Deportes


Rubén ‘La Cobra’ Valdés, el ídolo sin corona que aman los cartageneros

Sus peleas con Néstor ‘Baba’ Jiménez fueron de las mejores en el boxeo profesional colombiano. Asegura que los campeones de hoy son de papel.

CARLOS CABALLERO VILLA

30 de abril de 2020 12:00 AM

En los corrillos de Cartagena, antes de la cuarentena, en el Palito de Caucho, tradicional sitio de tertulia, aún la gente se preguntaba cómo fue posible que Bernardo Caraballo, Néstor ‘Baba’ Jiménez y Rubén ‘La Cobra’ Valdés no se coronaran campeones mundiales de boxeo.

A los tres exboxeadores, los entendidos en la materia, los consideran campeones sin corona, de aquellos que gracias a su estilo, pundonor y coraje lograron meterse en el corazón de la gente.

Con la misma serenidad y amabilidad de siempre, ‘La Cobra’ recordó sus mejores momentos en el boxeo, el deporte que lo dio a conocer y lo ayudó a salir adelante.

Es de Guacamayal (Magdalena), pero a los dos meses de nacido lo trajeron a Cartagena, por eso se declara cartagenero de corazón.

Usted fue y sigue siendo ídolo de los cartageneros ¿por qué no fue campeón del mundo?

- Para mí fue factor suerte. En 1978, en la pelea de título ante Ricardo Cardona, hubo mal manejo de la esquina. En un momento de la pelea en el round 7 hice un movimiento de pies, me enredé y caí a la lona y me hicieron el conteo, pero allí no hubo golpe y hasta la fecha todos seguimos pensando que esa pelea fue robada porque ni el público supo qué pasó.

¿Qué le faltó como boxeador?

- Más roce internacional porque mi apoderado Pepe Molina me veía como un hijo y se ponía nervioso cuando me salían peleas internacionales. Yo salí poco.

¿Y por qué el remoquete de ‘La Cobra’?

- Mi principal característica era intercambiar y pasar golpes, el movimiento de cintura y de cabeza, por eso me apodaron ‘La Cobra’, yo boxeaba con la cabeza hacia adelante. El responsable de ese apodo fue el periodista Marcos Pérez Caicedo (q.e.p.d.). Siempre me caractericé por ser demasiado disciplinado en el boxeo.

¿Considera que si hubiera nacido en esta generación habría conquistado el fajín de campeón del mundo?

- A lo mejor sí. En el tiempo de antes para que un boxeador peleara título mundial tenía que estar en los 5 primeros del ranking, pero en la época actual es más fácil, pues el apoderado que tenga conexiones e influencias pone a su pupilo a pelear un título mundial muchas veces. Ahora mismo no hay boxeadores de calidad, los campeones son de papel.

¿Cuál es el récord de ‘La Cobra’?

- En amateur, 32 ganadas y 2 perdidas y en profesional 46 triunfos y 10 derrotas. Nunca fui noqueado en forma fulminante.

¿En el ring ‘La Cobra’ de alguna forma exhibía la tranquilidad que siempre ha mostrado como persona?

- Sí. Totalmente, puedo decir que era un boxeador muy limpio, no me gustaba aprovecharme de mi contendor, incluso en muchas peleas no atacaba más a mis rivales porque les tenía compasión.

¿Por qué cree que la gente recuerda más los combates contra ‘Baba’ Jiménez y no las dos peleas que usted hizo por el título?

- Porque éramos los más opcionados a pelear título en ese momento, la Plaza de Toros estaba dividida, yo era un peso supergallo joven y ‘Baba’ ya era veterano. Dos veces nos enfrentamos en peleas sangrientas que serán recordadas por siempre. En ambas perdí.

Su segunda pelea por el título fue muy dura...

- Sí. Wilfredo Gómez ya era un campeón sólido, había derrotado al ‘Baba’ y a ‘Pambelito’ y yo ya no era el mismo porque había tenido un accidente automovilístico que me dejó con dolores en la columna. Pese a eso, Gómez no me noqueó.

¿Si naciera otra vez sería boxeador nuevamente?

- Claro, los apellidos Valdés llevamos la sangre de Palenque y Palenque es sinónimo de boxeo.

¿Dos buenos amigos que le dio el boxeo?

- Te digo tres. Abraham Ibarra, Antonio Yidios y el doctor Armando Pomares.

¿Por qué este deporte se vino a menos?

- Se acabaron los grandes empresarios, no hay apoyo, un boxeador sin respaldo no llega lejos. Por eso, en parte, no hay ídolos.

¿Lo mejor de Pambelé?

- La pegada, era noqueador, tenía estatura y los brazos largos. Siempre fue agresivo, no dejaba pensar al contendor.

Después de Pambelé diga dos boxeadores cartageneros que la historia no olvidará...

- Rodrigo Valdez y Bernardo Caraballo.

¿Por qué usted después de su retiro no siguió en el boxeo como dirigente o entrenador?

- Me retiré del boxeo a los 28 años, estaba joven, la verdad no sé qué me pasó, debí ser entrenador, pero me hice Policía y le agradezco mucho a esta institución, hoy estoy pensionado.

Momentos felices

Curiosamente los momentos más felices de su vida no los vivió en un ring.

“Mi mayor felicidad fue cuando le compré una casa a mi mamá, cuando pude ayudar a mis hermanos y el nacimiento de mi hijo mayor, Rubén Darío, quien perdió la vida muy joven y eso me marcó de por vida”, agrega.

Y no puede terminar la entrevista sin hablar de su esposa, Romelia, el gran amor de su vida.

“Siempre ha sido mi apoyo, el soporte de mi hogar, mi amor, vivo feliz en mi casa con ella y mi familia”, concluye ‘La Cobra’, el ídolo sin corona de todos los cartageneros...