Deportes


Los sueños sí se cumplen: vendedor de verduras está en “La Bombonera”

Después de rifar pescados, dinero y objetos donados, Elkin Bustamante empezó a cumplir uno de sus máximos sueños.

Un vendedor de verduras llegó en la mañana de este viernes a la ciudad de Buenos Aires (Argentina), para cumplir su sueño de conocer el estadio “La Bombonera”, del equipo de fútbol Boca Juniors, al cual ama desde que era un niño.

Elkin Enrique Bustamante Fuentes tiene 32 años y es oriundo de Sincelejo, población que diariamente recorre detrás de una carreta, vendiendo verduras para ganarse la vida y alimentar a su esposa y a sus dos hijos, Matías Estebes y Martín Palermo.

Lea aquí: Sebastián Villa declara ante un fiscal en Argentina

Desde hace un año se propuso cumplir uno de sus máximos sueños: conocer el templo del club xeneize, que lo inspiró también para montar su carrito de jugos llamado “El Romance”, en honor al jugador Juan Román Riquelme.

Vive en un barrio de invasión del sector La Vega de la capital sucreña y para llegar a donde hoy está caminando realizó un sinnúmero de actividades, entre ellas, rifas de pescados, dinero y artículos donados por sus amigos y personas que lo apoyaron.

“Hoy estoy muerto del frío, me tocó prácticamente comer tierra y sacrificar muchas cosas, pero cuando uno sueña en grande, de buena manera y deja todo en manos de Dios, se te cumplen tus anhelos”, expresó.

Su larga carrera de amor hacia Boca Juniors lo ha llevado a conocer hinchas argentinos quienes como él han acompañado al onceno en sus presentaciones en Colombia, y algunos de ellos hoy le pagaron la entrada para ver esta noche al cuadro azul y oro.

“El sueño empezó cuando tenía 9 años de edad y vi por televisión La Bombonera, de inmediato me enamoré y quise siempre conocer este estadio, y aquí estoy listo para ver este viernes y el próximo martes en acción a mi equipo Boca Juniors”, enfatizó.

Elkin Enrique llegó aproximadamente a las 5:30 de la madrugada de este primero de julio de 2022 a Buenos Aires y de inmediato se dirigió al escenario y le dio vueltas y vueltas sin cansarse, eso sí, llorando de la emoción.

  NOTICIAS RECOMENDADAS