Cinco razones a favor y en contra del paro cafetero

25 de febrero de 2013 10:52 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cinco razones dividen a la dirigencia cafetera del movimiento de productores que organiza la cuarta marcha que se realizará el próximo lunes en Colombia, luego de unos 16 años sin salir a las calles a protestar.
Las razones que han unido a caficultores de base y a los dirigentes de los comités departamentales, a gobernadores, analistas y hasta políticos, tienen que ver con la continuidad de problemas como la revaluación del peso, la caída de precios, las plagas y hasta la baja producción del grano.
Sin embargo, hay distancias, pues los dirigentes cafeteros y la misma Federación consideran que hay que ser prudentes y, en vez de ir a las vías de hecho, buscar la mejor solución.
Además, reiteran, con estas marchas tampoco se resuelven problemas, y recuerdan que el sector es de los pocos que puede sentarse con el nivel económico más alto del Gobierno, mínimo cada dos meses. Le suman que hay actores políticos que quieran pescar en río revuelto, y esto pondría en el medio a unos cultivadores que siempre han llevado un mensaje de paz.
Para el Movimiento por la Dignidad Cafetera y su coordinador Óscar Gutiérrez Reyes, este es un sofisma de distracción, pues aunque ha militado como diputado en el Polo Democrático, su defensa siempre ha sido el café y la agricultura del país.
Asegura que aunque les han hecho campaña negra, hay muchos otros agricultores que se piensan unir al paro, pues son directamente afectados por la revaluación del peso, por lo que participarán en una acción que califican de plenamente legal.
EL MALESTAR LOS UNE
Paradójicamente, más allá de las formas de protestar, la difícil situación en que se encuentra el sector, ha permitido que los cafeteros, tanto de base, como dirigentes, estén de acuerdo en que se requieren soluciones de fondo, más allá de lo que les ha ofrecido el Gobierno Nacional. Eso ha hecho que en muchos puntos coincidan, aunque cuando se habla de acciones se vuelven a dividir.
El ejemplo claro fue el 13 de agosto, con el primer paro cafetero, donde Caldas fue la sede nacional.
Otro hecho evidente fue el 17 de octubre, cuando llegó el primer salvavidas del Gobierno por $28 mil 800 millones, consistente en $2 mil por arroba.
En este caso, hubo división hasta en el seno del Comité Nacional de Cafeteros, pues mientras Mario Gómez Estrada, miembro principal por Caldas fue enfático en su disgusto, y calificar el apoyo como pírrico, el presidente del Comité, James Maya, calificó la ayuda de "importante, generosa y oportuna", lo que provocó además que otros dirigentes expresaran su desacuerdo con Maya.
Ad portas del LXXVII Congreso Cafetero, el 28 de noviembre, el Gobierno cedió y le sumó un apoyo adicional al sector de $ 50 mil millones, elevando el auxilio de $ 2 mil por arroba a $ 6 mil, lo que destacaron los cafeteros, pero calificaron de tardía, pues a la fecha ya se había recogido por lo menos el 80 % de la cosecha del país. En este caso las voces al unísono eran similares.
No tardó mucho para que el mismo problema los volviera a dividir, pues mientras se iniciaba el Congreso Cafetero con unos 120 delegados de todo el país, afuera se dieron cita unos 300 dirigentes de base, algunos de los cuales ni siquiera conocían la institución que los representa.
Al final, para ambos “congresos” que se reunían adentro y afuera, las respuestas del Gobierno no fueron tan satifactorias, como esperaban, y de nuevo unieron al gremio, ante los mismos reclamos, más cuando el mandatario aseguró que en definitiva esta no es la más grave crisis del sector.
LA CUARTA PROTESTA
El Gobierno aprobó el 25 de enero otros $7 mil millones para mantener la ayuda de los $ 6 mil por arroba, mientras se tenía una reunión en el Comité Nacional el 30 de ese mes. Al final no hubo soluciones de fondo y la próxima promesa fue el 6 de febrero en Chinchiná.
No obstante, el principal anuncio fue mantener los $ 6 mil por arroba hasta junio, con un apoyo de $ 150 mil millones, mientras se controla la revaluación. El presidente se ganó las rechiflas.
Ahora los cafeteros amenazan con ir de nuevo a paro, en un cuarto encuentro en el que prometen unirse también ganaderos y cacaoteros, pues estiman que enfrentan el mismo problema.
El presidente del Comité, Marcelo Salazar, sostiene que el problema es ya incluso de comida, pues los cafeteros no tienen si quiera para llevar mercado al hogar. Esto los une. Sin embargo, la protesta de este lunes 25 los vuelve a dividir.
LAS MARCHAS
* 13 de agosto: Primera movilización en Caldas. No solo llenó la Plaza de Bolívar de Manizales, sino los alrededores, al punto de que se habla de unos 12 mil asistentes.
* 9 de octubre: segunda marcha nacional. La asistencia fue menor. En todo el país se manifestaron unas 20 mil personas.
* 28 de noviembre: el mismo día que se inició el LXXVII Congreso Cafetero cerca de 300 productores de diferentes partes del país se concentraron cerca de la Federación de Cafeteros.
¿POR QUÉ NO IR AL PARO?
Presidente del Comité de Cafeteros, Marcelo Salazar
1. "Porque la institucionalidad tiene los canales para seguir hablando con el Gobierno".
2. "Hay escenarios como los del Comité Nacional, que es el encuentro legítimo para plantear las necesidad que tiene hoy el sector cafetero".
3. "El Gobierno no ha cerrado las puertas, y busca controlar la revaluación, lo que pedimos es que sean más rápidas y que la artillería que menciona el ministro de Hacienda sea rápida y efectiva".
4. "Los cafeteros hemos sido gente de paz. Nunca en la historia hemos hecho este tipo de paros. Uno entiende la angustia".
5. "La movilizaciones y cierres de vías nunca tienen un buen final. Respetamos la protesta siempre y cuando no haya obstaculizaciones a la movilidad de la gente, que la gente pueda salir a las calles".
¿POR QUÉ IR AL PARO ?
Movimiento por la Dignidad Cafetera, y su coordinador Óscar Gutiérrez Reyes
1. "Porque el precio no es suficiente, hay productores aguantando hambre".
2. "Las deudas están asfixiando y hasta ahora, pese a los anuncios en Chinchiná, no hay una sola decisión de fondo".
3. "No hay control estatal en el precio de los agroquímicos, no basta con quitar un arancel, tiene que existir una política de fondo para reducir los precios".
4. "La minería en las zonas cafeteras sigue afectando esta actividad, el Paisaje Cultural Cafetero es solo una fachada".
5. "Las importaciones de café siguen deprimiendo el precio, en esto tampoco hay control".

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS