Deportes


Los dramas que dejó la organización de los Juegos Olímpicos Río 2016

EL UNIVERSAL

21 de agosto de 2016 08:26 PM

Luego de 17 días de competiciones, los primeros Juegos Olímpicos que se realizaron en Sudamerica llegaron a su fin luego de hazañas deportivas que aumentaron la figura de varias leyendas y otros fracasos que acabaron con las ilusiones y el trabajo de innumerables atletas.

Pero más allá de lo deportivo, los Juegos Olímpicos mostraron inusuales dramas en la organización, que pusieron en aprietos a delegaciones, periodistas, turistas y hasta miembros del Comité Olímpico Internacional.

Desde una cámara de televisión que le cayó encima a una aficionada hasta asaltos a deportistas y piscinas con olores y colores poco comunes, Río 2016 tuvo sus sombras como anfitriona del mayor certamen deportivo del mundo.

El Universal hizo un recuento de los principales problemas que sortearon los organizadores.

EL CASO DE AUSTRALIA Y LA VILLA OLÍMPICA

El primer gran drama de los organizadores se vivió tras el arribo de la delegación de Australia a la Villa Olímpica de Río de Janeiro. 

Los atletas australianos dijeron que no harían uso de sus habitaciones hasta que les resolvieran problemas de plomería, electricidad y limpieza que se presentaban en el lugar.

Además de Australia, las delegaciones de Gran Bretaña, Italia y Nueva Zelanda, reportaron problemas similares.

Ante esas acusaciones, el alcalde de Río de Janeiro respondió con una broma que empeoró el ambiente para los australianos.

"Esta es una Villa increíble, más linda y mejor que la de Sydney... Hay que traer a un canguro para que ponga a saltar afuera y así estén felices”, dijo.

El escándalo por el estado de la Villa se incrementó cuando Argentina y otras delegaciones se sumaron a las quejas por el estado de electricidad y problemas de plomería.

La delegación de Bielorrusia acusó de insalubre el lugar.

La respuesta de los organizadores apuntó a que los problemas que se presentaban se podrían deber a un sabotaje.

Los trabajos se incrementaron y la problemática se solucionó poco antes de que arrancaran las justas.

Pero el drama no acabó ahí. Días después, un centenar de integrantes de la delegación australiana tuvo que abandonar el edificio que ocupaban en la Villa debido a un incendio en el sótano de un área de estacionamiento, que emitió una nube de humo que llegó hasta las escaleras del inmueble.

Luego, Australia denunció el robo de computadores y camisetas a varios de sus integrantes, en lo que pareció una novela dramática para la delegación australiana en Río 2016.

La Villa Olímpica estuvo conformada por 31 edificios y alojó a 18 mil deportistas y dirigentes durante los Juegos.

INSEGURIDAD AMENAZÓ LOS JUEGOS

-Con un mundo amenazado por el Estado Islámico, las alertas de seguridad se incrementaron en Río de Janeiro. Y las medidas dieron resultados 15 días antes de que arrancaran la competencias con la captura de 10 presuntas personas vinculadas con el grupo terrorista, que planeaba sabotear las justas.

Días después se capturaron a otras dos personas, con lo que se confirmó que un grupo de 12 integrantes planeaban atentados en Río.

-Otro de los casos de inseguridad que ocurrieron antes del arranque de los Juegos fue el intento de un hombre por robarse la llama olímpica en la localidad de Guarulhos, en Sao Paulo.

El sujero intentó abrirse paso entre los guardias de seguridad que acompañaban al portador de la antorcha, en el desfile realizado en Sao Paulo, pero fue capturado antes de que lograra su cometido.

-El día antes de la inauguración, un miembro de la delegación de Rusia en Río de Janeiro mató a un hombre que intentó asaltarlo en una avenida cerca del parque olímpico.

-Los hechos de inseguridad no acabaron con el arranque de los Juegos. El primer día, una bala atravesó el techo de una lona situada para los medios que cubrían una competencia de equitación en el Centro Ecuestre Olímpico de Río de Janeiro. Las autoridades calificaron el hecho como "un incidente desafortunado" y no como un atentado. Ese mismo día, un escuadrón antiexplosivo hizo una detonación controlada de una bolsa sospechosa que se encontró cerca de la meta del ciclismo de ruta. La detonación se hizo cuando restaban 70 kilómetros para que finalizara la prueba. No se presentaron heridos y la competencia continuó sin percances.

Otro día, las autoridades detonaron una mochila encontrada dentro de la arena donde se desarrollaban los partidos de baloncesto.

-Después, el ministro de educación de Portugal, Tiago Rodrigues, sufrió un asalto con cuchillo mientras caminaba cerca de la playa de Ipanema. Testigos al incidente reaccionaron y los asaltantes fueron capturados por la Policía y las pertenencias fueron recuperadas.

Hechos similares se repitieron con dos entrenadores australianos, miembros de equipos o turistas de China, Suecia y Gran Bretaña.

El Comité Olímpico de Bélgica denunció también que el judoca Dirk Van Tichelt fue golpeado en el rostro cuando celebraba en la playa de Copacabana por ganar una medalla de bronce. En la denuncia se dijo que al atleta le robaron teléfono y fue golpeado mientras perseguía al ladrón.

- Los hechos de inseguridad en los primeros días continuaron con un incidente en un autobús, en el que se movilizaban miembros de medios de comunicación. Dos ventanas del bus fueron quebradas en un hecho que confuso. Algunos denunciaron que fueron balas las que quebraron las ventas y otras versiones hablaban de rocas.

-La novela de la inseguridad finalizó con el bochornoso caso de un nadador estadounidense. Ryan Lochte fue el protagonista al presentar una denuncia por un asalto falso.

Todo comenzó como una noche de borrachera en la Casa de Francia después del final de las pruebas de natación. En su camino de vuelta a la villa olímpica en un taxi, Lochte y otros compañeros del equipo estadounidense se metieron en un lío al romper una puerta y provocar otros desmanes en una estación de gasolina.

Al día siguiente, Lochte contó una historia de un robo a mano armada por parte de ladrones disfrazados de policías. Al ser interrogados por las autoridades, esa versión empezó a desmoronarse por imprecisiones y contradicciones, hasta que los nadadores admitieron que en realidad no habían sido asaltados, sino que tuvieron que pagar por los daños que ocasionaron.

Lochte se fue de Brasil antes que una jueza confiscara los pasaportes de dos de sus compañeros, que finalmente tuvieron pagar elevadas multas para regresar a Estados Unidos. Ahora, todos encaran sanciones de parte del comité olímpico estadounidense.

CONTAMINACIÓN Y PISCINA VERDE
"El momento en que quieres entrenar y la piscina está cerrada y la instalación huele como si alguien se hubiera tirado un pedo". Con esa declaración, el alemán Stephan Feck puso en evidencia que los problemas de contaminación continuaban en medio de los Juegos Olímpicos.

La piscina en el Complejo Maria Lenk le produjo a los organizadores uno de los dolores de cabeza más grandes.

El agua apareció un día verde y turbia debido a la falta de algunos productos químicos que provocó que el PH del agua saliera de sus niveles normales.

"Aprendimos que la química no es ciencia exacta. Ha tomado más tiempo de lo previsto. Cancelamos la sesión porque necesitábamos el agua tranquila para poder limpiarla", explicó en ese momento el director de Comunicaciones de Río-2016.

Pero pese al color desagradable del agua, y al mal olor que hubo en determinado momento, los atletas no dejaron de lanzarse al agua y tampoco se mostraron muy preocupados.

"Saliendo de la piscina, hay que tomar una buena ducha" y problema solucionado, dijeron varios deportistas.

LA CÁMARA QUE CAYÓ DEL CIELO

En un incidente insólito, el lunes 15 de agosto, una cámara de la transmisión oficial cayó sobre el Parque Olímpico y dejó siete personas heridas tras desprenderse de un cable metálico que la sostenía, según informó la organización de los Juegos.

La cámara, de gran tamaño y encargada de hacer tomas aéreas de los Juegos, se precipitó desde 20 metros de altura en un área aledaña a uno de los estadios donde se realizaban competiciones.

Otro problema por infraestructura ocurrió cuando la rampa principal donde se realizaban las competencias de vela se desplomó. El incidente causó un gran susto a los presentes, aunque no hubo heridos según los organizadores, que atribuyeron el derrumbe a las altas mareas y a condiciones de tormenta en el mar.

LÍO DE BANDERA

Los organizadores de los Juegos tuvieron que soportar la molestia de china luego de que utilizaran las banderas de ese país con errores de diseño.

El problema, situado en la forma en que se presentaban las estrellas en la bandera china, fue tildado de menor por los organizadores, pero provocó el enojo de vario miembros de la delegación asiática.

"La bandera mal hecha ha sido una fuente de decepción pública", subrayó la edición en internet del periódico del gobierno chino, el Diario del Pueblo.

Otro problema con las banderas se conoció cuando el equipo ruso denunció que sus banderas, en la Villa Olímpica, fueron profanadas.

La competidora en nado sincronizado Alexandra Patskevich declaró al periódico ruso Komsomolskaya Pravda que las banderas dentro del edificio de la delegación fueron retiradas y atadas en nudos en dos ocasiones.

CON INFORMACIÓN DE AP Y AFP