Deportes


Primoz Roglic hace doblete con autoridad y refuerza el liderato en la París-Niza

El esloveno Primoz Roglic ganó este viernes con autoridad la sexta fracción de la París-Niza y amplió su liderato en la París-Niza. Mañana se corre la etapa reina.

EFE

12 de marzo de 2021 10:51 AM

El esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) demostró autoridad y contundencia para adjudicarse el triunfo en la sexta etapa de la París Niza disputada entre Brignoles y Biot, de 202.4 kilómetros, por lo que reforzó el maillot amarillo en vísperas de la etapa reina.

El doble ganador de la Vuelta y de la Lieja 2020, de 31 años, dedicó el triunfo a su hijo, que le esperaba en brazos de su madre en la línea de meta. Allí celebró su segundo triunfo en la Carrera del Sol, después del logrado en Chiroubles.

En un final supersónico en subida durante los 2 últimos kilómetros, Roglic superó con claridad al francés Christophe Laporte (Cofidis) y al australiano Michael Matthews (BikeExchange), todos en 4h.40.22, a una media de 43,3 kms/hora.

Con los 10 segundos de bonificación, Roglic es más líder a falta del fin de semana. Aventaja en 41 segundos al alemán Max Schachmann (Bora) y en 50 al español Ion Izagirre (Astana), un día más entre los mejores de la carrera. Su compañero y compatriota Luis León Sánchez es octavo a 1.21 minutos.

ELISSONDE, EL MÁS COMBATIVO SIN PREMIO

Nada más salir de la ciudad medieval de Brignoles salieron a la aventura Cavagna y Trentin, que fueron neutralizados para dar paso a otra avanzadilla de 5 corredores que salieron subiendo la Cota de Tulières, con El Fares, Campenaerts, Lutsenko, Elissonde, Anthony Pérez e Hivert.

Con mucha subida por delante el esfuerzo fue pasando factura en la escapada, que superó las principales dificultades de la Cota de Cabris (2a) y el Col de Ferrier con 4 minutos de ventaja. Una caída dejó fuera de combate al estadounidense Brandon McNulty (UAE Emirates), tercero de la general.

El grupo adelgazó más en la Cota de Gourdon (3a), última puntuable del día, con El Fares y el líder de la montaña Anthony Pérez desfondados. Iba a empezar el movimiento ante la amenaza de un pelotón que rodaba con el Jumbo Visma al frente decidido a reiniciar la etapa.

Elissonde (Trek) se negó a ser cazado en el elevado esprint intermedio de Roquefort les Pins, a 20 de meta. La rebeldía del francés que ganó en la etapa de la Vuelta en El Angliru en 2013, fue estéril. Los hombres de Roglic se mostraron implacables moviendo el pelotón a alta velocidad camino de Biot, por el tramo más fácil de la etapa.

ROGLIC APARECE AL FINAL PARA DAR UN GOLPE DE AUTORIDAD

Al limite de sus fuerzas, Elissonde recibió la visita del alemán del EF Nipo Jonas Rutsch, un chaval de 23 años y 1.97 de altura, que había saltado del pelotón con mucha fuerza. Dos contra todos en un sueño imposible, avalados por un puñado de segundos.

Restaba un final en subida, traicionero, más duro de lo que muchos esperaban. Rutsch dejó a Elissonde y luego se dejó el alma por dar la sorpresa, pero el Deceuninck aspiraba a todo aunque se hubiese dejado a Bennett por el camino.

A mil metros de la pancarta apareció Roglic, bien colocado delante en la subida. El esloveno respondió a un ataque de Laporte, y superado el francés dio la estocada definitiva. Gran faena del número uno del ciclismo mundial.

Este sábado nueva cita con la montaña, la séptima jornada entre Le Broc y Valdeblore La Colmiane, de 119 kilómetros será la etapa reina. La salida estaba prevista en Niza, pero se modificó el punto de salida por el confinamiento sanitario.

Dos puertos de primera y dos de segunda en el recorrido, el ascenso del último de ellos conduce a meta después de una subida de 16,3 kms al 6,3 por ciento de desnivel medio.