómo queremos buscar juntos los objetivos. Se trata de trabajar con la realidad, definir las metas y pedir que la gente aporte valor al colectivo.